No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

sábado, 31 de diciembre de 2016

Santa inocencia!

En un punto infinitesimal de esta galaxia se encuentra la Tierra.
Respecto al "arte" de vivir, aprendiendo/viviendo, lo has descrito muy bien, Gloria, con palabras naturales. Vivir, amar, envejecer... Tal cual el maestro del prado. Así es la vida realmente. Lo demás..., cada quien su historia, cada quien su mundo.

Se cree que no hay más que uno... ¡Santa inocencia!”

________________.________________

3 comentarios:

Elda dijo...

Pues si que terminas el año calculando, más difícil que si fuera un problema de ingeniería superior. Con lo fácil que es la vida que yo vivo… sin darle vueltas a, si soy o no soy o donde estoy.
Lo que no hay duda, es que te has documentado de maravilla en distancias, para hacer una entrada estupenda donde disfrutaran todas las personas que están en tu misma línea (con todos mis respetos para todo el mundo sin duda, y sin ánimo de molestarte).
Un abrazo y feliz noche Ernesto.

Yayone Guereta. dijo...

Mi mente no retiene y menos tanto dato que expones, recuerda, (aunque teñida) soy rubia. ;P

Ahora en serio, utilizamos apenas un 10% del cerebro y en ese tanto por ciento ni somos conscientes, y en cuanto a la inocencia del ser (llamado en tu reflexión) el buen hacer, e de decir que entonces mantengo esa inocencia.

Me gustan tus reflexiones y desvaríos, querido.:)

Un muxu, Ernesto.

Raquel P.R. dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, bendita inocencia y más aún, bendito el bello arte de vivir aprendiendo y desaprendiendo.
Besos!!!