No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

domingo, 2 de octubre de 2016

El entrañable otoño...


Una época especial para encuentros. Comunicación, diálogo, conocerse… Una tarde soleada tras los cristales de una cafetería esperando a la persona con las que has quedado. ¡Simple! Y a la vez tan necesario en lo que son las relaciones humanas… Son, o se van re-convirtiendo con tanta “tecnología”.

Esta mañana en la terraza de un viejo café de la ciudad había una familia sentada, el matrimonio y dos niños de unos 12/14 años. Los dos adultos trasteaban con el móvil lo mismo que el mayor de los hijos. Imagen no sólo normal hoy en día, sino que marca la tendencia de la incomunicación que se va instalando.


Lo mismo que cuando llegan a casa los miembros familiares, adultos o niños, y se envuelven en la misma tecnología. He visto a los primeros, ignorantes del daño que prestan a los menores, enfrascarse en temas ajenos, que no dudo de su relevancia: información, entretenimientos, juegos, cuando no el papel de salvapatrias… u orador en la barra del bar.

Y lo digo hoy con las sienes blancas, ya que con el pelo negro alimentaba la misma ignorancia
_______________._______________
Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen…
Puedes darles tu amor,
pero no tus
pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no pueden visitar
ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.
Khalil Gibran.
_______________._______________

28 comentarios:

lunaroja dijo...

Totalmente de acuerdo con tu reflexión. La nuevas tecnologías, sin dudas han aportado muchísimo,pero, nos han quitado esa conexión sutil,cálida y generosa de la mirada,de la comunicación verbal, y todo lo que expresa el cuerpo,cuando nos comunicamos.

maria cristina dijo...

Tengo un poster con esta reflexión guardado desde hace muchos años. Quien me lo regaló pensaba que yo me estaba dedicando demasiado al cuidado de mis hijos, y como suele suceder, no se ocupó de los propios, los dejó "en manos de la vida", malinterpretando al filósofo, y se tuvo que ocupar algo tarde. Espero que haya podido remediarlo y a aprender a no juzgar. El trabajo más difícil que es educar y criar a los hijos no se enseña, pero se debe sentir, un abrazo Ernesto!

Mari-Pi-R dijo...

Creo que hoy en día cada uno tiene su rincón en el que se comunica a través de un medio de comunicación, parece que la vida social se va perdiendo y tan solo se hablan por el medio de lineas.
Un abrazo.

Yayone Guereta. dijo...

Ciertamente esta reflexión hecha micro-relato (llamémosle así), la mayoría cree que se abastece y es un mundo surrealista, alimentándose de nada, perdiendo los valores en muchos sentidos.

Estoy totalmente a favor de verse de tú a tú tomando un café, los pequeños momentos son los más gratos llenándose de experiencias y vivencias cercanas.

Lamentablemente tampoco podemos obviar la tecnología, (si no fuese por esta vía, no te habría conocido) y que bien!

Besos, Ernesto.

Noite de luna dijo...

La tecnología es magnífica si se utiliza bien.

Vivo en una zona donde salen unos cuantos pokemos, al parecer, bastantes especiales. La marabunta de gente a ciertas horas es insufrible, todos con el móvil, en bicis, motos, coches sin respetar nada por cazar un bicho virtual. Increíble. Desde niños pequeños a gente con el pelo cano, cano por la edad. Una forma de comprobar que para las tonterías no hay edad.

Esa revolución mundial ¿es realmente una tontería o una manipulación mental a miles de millones de usuarios con alguna otra intención que un simple juego?

Saludos

Carmela dijo...

Toda la razón, Ernesto, demasiada tecnología que impide la comunicación entre las personas y que tan necesaria es.
El poema de K. Gibran es fabuloso.
Un abrazo

Maru dijo...

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.

Has leído el librito maravilloso El Profeta.¡Lo sabía!. Es cierto que las tecnologías nos están cambiando a todos, porque si no fuera así ¿Qué hacemos nosotros con nuestras canas comunicándonos por este medio?. No creo Ernesto, que por haber vivido más años podamos saber mejor qué es lo acertado. Sé que tú, igual que yo estás aprendiendo continuamente, seguro que esta nueva forma de comunicación traerá también muchas cosas buenas que quizá uno todavía reacio al cambio y aferrados a lo que fue nuestro ayer, no lleguemos a comprender. Siempre interesantes tus post. Un abrazo.

Magdeli Valdés dijo...

Muy actual tu texto...el devenir que atrapa en este tiempo
y deja solo más de uno en la familia...
y luego en el andar.

sin saber de este texto mi madre decía muchas cosas que dice el peta Gibran...

lo que es la sabiduría humana que a mediar la vida esto se hace pensamiento d e vida.

María Socorro Luis dijo...


Total acuerdo contigo y básicamente con K.G.

La comunicación con los hijos, la relación con ellos, su educación... es un tema excesivamente complejo.

Gabon y felices sueños

Maria Rosa dijo...


Las palabras de Kibran nunca dejan de ser actuales, una belleza de pensamiento transformado en poesía.
Cuando nos reunimos con mis hijos les pido que dejen el celular apagado, cuesta hacérselo entender, pero lo hacen. Es un medio de comunicación importante, pero nos roba intimidad. Muy buena entrada.

mariarosa

Marina-Emer dijo...

Al final un día en Astorga...Léon ...o Valladolid tomaremos ese cafetito...que a veces me has invitado...
Y sobre los hijos es verdad, en algo no en todo...
yo creo que soy buena persona por dejarme educar por mis padres y abuelos...y ahora yo procuro que mis hijos no tuerzan el buen camino...la vida es larga y es hermoso llegar sanos de alma y corazón.
es bueno dejarles volar pero con virtudes para ellos y al prójimo ayudar.
Mi abrazo Ernesto .

Laura. M dijo...

Las relaciones humanas son pura necesidad Ernesto, y por desgracia hoy día se están centrado en las nuevas tecnologías. Da pena ver a la gente en los sitios dependientes totales de los móviles, sin aterder a nada más
Los hijos queremos que sean buena gente e intentamos darle valores y educarlos para ello, sabiendo que pronto echaran a volar. Sabias palabras de Gibran.
La Lareira de chusa me trajo hasta aquí :))
Un beso.

Maria Rosa dijo...


Hola Ernesto: me llamó la atención tu mensaje; ¡Cuidado!

No le preste atención al mensaje anterior al tuyo, pero tu aviso me preocupo.
¡Quienes son los que dejan esas invitaciones, tenes idea?

Gracias.

mariarosa

Ernesto. dijo...

Hola Mariarosa.

No exactamente, los he visto en otros blogs anunciándose. Es solo que, personalmente, tiendo a no entrar en nada que "vuele" por la red. Y tampoco entiendo que haría mi blog en 200 países.

Basta con suprimir el comentario de tu blog.

Un abrazo.

Maria Rosa dijo...


Ok. Pensamos igual.
Saludos.

mariarosa

Magdeli Valdés dijo...

Saludos Ernesto

En relación a ese comentario invitación extraño ...lo que hice fue indagar en red...y si es un roll o algo a un aviso que si uno accede a ingreso luego te promueven con propaganda , y no se que mas ...
lo lei en otro blog en inglés que explicaban eso
así que lo eliminé de mi blog
espero no le hayan agregado un virus...pues ese es el dilema de que ingrese cualquiera a tu página
lo que me extraña es que blogger tiene un cortador de comentario spam y a este no lo califica así...

y con razón después aparecen esas páginas brujas al abrir algunos blog...todo mal!

Hola, me llamo Julio David dijo...

A propósito del otoño, me recordé de un poema de Pablo Neruda; poema ajeno a toda tecnología y que, si bien la tecnología nos salva en el día a día, también nos puede intoxicar si abusamos de ella.

"Te recuerdo como eras en el último otoño.
Eras la boina gris y el corazón en calma.
En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.
Y las hojas caían en el agua de tu alma.

Apegada a mis brazos como una enredadera,
las hojas recogían tu voz lenta y en calma.
Hoguera de estupor en que mi sed ardía.
Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma.

Siento viajar tus ojos y es distante el otoño:
boina gris, voz de pájaro y corazón de casa
hacia donde emigraban mis profundos anhelos
y caían mis besos alegres como brasas.

Cielo desde un navío. Campo desde los cerros.
Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!
Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
Hojas secas de otoño giraban en tu alma".

Ernesto. dijo...

Hola Magdeli.

Ningún virus se ha agregado por aquí pues ni tan siquiera me llegó el comentario. Lo leí en otro blog pero sin entrar o pinchar nada.

Lo que sí parece interesante en que si aparece en cualquier otro se le catalogue con Spam.

Ernesto. dijo...

Bienvenido el poema de Neruda como contrapeso a esa tecnología “desmedida” que bulle por todas partes. Teniendo muy presente, y por ello no cabría lamentación alguna, que dicha “desmedida” no está en la propia tecnología en sí, y sí en quienes la utilizan de esa manera.

Como todo en la vida. Una copa de vino puede ser un placer y quince copas una desgracia. La medida de las cosas está en tu mano.

Un abrazo, Julio.

AMALIA dijo...

Con las nuevas tecnologías, la vida ha cambiado mucho. Se ha perdido el contacto personal.

El poema es precioso.

Un abrazo

Elda dijo...

Es muy evidente que las relaciones personales se han cambiado por la tecnología sobre todo en los jóvenes, y les seguimos a la zaga los mayores... ahora en vez de tener un perrito, tenemos un ordenador. El aislamiento acecha.
Muy bueno el poema, aunque no estoy de acuerdo en algún verso.
Un abrazo.

Ernesto. dijo...

Buen día, Elda.

No he podido evitar la sonrisa tras tu "...aunque no estoy de acuerdo en algún verso." Y pasar a releer el poema para ver qué podría haber motivado estas palabras. ¡Evidente! :) Y no seré yo quien puntualice dónde parece que difieres...

Sobre el cambio en las relaciones personales, así es! La tecnología ha modificado éstas, y si bien es cierta la imagen que reproduzco sobre ese aparente aislamiento, lo considero algo puntual, un tramo más en el caminar de la humanidad. Que hoy es pero no sabemos cómo será...

En cuanto al aislamiento, discutible. Por una parte veo que este medio ha propiciado una gran comunicación entre personas que, sin el, estarían hoy más aisladas. Aparte de facilitar un gran conocimiento sobre múltiples aspectos de infinidad de información. Lo que se haga con ésta ya es otra historia.

Personalmente me encuentro cómodo en este momento del vivir. Por canas está claro que he vivido los avatares de otras épocas, que vistas en retrospectiva no cabría no señalar de mejores, románticas (cualquier tiempo pasado fue mejor, dicen...) y entrañables. Y viendo en los que empiezan o están, mis propias nietas entre otros, tengo la certeza de que vivirán las suyas con la misma intensidad, realismo y entusiasmo con que las vivimos nosotros... Y, algunos, la mayoría, seguimos en ello.

Un abrazo.

CRISTINA dijo...

Hola Ernesto, estoy totalmente de acuerdo contigo en las nuevas tecnologías. No podemos en absoluto pasar por alto el enorme beneficio que nos supone disponer diariamente de todos estos dispositivos, de esta fascinante conectividad donde aquellas personas que están lejos, las podemos seguir teniendo cerca a cada instante. Pero cuando un adolescentes deciden romper una amistad, lo primero que hacen es acudir a sus redes sociales en verde acudir a sus padre que seria lo normal. El poema es muy bueno, ya lo conocía! Un grande abrazo.

virgi dijo...

Así va siendo, Ernesto, una imagen de los más común. Y muchas veces hasta patética.
Abrazo gordo

Maripaz dijo...

No hay duda de que el mundo de las nuevas tecnologías ha revolucionado las relaciones humanas y el modo de comunicarnos para bien y para mal.
Nos falta diálogo personal y mirarnos a los ojos para sentir al otro cerca.
Por esta zona ya se adivina el color amarillo de los chopos al atardecer. En unas semanas podre hacer bonitas fotografías.
El otoño con su halo de melancolía me fascina.
Un abrazo, querido, Ernesto.

Tesa Medina dijo...

Hola Ernesto, qué sabio y hermoso este poema de Kahlil Gibran, que por supuesto he leído todas las veces que me asalta la "mamitis aguda" y sueño con ahorrarles a mis retoños, ya casi cuarentones, todo sufrimiento y ser sus alas para que vivir no les duela nunca, algo tan imposible como que mi cintura vuelva a tener la medida de mis 25 años.

En cuanto a la escena que relatas, uf, no puedo con eso. No saben lo que se están perdiendo. Será que me encanta charlar, escuchar, aprender y compartir experiencias.

En mi casa nunca se ha visto la TV comiendo, por ejemplo, y todavía cuando nos reunimos los móviles sólo se usan para contestar una llamada, si es que no puede esperar.

Preciosa la música de fondo que suena mientras comento.

Muchos besos,

Cosina dijo...

Hola Ernesto! Tocas un tema muy actual. y como ya han dicho, los más cercanos se enfrascan en la tecnología y da la sensación de aislamiento. Que no siempre tiene que ser real, que el tiempo bien organizado da para mucho. y la nueva tecnología facilita la comunicación entre los que físicamente están lejos y cercanos en pensamiento y sentimiento. Un abrazo primo.

Ernesto. dijo...

Mi querida prima!!

La tecnología es algo positivo pues facilita esa comunicación que señalas, pero a su vez tiene grandes servidumbres y algo de "adictiva"... Saber utilizarla es mano de santo!

Y esto en términos "humanos" de andar por casa. Pues a un nivel más profundo, y real, no hay nada más que la expresión única de ESO. Que se manifiesta a sí mismo como múltiple y, el hándicap o "pecado original bíblico" es que "nosotros", sus manifestaciones, nos creemos cosa aparte.

¡Tal cual la ola y el Océano! ¿ES/son algo más que agua única?

Abrazos, Carmen.