No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

domingo, 28 de septiembre de 2014

La baldosa...

El ser humano, en su mayoría, suele moverse en su vida en lo que se podrían considerar cuadrados. Como las baldosas del suelo de una habitación inmensa, iguales pero distintas unas de otras. Espacios más o menos definidos. Mental, emocional y hasta físicamente... Limitados las más de las veces, cercados... y en ocasiones con espino!. No se sabe muy bien si para que no entre nada/nadie de fuera o para que no se salga nadie del recinto.

Sea como fuere, ya el hecho de saberse, sentirse, diferente a algo que, conocido o desconocido, está al otro lado... supone una limitación. Sería algo así como vivir en una ciudad amurallada. Un corral. Resguardados, protegidos, apartados. Limitados al fin y al cabo. Felices en la separatividad. Y por ello incapaces de ir más allá...

Esta metáfora de la baldosa surgió cuando hace poco unos amigos, miembros de una comunidad religiosa, una de las tantas iglesias que existen hoy en cualquier parte, me regalaron, como prueba de amistad y confianza... una biblia. Un tanto especial, eso sí!. En formato y contenido. Y también con el propósito inconsciente de hacerme llegar verdades que, así lo creen, desconozco. Y que conociéndolas me liberarán...

¡No sé de qué tendrían que liberarme precisamente a mí!

No voy a negar que me haya movido, como la mayoría, en tales o cuales cuadrados a lo largo de una vida. ¡Claro que no!. Ha sido precisamente mi presencia en esto, aquello y lo otro, lo que me ha hecho comprender, entre otros despertares, su inutilidad!. Etapa trascendida.

Utilidad en su día. ¡Sin duda!. Y respetable. Como respeto toda idea, tendencia, deseo o lo que quiera que cada uno abrace o sostenga, hoy.

¡Mañana Dios dirá!

Y no cabría pensar que quien se aferra a algo, hoy, con fuerza y determinación..., ayer se daba la vida por ello, no estará libre mañana para acceder a ESO. Todo Lo Que Es. 

_______________._______________

Lo que ya eres sin tener que hacer, buscar o hallar nada.

Conoced la verdad y ella os hará libres.
_______________._______________

16 comentarios:

Ángela dijo...

Siempre es posible despertar una vez que somos capaces de Ver. Esperanza que se convierte en certeza.
Y esa conquista lleva a una vida de armonía plena...
Ernesto, agradezco cómo nos transmites tu vivencia en el río de la vida o en las olas del mar.
Un abrazo y feliz domingo.

Marina-Emer dijo...

Yo veo la vida desde hoy y veré mañana lo que hay o veré... me crie y estudie en monjas interna solo me soltaban los sabados y vi demasiado.
Creo que piensas bien.
gracias Ernesto porser mi amigo...
un gran abrazo
Marina

CRISTINA dijo...

Hola Ernesto, creo que nadie tiene la verdad absoluta. Por esos es bueno como dices, de respetar a todo el mundo y las ideas de cada uno. La vida ya se encarga de que experimentemos lo que cada uno haya elegido.
Un afectuoso abrazo.

Meulen dijo...

bueno ...pienso que la mayoría se va por esas cuadraturas ...las cosas que se consideran d eun manera qy que algunos mas por comodidad no salen de su lugar de acomodo ...ya que romper las reglas de esa modalidad les resulta hasta peligroso para su postura, de los que aparentan ser, de lo ganado , de lo que se tiene , romper paradigmas es un cosa que lleva años ....

Lola dijo...

En la libertad de SER es donde radica la auténtica verdad. Lo demás son espejismos que juegan con nosotros al escondite temerosos de ser descubiertos...

Me encanta como lo cuentas.
Un abrazo Ernesto.

Raquel P.R. dijo...

Me gusta la metáfora que has utilizado para denominar la forma en que se mueven o nos movemos muchas personas.
Está claro que pertenecer a esta sociedad nos obliga en muchas maneras a no salirnos del guión, pero a parte de todo eso, de todo lo material, creo que la gran verdad no es otra que la de encontrarnos y conocernos a nosotros mismos, sin forma, en la verdadera esencia de lo que somos, sin límites ni dictados, en la luz.
¡¡¡Un fortísimo abrazo Ernesto!!!

Carmela dijo...

Hola Ernesto. La mayor parte de las veces, nos autolimitamos, y procuramos permanecer amurallados en esa baldosa que nos describes. Nos da miedo ir más allá y pensamos que en ese espacio podemos defendernos y estar seguros. Yo creo que no es así, que debemos estar abiertos y explorar lo que nos rodea y más difícil aún dejar que los demás entren en nuestro espacio. Sea como sea, estoy de acuerdo en que debemos respetar todas las creencias. que no es lo mismo que aceptarlas para nosotros.
Un abrazo, Ernesto

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Así es, cada cual recibe del universo exactamente lo que necesita para aprender en cada momento...
Paz
Isaac

estrella en el ocaso dijo...

En cada vivencia dejamos ir un poco, retenemos también, todo es un constante aprendizaje, y lo más importante SER y dejar SER.
Saludos cordiales Ernesto.

AMALIA dijo...

Siempre se aprende.

El respeto es fundamental.

Un abrazo, Ernesto.

YoSueño dijo...

Respetable cada cual la manera de buscar o aferrarse a algo en esta vida, pero siempre hay que seguir buscando y cambiar de baldosa. Un Fuerte ABRAZO

Milena dijo...

Encontrar y conocer los límites.
Interesante el paralelismo que haces con las baldosas...

Ernesto, un abrazo

Maria Rosa dijo...



creo que los que nos quieren convertir, deberían hacerlo con el ejemplo. Y eso generalmente no sucede.

Muy buena entrada. Los años, la vida nos cambian y debemos aceptarnos como somos.

mariarosa

Marinel dijo...

Lo cierto es que somos, muchas veces, presos voluntarios a lo largo de ese camino cuadriculado, otras, es sencillamente porque no sabemos salir de ese camino no siempre auto impuesto.
No es fácil hallar la verdad, de hacerlo, tal vez al fin nos sintiéramos liberados de este agarrotamiento que obviamos con tal de seguir la comodidad de lo conocido.
En fin...no sé si me explico, como siempre, pero creo que tú lo entiendes todo, ja,ja,ja
Un abrazo.

Marina-Emer dijo...

Hola mi querido amigo...
Gracias hoy por tu compañia,quizás tienes razón...sabado de "nostalgia"me has recordado León ..mi infancia...mis anteriores dias a estos metida en las letras de mi blog ,alli calladas siguen solas... y tu musica me hace llorar,¡es tan corta la vida!.
gracias Ernesto por tu sana compañia,asi soy yo y ya ves ...
un gran abrazo .
Marina

chusa dijo...

Esa Verdad creo que no tiene que imponerla nadie. Imagino que algùn dìa llegaremos a entenderla y entonces nos sentiremos libres.

Como siempre Ernesto tus entradas son reflexivas y metafòricas para hacernos pensar. Yo estoy un poco perezosa, lo admito...
Un abrazo y felices dìas, amigo