No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

miércoles, 8 de marzo de 2017

Carnaval carnaval...


¿Se han acabado realmente los carnavales?… ¿Nos hemos quitado las máscaras?… ¿Han acabado las fiestas y la «verbena». ¡Difícilmente!

Pero no le veo ningún problema a darse un toque de color de vez en cuando. O los que cada quien guste. Ir “no disfrazado” siempre podría representar también cierto «carnaval». Más sutil, más insidioso, de más orgullo o vanidad.

¿No es ésta la condición humana, parte de ella. Creencias. Inconsistencia. Fantasía. Ilusiones… sueños. Risas huecas, valle de lágrimas?...

La vida es lo que hagas de ella…, generalmente. Y no tanto las imposiciones externas o de terceros.

Bueno, ¿no querrá decir que lo que sucede en el mundo y muchos están viviendo es escogido?
¿Qué mundo, el suyo?
¡Hombre!… el mío exactamente no pero…
Hay una frase de sabiduría y enseñanza en la propia Biblia, entre otras culturas, que ya le aseguro que ni los «expertos bíblicos» la comprenden del todo, y menos la aceptan, por no estar considerada «políticamente correcta», que dice:

Caerán mil a tu lado y diez mil a tu diestra pero a «ti» no han de tocarte".

Los mil diez mil a los que se refiere la enseñanza son todos esos que usted ve en situaciones determinadas. Y que le “acongojan”. Y sin embargo la enseñanza le señala a usted «solo» como sujeto o personaje a tener en cuenta. ¡También a cada uno de ellos! Que pueden ser/son ese mismo «ti»

¿Distingue la diferencia, ve la enseñanza para usted y por extensión para cualquier «ti»?

¡Ahí está la clave de mucho del sufrimiento que cree percibir!

─Ayer en la tv oí a un ciudadano de Nápoles, que ya contaría sus 50 años, decir que el ex-jugador de fútbol Diego Armando Maradona era lo más importante que le había sucedido en la vida.

─Aunque le costase aceptar que este napolitano, con ideas tan intrascendentes que hasta rozan la simplonería (con todo mi respeto a los aficcionados al fútbol), es también ese  "«ti» no han de tocarte", la realidad es que lo es. Y como él, como señalo más arriba, cualquiera de nosotros.

16 comentarios:

Elda dijo...

Hola Ernesto.
Pues sí, hay muchas caretas que esconden la verdad de cada cual, todas esas personas que quieren quedar bien cuando en realidad están pensando lo contrario, esa es la más popular porque creo que de vez en cuando nos la ponemos todos.
Ahora me encantan todas las demás, las que significan fiesta, ilusiones, fantasías, risas "no huecas" sino de las que contagian. ¿Ay algo más gratificante?. Esta es mi condición humana, por ahora.
En cuanto a la sabia frase, sigo pensando que resulta bastante egoísta el significado que tu le das o el que en realidad tiene. Por supuesto que el que cae a tu lado no te toca, pero en ese momento sientes por él.
Lo del napolitano si que me parece de lo más superficial y simple, con todos mis respeto, también.
Siempre un placer amigo Ernesto:)
Un abrazo.

Marijose Pérez dijo...

Ernesto ya conoci a Maite y Raquel.ibamos sin disfraces y estabamos guapisimas.
La proxima vez vienes tu. Vale?
Un abrazo. Eso si, de futbol no hablamos :)

Marina-Emer dijo...

HOLA Ernesto ...VENGO A DEJARTE UN ABRAZO...MUY BONITO TU POST DE CARNAVAL.
UN ABRAZO

ReltiH dijo...

LA MAYORÍA DE LA HUMANIDAD QUIERE SER FELIZ, BUSCA LA FELICIDAD Y SÓLO SON FELICES CUANDO MUESTRAN SU FALSA IDENTIDAD, QUE POR LO GENERAL ES LA VERDADERA. EXCELENTE POST.
ABRAZOS

lunaroja dijo...

Si bien no comprendo mucho la frase, creo que las percepciones de cada ser, son únicas e irrepetibles, lo que para algunos tiene mucha relevancia ( el señor fan de Maradona) para otros es absolutamente una intrascendencia. Ninguno es especial,o todos somos especiales, esa es mi interpretación de la frase.
Creo que en sí,somos la perfección,y el sufrimiento es atarse a como dices, esas máscaras que aprendemos a ponernos desde que somos pequeños, es más me atrevo a decir incluso que las heredamos.

Mari-Pi-R dijo...

Detrás de la mascara allí se esconde el rostro, como bien se dice, no siempre uno dice y hace lo que piensa.
Un abrazo.

http://azulgenia.blogspot.mx/ dijo...

Hola Ernesto, buenas noches.

Muy buen post como en todos tus textos nos dejas reflexionando,creo que desde pequeños aprendemos a poner una mascara a nuestros sentimientos no generalizo pero estoy segura que algunos han de coincidir con lo que digo.

Encantada de leerte y poder saludarte, he tenido problemas de salud y con mi computadora por eso he estado ausente,aun tengo problema con mi computadora no se cuanto me pueda durar.

Un abrazo.

Maria Rosa dijo...

Carnaval. Se va perdiendo la risa de los bailes y disfraces. En mi país existen los corsos, los desfiles de grandes grupos humanos que compiten a ver cuál es mejor. Es un placer a los ojos por el colorido y los bailes. Pero todo cambia. Estos carnavales son diferentes a los que viví en mi infancia.
Sobre el admirador de Maradona, creo que fue un gran jugador, pero actualmente sus actitudes cada vez que llega a nuestro país son escandalosas.

mariarosa

Raquel P.R. dijo...

Una buena reflexión de carnaval y de la vida...
Ya sabes que me gusta hacer de tus textos algo personal y contarte otro pedacito de mi, pues bien, no te voy a decepcionar... jajajajaja

Suelo decir que para la mi vida es como una gran comedia y como es de esperar yo soy mi comediante preferida. No sé si en carnaval nos disfrazamos más, creo que sencillamente lo aceptamos mejor o le echamos un poquitito más de valor.

Cada día nos vestimos, yo me visto en función de mi estado de ánimo, del día que hace, de lo imaginativa que me encuentre y siempre siempre tengo la sensación de ir disfrazada, eso sí, me meto de lleno en el papel y luzco de maravilla... jajajajajajaa.

En fin, que siempre nos traes una lección bonita de vida que no es otra cosa que lo que cada uno hace de ella. Me gusta mi "Valle de risas y carcajadas".

Un abrazo inmensísimo.

Ángela dijo...

Me encanta el color. Vivo entre ellos.
Y he pintado máscaras. Las venecianas son un lujo de arte y color
Pero...tienes mucha razón en tu post.
Utilizamos máscaras que no siempre corresponden a lo que en realidad somos, sino mas bien a la forma como queremos que nos vean o lo que los demás quieran ver en nosotros.
Creo que las máscaras nos dan una falsa seguridad y nos privan del encanto natural de ser uno mismo.
Sobre el fan de Maradona ni opino. Pero si es cierto que se oye con frecuencia esa frase, dejando ver la importancia en uno de lo que sucede fuera.
Y "Caerán mil a tu lado y diez mil a tu diestra pero a «ti» no han de tocarte" me parece tan importante y con un contenido tan real para la vida...estoy en su comprensión.
Un abrazo Ernesto

Hola, me llamo Julio David dijo...

Pareciera que todo las máscaras que usamos son para esconder el dolor y el miedo: nos escondemos detrás de la máscara del alcohol, la ira, el ego, la gente. Nos da miedo relacionarnos con nuestro dolor y miedo. Mejor esconderlos. Hacer de cuenta que no existen. Tememos ser lastimados hasta por nosotros mismos. Es una locura.

Saludos y saludes!

Maru dijo...

Como siempre la filosofía en tus escritos, ese pensamiento tuyo que siempre trae reflexión y observación. Un abrazo Ernesto.

Sneyder C. dijo...


Hola Ernesto.
Nunca sabremos si debajo de la mascara que oculta el rostro está la verdadera mascara.Sí que es cierto que muchas personas pueden llevarla siempre puesta y ocultan su verdadera y auténtica personalidad…
Siempre son divertidas estas fiestas que contagia su alegria aunque uno no valla vestido.
Que pases un feliz fin de semana.

Un cálido abrazo

AMALIA dijo...

La alegría del carnaval y las caretas que muchas veces ocultan verdades.

Un abrazo.

María dijo...

Siento llegar tarde, como ando un poco desastre en la blogosfera , leo esta entrada que me ha pasado desapercibida y pensé – terminaron los carnavales para todos menos para mi blog que sigue ahí plantado en ellos jaja y conste que fíjate, aquí aun hoy se ha celebrado el desfile que por culpa de la lluvia no pudo hacerse cuando tocaba- en fin, que sí con disfraz mal, sin él a veces peor y sí, se nos olvida que somos los “ti” de los demás, si no lo olvidáramos jamás podríamos hacer daño a nadie al menos “conscientemente” y nunca nos resbalaría su dolor …no sé.. ¿es esto lo que pretendías decir? A veces es complicado entender el sentido de palabras sencillas pero profundas.. nos perdemos en el fondo ; )

Muchos besos y subo al piso de arriba.. sin disfraz ya, aunque conscientemente entre amigos, jamás lo llevo ; )

Tesa Medina dijo...

Soy de las que vivo sin tratar de entender la vida, y menos a todos los miles y diez miles que la habitan. A veces, hasta imagino que soy de otra galaxia.

Todos escondemos en algún momento nuestro verdadero yo. A mí me gusta disfrazarme de humor, el humor todo lo aligera y me hace distanciarme de mi ombligo, me da mucha perspectiva.

No es lo que nos ocurre en la vida lo que nos hace infelices o felices, sino cómo manejamos lo que nos ocurre. Por fortuna, genética o cóctel de filosofías tuneadas a mi entendimiento, se me da igual de bien lidiar con los momentos malos, los regulares y los buenos.

Me va la marcha.

Un beso,