No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

domingo, 18 de junio de 2017

...le saludó con las suyas.


Agradeció aquella brisa fresca proveniente de la ría cercana en su paseo por la Alameda… Recordaba cada banco, rincón, palmera, setos, olores, de aquellos años en que, junto a su abuelo, jugaba en aquel espacio. Que si bien era el mismo..., algo sustancial había cambiado. Era temprano, aquella mañana había decidido salir de casa cuanto antes. Un café en el viejo bar de la esquina entonó su cuerpo. Mirando por las amplias cristaleras observaba las primeras gentes que ya se desplazaban hacia sus trabajos y ocupaciones.

Valoró el silencio del establecimiento a esas horas… Y creó una analogía con el suyo propio desde hacía unos días. ¿Qué había cambiado? ¡Algo, seguro! Y sabe que solo le atañe a él.

Personas, situaciones, gestiones, entidades, relaciones…, pensamientos, sentimientos…, y las consiguientes acciones, o inacciones, le indicaban que algo, sino finalizaba, sí que tomaba un nuevo derrotero. ¿Nuevo? ¿No era acaso el viejo y sabido camino a tomar pero que no encontraba el momento de ponerse a ello?

Recordaba cómo hacía ya mucho tiempo que observaba que cosas que tuvieron su relevancia, dejaban de tenerla. Y no era solo una cuestión de edad. Era otra cosa. Y lo sabía!

Por ello aquella mañana le resultaba todo tan natural… De alguna manera comprendía que lo natural del día, del parque, de la ría, de las campanas llamando a misa o del canto de los mirlos, de la mujer aquella que llevaba a sus hijas a la escuela, de la furgoneta de reparto de pan que lo descargaba en el comercio… de todo lo que iba percibiendo, todo natural, sabía que guardaba relación con él… ¿Y era?

Era precisamente esa falta de «relevancia» de las cosas a su alrededor y en su vida lo que marcaba la diferencia. Algo así como si estuviese despertando de un sueño, sus «relevancias» de antaño, y descubriese la «realidad»

Y se vio a sí mismo, dormido, en los sueños que veía en los demás. Y comprendió que no había diferencia entre ellos y él. Pues en el papel de dormido o despertado no había ninguna diferencia. ¡Todo era ESO!

Y silbando una melodía de su juventud se fue acercando al palco de la música… Y allí, sobre las gastadas tablas, se vio a sí mismo con ocho años. Un niño natural… Sonriéndole le saludó con la mano y éste le saludó con las suyas.

19 comentarios:

maria cristina dijo...

Cuando volvemos a vernos en la infancia todo toma un nuevo valor, un abrazo Ernesto!

Franziska dijo...

¿Se abandona voluntariamente el paraíso de una infancia feliz? Ese niño está junto a nosotros y con su presencia nos salva del horror de la vida adulta. Nuestro cuerpo se va transformando porque somos materia que evoluciona pero ¿el alma? ¿qué sucede con ella? Esta historia de hoy, conduce el pensamiento a una multitud de preguntas y reflexiones y porque es tan complicado, lo dejamaos. La realidad no se cambia ni se altera como consecuencia de nuestras dudas. Ya querría yo que la niña que aún me habita asomara su cabecita con más frecuencia.

Me he enradaado cuando mi intención era solamente agradecer la visita y las amables palabras. Encuentro muy interesantes los temas que trata y cómo se ven reflejados ¿puedo llevarme el link para no perderme lo que vaya publicando? Saludos muy afectuosos y cordiales. Franziska

lunaroja dijo...

Me gusta este enfoque donde nuestra realidad..lo es? es solo el sueño? estamos todos unidos por algo más fuerte que la realidad y la percepción de cada uno?
Acabo de ver en tu perfil tus lecturas favoritas,y entiendo mucho más el color de tus textos, lo que subyace bajo lo aparentemente anecdótico.
Me ha gustado mucho, y claro,esto daría para largas charlas.
Un saludo y abrazo!

jfbmurcia dijo...

Yo te saludo con la mano de un niño de medio siglo de existencia.

Yeka dijo...

Lo bueno de todo es saber que se puede volver cuantas veces se quiera a ese/a niño/a que también fuimos-somos. Que estés muy bien Ernesto!

Maria Rosa dijo...



Un hermoso relato Ernesto, que ese niño que todos llevamos dentro se presente en nuestra vida con la naturalidad de sus pocos años, al menos para dejarnos apreciar lo que nos rodea, con su inocencia.

mariarosa

Michelle Guillen dijo...

Pareciera que la relevancias de las cosas es un factor importante.
La vida es una sin retroceso. Pero quien no miraria al pasado y se viera a uno mismo sin darse un consejo.
Quien sabe si habré entendido bien. Pero llego algo reflexivo.

Saludos!!

Margarita HP dijo...

Hola Ernesto, te encontré yo también a tí, y te diré que he disfrutado enormemente de este saludo que has narrado de una forma tan bella, y que además, creo que he vivido alguna vez no hace mucho.

Transmites con mucho sentimiento y me gusta tu forma de escribir. Así que con tu permiso, me quedo por aquí.

Besos :D

Ángela dijo...

Clarificadora tu entrada para interpretarla según el tramo del camino de cada uno, sabiendo que todo sucede por algo y que de los errores se aprende.
Muy acertado lo que dices sobre la relevancia.

Y bellos los recuerdos de la infancia tan naturales, tal cual se vivieron y se viven.
Un abrazo Ernesto y buen día.

AMALIA dijo...

Entrañables recuerdos de la infancia

Maravilloso recordarlos.

Un abrazo,

mari carmen garcia franconetti dijo...

Hola Ernesto. Es un hermoso relato, con nostalgías que revelan ese niño que pese a los años que cumplimos llevamos dentro, no obstante, me dejas pensativa, por que intuyo que hay más, o me lo parece...A veces, "revivo" vivencias de la infancia, no con demasiada frecuencia, pero los recuerdos no se van de mi almacén.
Me encanta la entrada, pero hay más ¿verdad?
Abrazetes.

Conxita Casamitjana dijo...

Bonito relato igual que me parece bonito no perder al niño o la niña que llevamos dentro, no dejar de asombrarnos ni de maravillarnos antes las cosas y las personas como hacen los niños, esas sensaciones no las deberíamos perder nunca.
Un beso

anuar bolaños dijo...

El retorno, la pulsión de cerrar el círculo, tender a la desvanecencia...

Demian dijo...

A veces transitamos la vida dormidos Ernesto. Otras sin saber el porque despertamos y nada es igual. Aunque todo lo parezca. Creo que miramos, sentimos y vivimos de otra forma, valorando cada momento sencillo que nos ofrece la vida. Una hermosa entrada

Mari-Pi-R dijo...

Nos transportas a una historia llena de nostalgia a la vez como de belleza de ver el paso del tiempo que nos llama a nuestra infancia.
Un abrazo.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

A veces hace falta liberarnos del agobio de la modernidad y, volver a ser niños, volver a ese ayer que si era relevante... dejando de lado un presente confuso y febril.

Abrazos.

A Casa Madeira dijo...


Recordações da infância sempre são as mais puras
e ternas.
Bela a imagem.
Prazer em conhecer seu blog.
janicce.

Hola, me llamo Julio David dijo...

Pareciera que el tiempo no pasa, cuando mira a su alrededor y ve que la sociedad
evoluciona para seguir siendo la misma en sus aspectos más básicos: pasear por una plaza,
ver personas camino a su trabajo, entrar a un café, etc. Son cuestiones que se realizaban cuando uno era niño y que ahora de grande continúan.

Creo que te sentiste congelado en el tiempo, sin edad (o con todas las edades a la vez).

Saludos y saludes.

Rosa B.G dijo...

Una escena muy entrañable, como los recuerdos de antaño de ese señor de la historia.