No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

viernes, 4 de noviembre de 2016

Más vale malo conocido que...


Más vale malo conocido que bueno por conocer”

Frase hecha con un cierto sentido aparente sin sentido real. Permite entender lo que quien la expresa quiere decir pero… en realidad no concreta nada. Un conjunto de palabras más, de las miles que se pronuncian, que queriendo decir algo no dicen nada

En primer lugar es una declaración de intenciones algo limitativa. Uno parece quedarse en lo malo.

En segundo lugar el mismo “uno” parece negarse a lo que de bueno la vida le depara.

Y en tercer lugar, quiera quedarse o negarse, la vida que lo habita se vivirá a sí misma a través de ese cuerpo-mente que él cree ser.

Oiga…, escuchándole se diría que eso que llaman destino no existe… Según da a entender con eso de la vida que lo habita pareciera que la persona tiene poca capacidad de decisión.
Bueno, no crea que es exactamente así, aunque mucho de cierto hay… Si llueve, puede decidir salir sin paraguas.
Me mojaría entonces!
¡Claro, pero la decisión habría sido suya!
¿Quiere decir que puedo tomar ciertas decisiones pero otras no?
Algo parecido, sí. Puede decidir el color de los zapatos que vaya a ponerse, saludar o no a los vecinos que se encuentre en la escalera, abrigarse en días de frío o salir en manga corta. Puede decidir muchas cosas, pero lo fundamental no puede decidirlo, ¡no está en su mano!
No lo comprendo…
Mientras sueñe… la vida, puede hacer lo que le parezca. Si bien haga lo que haga acepte las consecuencias… en el sueño. Cuando despierte, cuando quiera que sea, y esto tampoco estaría en su mano, se dará cuenta no sólo que soñaba, sino que no hubo/hay nadie a quien le sucediese nada.
Las cosas suceden, ¡es todo!
_______________._______________
Lo que sucederá no lo podemos evitar. Y lo que no sucederá no lo podemos forzar. Todo sucede porque ha de suceder.
(Chao-Hsiu-Chen en su libro: El Maestro)
_______________._______________

16 comentarios:

Yayone Guereta. dijo...

Cierto es, que desde antaño existen esas frases qué adquirieron fuerza cada vez más en nuestro presente, pasan de generación a generación y pienso, no son limitadas, pues sí certeras, "cuando el río suena, agua lleva", por algo se dicen y se dijeron.
Siempre hay un porqué para que sucedan las cosas, una de ellas podríamos decir, fortuito, llamémosle suerte también, como se quiera, estar en el momento y en el lugar preciso para que suceda, todo tiene un porqué, aunque a veces, no se sepa de ese porque.

Muxus, Ernesto, pasa un hermoso fin de semana :-)

Mari-Pi-R dijo...

Por esto siempre hay que tener la curiosidad y conocer lo que no se conoce ya que de lo desconocido sale lo bueno muchas veces. Un abrazo.

maria cristina dijo...

Ernesto, disponemos de nuestro libre albedrío para que sucedan las cosas que el destino nos tiene preparadas, ese es mi pensamiento, un abrazo!

lunaroja dijo...

Me encanta como detrás de cada relato tuyo se esconde un mensaje lleno de espiritualidad,pero,desde lo cotidiano y normal!

Maite S.R dijo...

Tocas muchos temas complejos a la vez. El gran enigma de todo hombre es justamente saber si todo es dirigido por fuerzas externas o el forma parte de su propia historia. Como tú, creo que son ambas cosas a la vez. Y quizá, a un nivel supraconsciente, hasta lo inevitable también lo hayamos decidido.
Muy interesante.

Un saludo cordial :)

Ernesto. dijo...

Hola Maite.

La complejidad que señalas, el enigma, sabes que no es más que "no saber". Cuando sabes, desaparecen.

Dirigido o decidido son, por llamarlo de alguna manera, las dos caras de la misma moneda. TÚ.

En cuanto a lo inevitable, más allá de la palabra coloquial, ¿qué podría ser inevitable de lo que sucede?

Profunda reflexión realizas, Maite. Realmente todo es muy sencillo...

Un abrazo.

Ernesto. dijo...

Un fuerte abrazo Yayone, MariPI, Domingo, Cristina, Luna.

Pasad un buen fin de semana. Siempre es un placer charlar con vosotros.

Chao.

jackie dijo...

Mi madre siempre me decia esta frase. Hoy dia se la digo a mi hija. Saludos!

AMALIA dijo...

Inevitablemente, lo que tenga que suceder, sucederá. Para bien o para mal.

Un abrazo. Muy feliz fin de semana.

Carmela dijo...

Siempre me dejas pensando.... :)

Un abrazo Ernesto.

Sneyder C. dijo...

Todo lo que tiene que suceder ya está en nuestro destino escrito, siempre hay un porque que no sabemos contestar.
Sintamos y tengamos la curiosidad para vivir cada momento con intensidad.
Ernesto. Reflexivos tus post.



Un cálido abrazo

dijo...

Y hay tantas "cosas"que van a suceder que no podemos cambiarlas!!
No quiero ser oscura,pero hay verdades como la vida y la muerte con la que no podemos enfrentarnos.
Yo no creo en el destino,creo en el camino y los pasos que vamos dando.
Lo que tenga que ser,que sea,pero SÍ podemos darle una pincelada de honestidad,ternura,cariño...a quien se cruza por nuestro sendero.Y como el pájaro,vamos a hacer como él, cantar-contar-escuchar ,porque tenemos un canto que expresar.
P.D.
Cuando descubrí a Tony de Mello,así como hace treinta años,me llevé una inmensa sorpesa.Hombre que llegó a tener una espiritualidad elevadísima,
tan grande como su certeza y vivencia sobre los desapegos,y aquí es donde me dió en la "herida"(sonrisa)
Besucos

MAR dijo...

Muy real y cierto, la comodidad y la zona de confort también son una jaula que nos impide el vuelo.
Un abrazo grande y una linda semana.
mar

María Socorro Luis dijo...


No sé, Ernesto. No estoy muy segura de creer en la fatalidad.

Abrazo

Hola, me llamo Julio David dijo...

Preciosa y precisa cita final, para cerrar un texto magistral, Ernesto.

Más saludos!

Maru dijo...

Siempre habrán personas que elijan la frase titular y otras que estén más de acuerdo con la última que escribes. En el medio, seres buscando su ser, unos conscientes, otros no tanto, envueltos como están en los aconteceres, pero creo que todos llegamos algún día a mirarnos dentro, a preguntarnos quienes somos. Un abrazo Ernesto, estás inspirado.