No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

domingo, 31 de enero de 2016

¿Hoy... mañana?

De niño miraba a mi madre, alta y delgada, ponerse las medias en días de frío intenso… Y me preguntaba como aquello tan fino y casi imperceptible en sus piernas podría resguardarla. Pero algo harían cuando muchas mujeres las usaban y además valoraban su utilidad.

Otra cosa que me llamaba la atención entonces eran las toquillas de lana que, sobre todo mujeres de edad, llevaban sobre sus hombros. Bien abrigado yo me preguntaba que por qué no utilizaban algo que las cubriese más. Con los años descubrí el valor de ese “cubrirse en parte”. Yo mismo hoy hago uso de algo cálido y entrañable como es la bufanda. Escribo ahora con ella puesta, me la enrollo tras vestirme por las mañanas y me la quito antes de acostarme. Esa sensación agradable de llevar cubierto el cuello la descubrí un buen día. Desde entonces de Septiembre a primavera.

Domingo por la tarde, el día transcurre gris (nublado), frío y sin lluvia. Tranquilo en el valle. La mañana ha estado bulliciosa y alegre. Ha habido hogueras populares en las que se han asado chorizos y pancetas (tocino veteado). Se celebraba el txitxiburduntzi. (*)

Hoy, aunque sin cámara para fotografiar imágenes de la vida, como hace Tesa, he dejado que la vida se plasme a sí misma. Y si bien la fórmula parece poco trascendental, cosas sencillas y cotidianas, no lo es. La vida es así.

Abro la ventana para oír como la tarde declina al son de los mirlos y petirrojos. Apenas se ven ya gorriones. Nada se mueve en el pequeño pueblo donde vivo. Mañana, ese mañana que nunca llega, pues siempre será hoy, traerá nuevas cosas por hacer, sentir, amar, vivir...

(*)El día de Txitxiburduntzi es una celebración que se llevaba a cabo en numerosos lugares del País Vasco antes de la Cuaresma, concretamente el domingo anterior al domingo de Carnaval.
Este día se iba al monte, se preparaba una hoguera, y allí se asaban al fuego carne (“txitxi”), txorizo, txistorra y otros productos de la matanza, ensartados en un palo (“burduntzi” o “burruntzi”).

26 comentarios:

San dijo...

Describes los momentos de forma muy cálida, uno siente que está ahí dejandose llevar en un tiempo plácido.
Un saludo.

AMALIA dijo...

Son momentos de la vida muy entrañables y que nunca se olvidan.

Mi madre, en invierno, se ponía una toquilla. Las conservo de
recuerdo.

Muchas gracias por tu amable colaboración. Creo que he conseguido eliminar el perfil de Google Plus.

Al menos, eso espero.

Un fuerte abrazo.

lunaroja dijo...

Qué cercano y cálido es tu texto, escribes de una manera tan afable que uno se identifica con las emociones que nos despiertas escribiendo!

Raquel P.R. dijo...

Uuuuuummmmm... casi huelo desde aquí ese calor de hoguera y frío de la calle, ese txitxi ensartado en un palo girando mientras sonríes con la nariz fría.
Me gustan tus fotografías del alma, me gusta cada segundo de tu hoy, como resuenan los cánticos divertidos de esos pajarillos que empiezan el día del mismo modo que lo terminan, siempre encuentran la forma de despedirse con verdadera gratitud.
Un abrazo inmenso mi querido Ernesto. Preciosa estampa de domingo de invierno.

maria del carmen nazer dijo...

Me has hechizado con esta entrega amigo. Simplemente tiene una ternura y una exquisitez mágicas.
me encantó leerte. Aún tengo la "piel de gallina "
APLAUSOS ERNESTO !
Un abrazo calentito que supla un momento a tu bufanda.

Elda dijo...

Tan bellas tus letras, que acunan los recuerdos de antaño, regalándonos preciosos y serenos momentos con esa forma tan bonita que tienes de contar las cosas cotidianas.
Muy curioso lo de la bufanda.
Me voy de tu escrito con una agradable sensación en la retina, pues es sencillo ver con la imaginación, lo que escribes.
Un abrazo, y buena semana.

Mari-Pi-R dijo...

Creo que con la edad cogemos costumbres, una de las mías es cuando me siento a ver la televisión al cabo de un rato siempre me levanto para echarme una mantita sobre las piernas.
Me ha gustado tu día, un abrazo.

Sneyder C. dijo...

Estos posts que nos traes tienen el aroma a lo cotidiano, a la belleza y sencillez de los pueblos, a sus hermosas tradiciones.
Yo recuerdo a mi abuela con tan cálida prenda sobre los hombros, la toquilla. Cuantos recuerdos afloran al leerte Ernesto. Me encanta la sencillez de tus letras y lo que transmiten.

Un cálido abrazo

Marinel dijo...

Me has hecho recordar a mi madre y sus medias que cuando no podía ya, era yo quien las hacía subir por sus piernas...
Me he emocionado al recordarlo.
Ya ves, algo sencillo a veces, despierta latidos adormilados.
La sencillez es la elegancia de la vida, lo que deja mejor sabor en el alma.
Un abrazo.

maria cristina dijo...

La naturaleza es una entrañable compañera, nos hace vagar en recuerdos nostálgicos y nos abriga como tu bufanda, Ernesto, un abrazo!

Castigadora dijo...

Deberíamos aprender a vivir pensando que siempre es hoy y que puede que no haya mañana, así las cosas de la vida serían única en su rutina.

Por cierto me han entrado muchas ganas de hacer eso de ir al monte y celebrar el txitxiburduntzi (aunque sea incapaz de escribirlo "del tirón")

Un abrazo

Patty dijo...

Que grata sensación leer lo de tu Madre, son muy especiales ellas saben el porque y los cuando, es que lo saben todo!!!! nosotros lo descubrimos con el tiempo ;) preciosa!!! un abrazo con todo cariño Ernesto :*

Camy dijo...

En primer lugar darte las gracias por la visita a mi blog, El Camino, y por tu comentario.
Estoy acabando la trilogía de Ramiro Pinilla "Verdes valles, colinas rojas" por tanto la celebración a la que haces mención en tu post, en estos momentos, la siento cercana...
Suerte tienes de que se mañana nunca llegue...

Ángela dijo...

Cuánta sabiduría encierran cosas que al ser niños no alcanzábamos a comprender...y qué real y bonito lo que dices "que la vida se plasme a sí misma", para qué complicarla?
Un abrazo Ernesto.

Soñadora dijo...

Que apacible transcurre el domingo que describes, lo llego a imaginar y me provoca estar ahí!
Pequeños detalles como esa bufanda que te acompaña dan la necesaria calidez que uno requiere. Siempre fuiste muy observador?
Un fuerte abrazo amigo!

chusa dijo...

Qué bonito ese hoy cotidiano en el campo... preciosos esos pajarillos que se oyen marcando las horas de la tarde. Yo también los escucho enrollada en mis fulares de algodòn de colores, las bufandas de lana me pican, jaja. Esta mañana he visto bandadas de gaviotas sobre los campos y también algùn solitario ibis blanco, como tu anterior foto, recuerdas?
Un abrazo, amigo Ernesto, buena tarde-noche :)

Magdeli Valdés dijo...

Uno se levanta cada mañana y ve ...siente
respira...aquí aletean los lilium encendidos y llaman a admiración d e su belleza
y el canto de los bulliciosos gorriones no cesa...
despertar en al mañana y darse cuenta cuanto tenemos para
adorar y seguir palpitando la gracia del sentir profundo humano
y sobretodo en comunión con Dios
la vida!

Brisa dijo...

Coincido con los cálidos comentarios que me anteceden... Ernesto has logrado contagiarme tu momento, trasladarme sin espacio ni tiempo, sentirme un poco parte de tu historia y a eso se le llama magia. Gracias por ese bonito regalo de un domingo de cotidianidad extraordinaria....

Un abrazo de martes

María Socorro Luis dijo...


Ay, Ernesto. Me encantan tus monólogos. Dejar el alma al viento y escribir las ideas, así, como llegan...

Besos, en la cercanía.

Tesa Medina dijo...

Hoy si huele bien tu post, Ernesto, se mezcla el aroma de la vegetación con el chorizo asado y la panceta, madre mía con lo que engordan y lo que a mi me gustan.

Y ya quisiera yo que esos pájaros tan chulos se pasearan por mi ventana, a veces llega una urraca con su andar gracioso y su larga cola negra azulada, y gorriones y palomas... No está tan mal para vivir en una ciudad tan "despiadada" como Madrid.

Ah, también tengo un cojín con un loro.

Seguro que al no estar pendiente de la cámara ves y siente esas pequeñas cosas de la vida con más intensidad que yo, Ernesto.

Me relaja pasar por aquí, leerte y dejarme llevar. Es una gozada.

Me olvidaba... toquilla no uso, pero sí medias, y claro que calientan.

Y el resto, como no me gusta llevar abrigos gordos, me visto por capas finas, pero nunca se me había ocurrido ponerme la bufanda en casa, lo probaré.

Muchos besos,

Maria Rosa dijo...


Hola Ernesto, las costumbres de nuestros padres, las fuimos comprendiendo a medida que nos hacemos mayore ¿verdad?

No conocía esta festividad de la que nos hablas,cuantas costumbres y forma de vida cambian de un país a otro y más aun desde continentes tan lejanos.
Un abrazo.

mariarosa

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

No hay futuro, porque mañana será otra vez presente.

Un abrazo.

Maripaz dijo...

Ya desde pequeño te gustaba observar la vida de esa manera tan cálida con la que cuentas las cosas ahora. Contemplabas y aprendías.
Es verdad que apenas se ven gorriones tampoco por aquí.
Yo tengo varias fotografías que he hecho en la orilla del río de algún petirrojo y de un mirlo.
Un abrazo, Ernesto.

Marina-Emer dijo...

Hola Ernesto...me gusta mucho tu relato.ademas eso de que te pones una fufanda al cuello en cuanto te levantas es curioso ...yo tambien lo hago y cuando me acabo de arreglar me la vuelvo a poner...
lo de la toquilla tambien siepre se lo vi a mi abuela,y las medias ahora en invierno se llevan unos calcetines muy abrigaditos debajo del pantalon o mediad muy gruesas con las faldas mas cortas ...las modas cambian y son comodas.
Es un placer para mi venir y recibirte en mis Espigas del alma...
Un cordial abrazo siempre te espero con cariño.
Marina

CRISTINA dijo...

Hola Ernesto, esas toquilla antes las llevaban casi todas las mujeres. La vida es así, es un camino con muchos recovecos donde se va quedando nuestra vida al paso que avanzamos. Te dejo aquí la música de mi blogs.

https://www.youtube.com/watch?v=yFyy115VwNc

Un abrazo!

virgi dijo...

¡Qué bonito lo que recuerdas de tu madre! Me has hecho recordar a la mía haciendo lo mismo.
Un beso