No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

martes, 4 de agosto de 2015

Proporción.


A un visitante que había acudido esperando encontrarse con algo fuera de lo normal le defraudaron las triviales palabras que el Maestro le había dirigido.

-Había venido aquí buscando a un Maestro-, le dijo a un discípulo, -y todo lo que he encontrado ha sido un ser humano que no se diferencia de los demás-.

Y el discípulo le replicó: -El Maestro es un zapatero con unas infinitas provisiones de cuero. Pero lo corta y lo cose de acuerdo con las dimensiones de tu pie-.

¿Quién puede hacer que amanezca? Anthony de Mello. 

23 comentarios:

lunaroja dijo...

ahhh un simple y pequeñísimo ejemplo de lo que es el ego,y como alguien sabio,puede desacticarlo con solo una frase.

Ángela dijo...

Muy claro!! Lo experimento con frecuencia.
Acertado y precioso óleo.
Un abrazo Ernesto.

maria cristina dijo...

Comete esa mandarina! decíamos cuando chicos, ante una situación igual, encontró su enseñanza muy rápido, un abrazo Ernesto!

Rosa B.G dijo...

Estamos de acuerdo totalmente. ..la horma de cada zapato se hace a su medida , eso se aplica a todo en la vida.
Abrazos

María Socorro Luis dijo...


Ahí está la clave. El maestro debe enseñar, explicar, según la capacidad de comprensión
del discípulo.

buena jornada, Ernesto.

AMALIA dijo...

Excelente imagen para unas letras profundas y llenas de sabiduría

Un fuerte abrazo. Felices días..

Mari-Pi-R dijo...

No esperar lo anormal ya que todo es normal, tan solo escuchar los sabios consejos.
Un saludo.

Carmela dijo...

En lo simple está la sabiduría
Un beso, Ernesto.

Soñadora dijo...

Justo a su medida, ni mas ni menos!
Un abrazo!

Lola dijo...

El auténtico maestro no es un líder. Tan solo es aquel que sin apenas esfuerzo te muestra lo que eres ayudándote a descubrirte a ti mismo.

Un abrazo Ernesto

Ernesto. dijo...

Acertada definición, Lola.

Un placer verte aparecer por aquí.

Un gran abrazo.

AMALIA dijo...

Feliz fin de semana
Un abrazo

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Saber hacer, he allí la maestría
Paz
Isaac

AMBAR dijo...

Muy buena reflexión, ser maestro de las habilidades que cada uno tiene, es un regalo del cielo.
Un buen fin de semana y un abrazo.
Ambar

Patricia dijo...

Me encanto la pintura asi como el mensaje de Anthony de Mello (uno de mis escritores favoritos). Ahh la vida..a cada uno nos toca vivirla y caminarla segun nuestras posibilidades y lo aprendido, algunos podran ensenyarte a caminar pero es a ti de hacerlo o no y como lo haras...igual sigue siendo una maravillosa aventura he? :)
un beso, feliz fin de semana!!

Marina-Emer dijo...

...Buena definicion daria yo al maestro ....es un placer muy grande el que sabe algo y lo enseña ...ya es un maestro ...
Ernesto miro las niñas en la foto y son preciosas se me van los ojos ...
Gracias amigo por tu amistad .
feliz fin de semana con mi gran afecto.
abrazos
Marina

Lujan Fraix dijo...

Toda persona tiene algo de maestro y de aprendiz.
Cada uno en lo suyo.
Excelente texto.
Besos

Elda dijo...

Esplendidas letras llenas de sabiduría. No todo maestro está en posesión del buen saber ni de la verdad.

Vengo a darte las gracias por lo simpático y por tus observaciones en mi blog que me han resultado muy graciosas.
Siempre contesto en él, pero he dejado un punto y seguido para cuando vuelva, aunque todavía no me he ido, jajaja.
Un placer conocer tu blog y muchas gracias por tu visita.
Un abrazo.

CÉU dijo...

Li tu comentário no blog de Isaac.
Cada pé su zapato. Adorei la imagem y lo testo.
Bom fim de semana.

http://azulgenia.blogspot.mx/ dijo...

Palabras sabias, un placer visitar tus textos.

Saludos querido Ernesto.

Ruben Yague dijo...

Muy enriquecedor. Un saludo

RECOMENZAR dijo...

Hecho a medida por la magia de tus letras
Gracias por seguirme
mil besos

Raquel P.R. dijo...

Fantástico el cuento Ernesto. Muy aplicable a la vida real y a nuestro día a día.
Un abrazo inmenso...