No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

sábado, 14 de enero de 2017

tac tac tac tac...


Templos.
tac tac tac tac... Así suenan las teclas del ordenador esta noche. Así me distraigo. Así transcurre la vida en estos momentos. ¡Simple!

Dos de la madrugada. Me acosté temprano y me he levantado a comer algo de fruta. He estado leyendo algunas páginas del libro “Quién puede hacer que amanezca”, de Anthony de Mello, S. J., y, una vez más, compruebo que es tan obvia la realidad que señalan que me asombro de que hasta yo mismo me distraigo escribiendo sobre ello…

Compartir podría llamarse, pero os aseguro que intención intención no tengo ninguna de compartir nada. De la misma manera que tampoco vosotros necesitáis que nadie comparta nada. Y soy consciente de que estar haciéndolo lo que se consigue es dispersarse uno mismo en vez de centrarse en lo real. Práctica habitual de muchos, e aquí la prueba, de que nos gusta más hablar de cualquier cosa que interiorizarla en el silencio de uno mismo.

Sensibilidad:
«¿Cómo puedo yo experimentar mi unidad con la creación?»
«Escuchando», respondió el Maestro.
«¿Y cómo he de escuchar?»
«Siendo un oído que presta atención a las más mínimas cosas que el universo no deja nunca de decir. En el momento en que oigas algo que tú mismo estás diciendo, detente».

Creación:
«Siéntate tranquilamente
y no hagas nada.
La primavera llega
Y la hierba crece.

Idolatría:
El maestro no se cansaba jamás de prevenir a sus discípulos contra los peligros de la religión, y le gustaba contar la historia del aquel profeta que iba por las calles, con una antorcha encendida en la mano, diciendo que iba a prender fuego al templo para que la gente se ocupara más del Señor que del propio templo.
Y luego añadiría el Maestro: «Algún día, yo mismo habré de portar una antorcha para prender fuego tanto al templo como al Señor».


Este último es uno de los textos que en un principio no entendía. Años leyéndolo sabiendo que algo encerraba pero incapaz de dar con ello. Hoy esta claro al haber desaparecido tanto el templo como el Señor.

17 comentarios:

Demian dijo...

Me gusta leerte Ernesto. Soy una persona de fe sin religion. Quizas porque crea que la verdad esta mas alla de muchas cosas y solo nos enseñen parte de un todo. Tambien soy un buscador o encontrador, segun donde se mire. Creo estamos muchos en ese camino. Un placer leerte y acompañarte en cierta manera. Un abrazo

Carmela dijo...

Como al amigo Demian me gusta leerte Ernesto y siempre me dejas cabilando....tendré que quemarte, jajajaja para poder centrarme. Es broma y se que me entiendes, amigo. Tambien sabes que a veces, difiero de tus palabras, pero creo que ahí radica parte de la magia, Lo de compartir....ya lo hablaremos ... Me alegra leerrte, Ernesto y eso es bueno.
Un gran abrazo.

Marijose Pérez dijo...

Me ha gustado mucho, Ernesto, que bien explicadas la sensibilidad, la creación y la idolatría
un abrazo

Ernesto. dijo...

Hola Demian.

Ser una persona de fe sin religión es un acierto. Una bendición.

Cierto también que la verdad está, no más allá de muchas cosas, sino de todas las cosas. Esto ya lo barruntas, Demian.

Muy sutil esa diferenciación entre buscar y encontrar. Pues de los primeros está el mundo lleno…

“Si sigue alguna religión con la esperanza de obtener algo permanente desde el exterior, usted se defraudará dolorosamente. El principal propósito de la verdadera espiritualidad es liberarse completamente de los propios conceptos y condicionamientos.

Al seguir una religión, culto o credo, uno deviene inevitablemente condicionado, debido a que uno está obligado a conformarse y a aceptar sus disciplinas, tanto físicas como mentales. Uno puede obtener un poco de paz por algún tiempo, pero esa paz no durará mucho. En su verdadera naturaleza, usted es el conocedor de los conceptos y, por lo tanto, antes de ellos.

Toda esta exposición es sólo para aquellos que tienen un genuino impulso de comprender la espiritualidad. Para aquellos otros que están ansiosos de mejorar sus vidas mundanales, se recomienda el culto de los diferentes dioses.” (Sri Maharaj Nisargadatta)

Abrazo.

Ernesto. dijo...

Hola Carmela.

El placer es mutuo a la hora de leernos.

Lo del compartir ya te veo venir… (verás que si bien poco agraciado para la rima, algunas salen jjaajjaajja…)

En cuanto a lo de andar jugando con fuego jajjaajjaaja… lleva sus riesgos. Si no se domina bien la antorcha y el objetivo puede uno chamuscarse… Además hay medios menos drásticos de llegar a la meta que andar quemando al “mensajero”.

Mensajero que no es tal pues es tu propia conciencia la que te susurra lo que necesitas saber o buscas ya.

Un gran abrazo, amiga.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

La Creación es siempre un Suspense maravilloso de colorear.

Un Abrazo.

maria cristina dijo...

Eso de sentarse, solo puedo hacerlo cuando mis tareas están concluídas por el momento, ya se sabe que siempre habrá más, pero ahora que los años se juntan más seguido, puedo disfrutar del ocio y del pensamiento vagante con más tranquilidad, sabiendo que merezco ese descanso para luego retomar el trabajo. No quisiera pensar en quemar nada, todo tiene su explicación, a veces inexplicable para nosotros, un abrazo Ernesto!

Yayone Guereta. dijo...

Hola, Ernesto.

Primero decirte que creo en mí misma y en mis propios actos, segundo que ante el egoísmo de los seres humanos que miran el propio ombligo no se comparte y yo soy de las que opinan que se debe compartir sin pedir nada a cambio pues enriquece y es maravilloso,tercero y último que se tiene siempre la mala costumbre de no escuchar al prójimo, que no es lo mismo que oír y así nos va, allá cada cual con su conciencia que al fin y a cabo es la que dicta.
Dicho esto, ni me considero atea ni de ninguna religión, (pienso)... somos existencia, acción igual a reacción, lo que se es se proyecta y nos pusieron ésta vida por delante para que cada uno busque y pueda encontrar (esto es lo difícil), la espiritualidad o tranquilidad.

No somos conocedores ni de la mitad, querido.

Muxu haundia, Ernesto.

lunaroja dijo...

He leído varios de los comentarios que hablan de no tener religión, pero sí tener fe.
Creo que tu blog nos trae eso... el ejemplo de creer en algo superior pero,en el que todos estamos involucrados,somos pequeños dioses,todos.

Maru dijo...

Ernesto, aunque no quieras,en tus palabras siempre hay enseñanzas, por lo menos para los que buscamos y a veces hasta encontramos...Pero una cosa te digo, tan tan anacoreta no soy todavía que solo quiera escuchar y no contar, me gusta meditar, estar a solas conmigo misma, vaciar mi mente y tratar de llegar a ese SER que soy, que somos, pero, un poquito de frivolidad todavía practico jajajaja. Y veo MAESTROS oye, aunque tú no te lo creas, porque si no, de donde se aprende eh? Un abrazo, maestro ;))

Ángela dijo...

Creo que las creencias son pensamientos limitadores.
Y de nada sirve prender fuego al templo si no se prende también al Señor.
Buen Día Ernesto y un abrazo.

CÉU dijo...

Nola, Ernesto!

Como siempre entradas mto interessantes, tuyas, reflexivas y às dos da madrugada ficamos mas interrogativos y los sentidos atuam todos na miesma direção, creo. La noche tiene algo de misterioso, de mistico, k no te sei explicar.
A fe implica verdad, confiança y es natural k las duvidas apareçam en nuestra mente, TAC, TAC, TAC.

Un feliz y luminoso domingo.

Besitos para todos vocês.

Raquel P.R. dijo...

Tengo que confesar que me gusta disperso. Tal vez sea porque te he sentido centrado.
Me gusta la sonrisa que surge del encuentro con las teclas del ordenador, que se parece a la lluvia que cae afuera y me recuerda, que también cuando llueve echo de menos a mis amigos, y bien me tomaba un caldo, un vino o una infusión... ¡qué más da, si es contigo!

Tal vez ahora la que esté totalmente dispersa sea yo, o tal vez ya haya pegado la paliza al señor y después de dejarle calvo le he hecho desaparecer con polvo de estrellas. Al soplar se me ha metido un poco en el ojo y no deja de brillar ¿lo ves? ahhh pues o es el polvo mágico, eres tú.

Gracias por estos ratitos de conversación y de compartir, porque lo mires como lo mires, siempre estamos compartiendo, hasta cuando hablamos.

Mil besitos otra vez, que me apetece.

AMALIA dijo...

Tus escritos invitan a la reflexión.

Interesantes y buenos.

Un abrazo y feliz semana.

Hola, me llamo Julio David dijo...

Creo que uno busca y adora a los dioses para satisfacer su propio ego. Cuanto más omnipotente sea ese dios, más omnipotente se vuelve nuestro ego. El ego nos infla el corazón pero nos empequeñece el cerebro.

Tu texto me recordó la cita "la única iglesia que ilumina es la que arde".

Más saludos, Ernesto.

Marinel dijo...

Impresionante entrada. Para y como siempre...reflexionar.
Me das cierta envidia al tener todo tannn claro. Yo de mi digo que Creo en eso que llevamos dentro, en esas cosas por las que nos llaman humanos, que no las otras en las que esa palabra queda fuera de lugar viendo como se actúa.
Dios es para mi todo sentimiento que nos haga merecer estar en este mundo.
Lo de las religiones...hay tantas, hay tantos templos!
...
Otro abrazo.

Magdeli Valdés dijo...

Cada quien a su tiempo...es seguro que comprenda esa verdad....seguro también dependiendo de que es lo que busca.

lo mío se basa en lo que me fue dado desde el inicio...