No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

sábado, 28 de febrero de 2015

Abanico...

Abanico es lo que formamos todos los que nos movemos en el mundo de los blogs. Un amplio abanico de personas, ideas, trabajos, gustos, tendencias, deseos, formas de ver el mundo, entenderlo y vivirlo.

Fue todo un descubrimiento cuando mi amiga Maite me habló de estos espacios hará unos 6 años. ¡Un espacio público, y privado, en el que poder expresarse! Fue toda una revelación. Y aquí estoy desde entonces.

Desde el principio entendí las tres premisas básicas de un blog: Expresar, respeto y privacidad. A partir de esto puedes hacer en tu blog lo que gustes. Si lo que haces no gusta, te visitarán poco. Tú eres, pues, el artífice de ti mismo.

Expresa. Textos, poesía, pintura, fotografía, manualidades, cocina, literatura, mantillas de Semana Santa de principios de siglo, y mil y mil temas más. Todos bienvenidos. La aceptación de tu espacio por los que te visiten la diseñas tú.

Respeto. ¡Qué decir sobre ello! No he encontrado a casi nadie que no lleve esto por estandarte. Que entre mil salga alguno que no lo tiene, estaría dentro de la diversidad que como humanos somos. Y hay que reconocer que estos frecuentan poco estos espacios.

Privacidad. He aquí un punto delicado... Pues si bien es cierto que la red permite la mayor privacidad, puedes publicar sin tu imagen, tu nombre, tu sexo, edad, condición, color de pelo o si vistes a la última, hay una cosa que la red no puede evitar.

¡¡Qué te localicen!!.

Esto de los localizadores que algunos instalan en sus blogs, las razones son múltiples, “lo puse al principio de abrir el blog, por poner, por rellenar espacio, por hacer bonito, me lo puso mi amiga, me hacía ilusión, quiero ver cuando entra mi novio, etc., etc., etc. ¡Pero la verdad es que no lo miro nunca!”.

Estas opciones, respetables, rozan en ocasiones la privacidad de quienes entramos a leer, curiosear, escuchar música, en blogs sin por ello dejar comentario, huella.

Y sin embargo ahí estamos, ¡señalados!. País, capital, pueblo, hora de acceso, minuto, permanencia, etc. Puede que no tal vez para el titular del blog, que no lo mira, y me consta que así es la inmensa mayoría, algunos lo tienen al final de la página, pero estamos!

Puede argumentarse que puesto que no pone el nombre de la persona ésta no es identificada. No es del todo cierto. Pues si vives en localidades pequeñas éstas quedan reflejadas. Y si yo sé que Margari vive en Jadraque, provincia de Guadalajara, (Castilla-La Mancha). Manuel en Medina del Campo, provincia de Valladolid, (Castilla y León). Manuela en Tafalla, (Navarra) o Rosa en Basauri, provincia de Vizvaya, (País Vasco), y veo estos datos señalados en el localizador del blog donde acabo de acceder sabré que están conectados. Sean las 4 de la tarde o las 4 de la madrugada.

He de reconocer que, si bien respeto todas las opciones, no me siento cómodo cuando veo mi ubicación en un globo terráqueo girando o en una lista rectangular con banderas.

Como dijo mi amiga Velvetina hace ya más de 4 años: “Tienes razón, Ernesto. Escribo para que me lean libremente, no para saber quién y cuándo”.

A mis amig@s, a quienes por una u otra causa tenéis hoy instalada una de estas opciones, quiero deciros que respeto vuestra decisión. 


domingo, 22 de febrero de 2015

La sabiduría natural de los niños.


Friego yo friego yo...
<<En cierta ocasión, un predicador preguntó a un grupo de niños: “Si todas las buenas personas fueran blancas y todas las malas personas fueran negras, ¿de qué color seríais vosotros?”.

La pequeña Mary Jane respondió: “Yo, reverendo, tendría la piel a rayas”>>.

Anthony de Mello.

Cierto es que los niños tienen un conocimiento muy limitado del mundo... de los adultos, pues del suyo, creo, tienen el necesario.

Mi nieta Ziara acaba de cumplir 4 años. Inteligente, viva, sabia, como cualquier otro niño de su edad. Observo su evolución. Veo los cambios que se producen en el día a día, mes a mes, de año en año. Y claro que hay diferencias. Las justas. Las naturales.

Crecerá, y adquirirá un mayor saber del mundo. De sus valores y necesidades. Se la preparará, todos, padres, escuela, sociedad, etc., para que sepa y pueda desenvolverse en éste. Pero..., será a costa de la pérdida de su propio saber natural. De su propio ser. Del cambio de valores, de los reales a los ficticios. De los que, bien entendidos, dan frutos acorde con la vida. Que serán sustituidos, enseñados, por otros que harán/harían de ella una persona normal...

¡Harían!. Pues si bien tiene que desenvolverse, como cualquier niño, en un ambiente general, algunos procuraremos combinar, enseñar a distinguir, sus propios valores naturales con los de la sociedad.

¿Me permitís que diseñe el devenir de nuestros hijos, y por ende el nuestro, en tres pasos?

-De niños se les enseña a ser... ciudadanos de pro y de provecho propio. Triunfar en la vida.
-Lo intentan o lo realizan.
-De adultos, muchos, desengañados por valores sin sentido real, liberan alforjas sociales y vuelven al encuentro de sí mismos. (Y esto lo sabemos ya muchos padres)

¿No sería mejor desde el principio educarles en la línea adecuada, aun a riesgo de que “no triunfen en la vida”.

Por “no triunfar en la vida” hay que entender que la vivirán de forma natural y feliz. Puede que no tengan tanto... Pero tendrán lo necesario y lo justo.

Y sobre todo serán ellos mismos.

Pero, ¿quién se atreve a educar de esta manera?

Piénsalo. ¡Porque la responsabilidad es tuya!.  

domingo, 8 de febrero de 2015

Los autillos del laurel cantaron dos veces...


Le hubiese gustado regresar a casa después de cerrar el trato con la empresa a la que había ido a visitar. Pero la sugerencia del dueño invitándole a asistir al conocido baile de disfraces de la ciudad, le retuvo aquella noche. Declinó la invitación a cenar con ellos alegando que tenía que enviar los pedidos cuanto antes, y aseguró que se verían en el casino.

Después de cenar en el restaurante La Peseta, conocido por su excelente cocina, se dirigió despacio hacia el casino, frente a la Alameda. La animación era extraordinaria, tanto fuera como dentro. La orquesta tocaba una melodía lenta, algunas parejas bailaban. La mujeres llevaban la cara cubierta por llamativas máscaras venecianas. Cruzó la sala y se acercó a la barra.

Una mujer que venía del centro de la pista se acercó hasta donde él estaba y, dirigiéndose al camarero, pidió una bebida. Su voz le llamó la atención... Juraría que la había oído antes. Se volvió hacia ella mientras ésta lo hacía hacía él, le sonrió. Sus miradas se cruzaron. La mascara le daba un aire de misterio y belleza... Sus ojos negros le transmitieron algo... Recogió su bebida y, sonriéndole de nuevo, se alejó.

La encontró hablando en un grupo de gente en una esquina del salón. Se dirigió a ella, quien ya le había visto acercarse. Por un momento creyó percibir en sus ojos y sonrisa que le estaba esperando...

¿Bailas?... ¡Sí!...

No cruzaron palabra en ese primer baile. Hablaron las miradas, el contacto, el silencio y el alma. Se reconocieron. Volvieron a bailar, una, dos y tres. Les dieron las doce y la una, las dos y las tres... Para entonces ya se habían contado sus vidas, desnudado sus almas. Salieron afuera y cruzando la calle se adentraron en la Alameda. La noche era cálida, estrellada. La luna creciente creaba sombras a su paso. Los acogía en la penumbra, los incitaba... Sus manos se buscaron... Sus labios se sellaron... Los autillos del laurel cantaron dos veces.

domingo, 1 de febrero de 2015

Creencias...

María Magdalena. La Bienamada.
Tiziano.

En ocasiones he sostenido que las creencias, por sí mismas, no son la realidad que pretenden señalar. Sean éstas insustanciales o divinas.

Dando por sentado que la realidad es!, en sí misma, cualquiera que ésta sea, la creencia suele ser la idea, el concepto, que de ella se tiene. Esta última, por su propia naturaleza, limitada, cambiante. Hoy una, mañana otra. Principalmente en función de nosotros mismos. De nuestra comprensión.

Conocer podemos conocer mucho. Y de variados temas. Pero la comprensión que tengamos sobre lo conocido marcará nuestra posición. Nuestra realidad. Que no siempre coincidirá con la realidad en sí.

Las creencias se dan en todos los aspectos de la vida. Todos creemos, todos sabemos, todos opinamos... de casi todo. El conocimiento real que tengamos de “la cosa en sí”, ya es otra historia.

Así conformamos el mundo. Primero el nuestro, que creemos que es el mismo para todos. Nuestra vida, nuestras cosas. Pensamientos, sentimientos. Y en base a ello, nosotros mismos. Y por extensión familia, trabajo, dinero, relaciones, salud, vivienda, carencias o abundancias. Ideologías, religiones, etc.

La religión de la vieja dama”

A una vieja dama de mentalidad muy religiosa, a la que no satisfacía ninguna de las religiones existentes, se le ocurrió fundar su propia religión.
Un periodista que deseaba sinceramente comprender el punto de vista de dicha anciana, le preguntó un día: “¿De veras cree usted, como dice la gente, que nadie irá al cielo, a excepción de usted misma y su criada?”.
La vieja dama reflexionó unos instantes y respondió: “Bueno... de la pobre María no estoy tan segura”.

Anthony de Mello.
_______._______

1 Corintios 6:9-10 Reina-Valera 1960 (RVR1960)


9¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,
10ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.


Esta es la palabra de Dios, amigo. Todo está escrito”.
_______._______

Estas notas pertenecen a una amiga mía de la que hacía mucho tiempo nada sabía. Cuando el silencio se instauró entre nosotros, ella jamás hubiese sostenido estas palabras. Mujer abierta y desenfadada. Convencida de un Dios único, y Padre de todos, sin excepción.

¿Qué había pasado? Sencillamente que las creencias habían cambiado. Hoy domina capítulos y versículos. Hechos, citas, páginas, fechas, nombres, letras de un ayer que necesitan comprensión..., y no literalidad. Ayer todo era Uno para ella. Sabía. Hoy se ha hecho múltiple. Y de esta multiplicidad, la mayor parte parece desechable...

Hola de nuevo...
Yo estoy bastante bien Ernesto. Más tranquila y con menos amigos, parece que las personas le tienen miedo a Jesucristo porque en vez de leer la Biblia, cuando les hablo salen huyendo, espero no sea tu caso, jajaajaja, también eso está escrito, no hay problema".

_______________._______________

«El hombre es el creador de su destino»

Dios en Todo

Swami Vivekananda. (1863-1902)
http://www.advaitainfo.com/charlas/dios-en-todo.html
_______________._______________