No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

martes, 5 de noviembre de 2013

...os pido que dejéis de hacerlo.


Hace unos días veía un reportaje en el que entrevistaban a personas mayores que se encontraban en una residencia de día. La mayoría de ellas, mujeres casi todas, estaban encantadas con la experiencia. Juegos, entretenimiento, ejercicios, bailes, peluquería, etc. Así pasaban el tiempo. Se veía muy ambiente, entre las personas que acudían y también con el personal del centro. Esto último he de reconocer que destacaba especialmente. La tónica general era la placidez, armonía y risas que reinaban en aquel espacio. Y allí entre tanta vitalidad y alegría, y ganas de vivir, se encontraba ella.

Ella, una mujer de buena presencia, aunque no disimulaba la edad que tenía, mucha. Arreglada, bien vestida, seria, natural... Estaba sentada, me pareció que tal vez en una silla de ruedas. Cuando la enfocó la cámara estaba a su lado, sonriendo, una de las asistentas... “Yo lo que quiero es morirme ya..., quiero descansar”. Su acompañante le dijo, con una sonrisa, que no debía pensar así, y añadió que estaba muy guapa.
 
Cuántas personas se encuentran en la misma situación que esta mujer. Personas que han llegado ya a un punto personal, el suyo, no se debería olvidar este dato, en el que sienten que su vida está llegando a su fin. Personas que han vivido su vida. ¡Vivido! Con todos sus avatares y circunstancias. Las conocidas por los demás y las no conocidas más que por ellas mismas. ¡Todo natural!
 
Personas que sienten lo que las demás no sienten. Incluidas su familia y seres queridos. ¡Y qué! Han vivido, y están cansadas. O simplemente quieren irse ya. Pues de aquí partimos todos. ¿A qué esperar por valores sentimentales o sociales que ya no están en su escala? ¿A qué forzar situaciones de vida sin valor ya para quienes miden las cosas de forma diferente? Para quienes saben... y quieren!

************
 
Tal vez 85 años, serena, lúcida. Estaba en cama desde hacía una semana, no se encontraba bien. En la penumbra de la habitación, en silencio, se encontraban sus tres hijas. Tristes, llorando para sí cuando abandonaban la estancia. Apenas hablaban... Una mañana en la que sólo estaba en la habitación una de ellas, le dijo la madre mientras le cogía de la mano: “Estoy cansada y ya no quiero seguir. He vivido mi vida y quiero irme... Pero no puedo. Sé que estáis rezando por mí y ello me retiene aquí. Os quiero. Y os pido que dejéis de hacerlo”.

Partió esa misma tarde. En paz. Y en paz quedaron sus hijas.

4 comentarios:

Graciela dijo...

Hola Carlos,
Es cierto...no somos capaces de ver a la "muerte" como otra forma de vida... como una continuación de nuestra existencia en otro plano, y por eso la mayoría de los humanos lo ve como algo malo que se acerca... cuando cambiemos la conciencia realmente ...no habrá mas muerte, solo seguiremos continuando sin darnos cuenta quizás, en otro estado, pero con la misma energía y eso será celebrado y no llorado.
Te dejo un Abrazo!

trimbolera dijo...

Es verdad, es verdad ... !!!

Meulen dijo...

ahi me traigo el recuerdo de mi madre cuando fue su tiempo de partir...
ella quería irse , pero temía
llegaba a decir que se quería ir con uno de nosotros!!
Es tan complejo esos momentos y hay que saber bien acompañar al moribundo!

saludos.

Alejandra. http://hogaryestilodevida.blogspot.com.ar/ dijo...

Que bonito escribes Caarlos.
Con mi madre fue algo parecido, aunque tenía Alzheimer ese último día estuvo más consciente, estuve a su lado todo el día, y ella no cerró los ojos jamás, le ofrecí rezar un padre nuestro y me dijo que sí, por la tarde le pregunté si estaba cansada, asintió con la cabeza, y cuando le dije que si quería irse lo hiciera tranquila, se fué absolutamente en paz.
Un cariño enorme.