No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

domingo, 25 de agosto de 2019

...los "auténticos"!



Dos textos leídos hoy han motivado cierta reflexión que paso a dejar en este espacio de encuentro.

Uno es una especie de sentencia ante ciertos hechos que se dan actualmente en nuestro país y Brasil principalmente.

La autora se hace eco de un extenso artículo que sobre el tema de los incendios publica un amigo mío. Artículo sopesado en sus causas y efectos. Y señala con extrañeza, la autora, “...qué cómo es posible que solo sea un número relativamente pequeño de personas las que estén dando la voz de alarma a lo que está ocurriendo.”

Y añade: “Es inaudito. Entras en Twitter y ves que si operan a tal, que si fulanito ha dicho no sé qué... y mientras nos estamos cargando donde vivimos: ¡la Tierra!, pero esto no aparece. Como si todo tuviese más importancia que la vida misma. Hemos perdido el norte.”

A esto, entrar en Twitter, me recuerda una enseñanza de sabiduría que dice: “Donde pones tu atención, en eso te conviertes”.

O dicho de otra manera: Si entras en Twitter, no debería extrañarte que adoptes la “realidad” que Twitter propaga.

El otro texto, el de mi amigo, según lo iba leyendo, y comprendiendo su preocupación por los hechos que relata, me venía al recuerdo el libro de Marlo Morgan. “Las voces del desierto”.

La experiencia:

Después de los cuatro meses que pasó caminando con una tribu de aborígenes a través del inmenso y desolado desierto australiano, ha abandonado la medicina, ha contado por escrito la experiencia que alteró completamente su vida en el libro y ahora se dedica a transmitir en conferencias las enseñanzas de los auténticos.  Los auténticos  es el nombre que se dan a sí mismos los miembros de la tribu más ancestral del Outback (zonas desérticas del interior de Australia y Nueva Zelanda), y Marlo Morgan recoge en su primer libro el paseo  de iniciación al que la sometieron en 1991 a fin de prepararla para su misión: llevar al mundo su mensaje de nueva espiritualidad y dar fe de la extinción de su raza, ya que han decidido voluntariamente dejar de reproducirse. La última vez que Morgan los visitó quedaban solamente seis con vida.

A Marlo Morgan, que no tiene aspecto de profeta, la palabra misión  no le gusta. "Simplemente son amigos míos, y como ellos no van a las ciudades, me dijeron que si yo quería contarlo y encontraba a alguien dispuesto a escuchar, lo hiciera".

Comer hormigas
Cuatro meses caminando sin calzado; durmiendo al raso; comiendo hormigas, serpientes, ranas y toda clase de vegetales, y enterrándose en la arena para liberarse del mal olor corporal, ayudaron a esta mujer de 50 años a prepararse para los fenómenos más difíciles de aceptar. Los auténticos se comunican por telepatía, curan las fracturas hablando a los huesos y preguntan a los tubérculos si están listos para ser comidos. "Sé que esto resulta difícil de entender para la mentalidad occidental. Lo mismo que pasaría si los auténticos dirigiesen el mundo. Ellos son maestros en el arte de la negociación; por ejemplo, si dos presidentes estuviesen discutiendo y no lograsen ponerse de acuerdo, simplemente cambiarían sus asientos y con ellos sus papeles, sus puntos de vista", asegura.

Que la tribu se extinga no significa que el mundo resulte ya inhabitable. "Los auténticos han terminado su existencia terrena, pero son optimistas. Creen que los humanos empezamos a darnos cuenta del mal que le hemos hecho al planeta, a los peces, a la lluvia, y que nos estamos haciendo más responsables", cuenta.

¿No le da tristeza, o miedo, que desaparezca una raza entera? "Cuando murieron mis padres yo no sabía lo que significaba la idea de siempre, y por  eso me apené. Ahora pienso como la tribu: no creo que nadie muera, estamos aquí para siempre".

(El País. 11-04-1995)

22 comentarios:

esteban lob dijo...

¡Impactante, Ernesto!
Motiva a cambiar pensamientos fijos e inclusive estilos de vida.

Manuel Díaz dijo...

Un lobo aullaría de tristeza y diría:
¡ Auuuu ténticos !

lunaroja dijo...

Ohh Ernesto, "Las voces del desierto"... uno de mis libros de "despertar".
Absolutamente imprescindible.
Fuerte abrazo.
Qué sincronía!

Maru dijo...

Ojalá sea cierto eso que dices de que estamos siendo más responsables...no sé, supongo que todo continuará, como siempre ha sido, si los humanos no nos responsabilizamos pues habrá algo muy duro que hará que lo hagamos. Hemos caído muy bajo en escala de valores auténticos llevados por la avaricia y el afán de consumo en que estamos inmersos la mayoría, pero todo es posible, despertar del influjo de la frivolidad también lo es, si queremos todos. Un abrazo.

Tracy dijo...

Llevas mucha razón, queremos esconder la cabeza debajo del ala, hasta que estallemos por los aires.

Laura dijo...

Por eso no tengo Twitter...
No me gusta hacia donde lleva a la gente...
Lo encuentro superficial.
Pero es mi opinión, prefiero otras redes.
Beso grande

Ángela dijo...

El libro de "Las voces del desierto" nos lo regaló un amigo por navidad hace 10 años.
Me dejó en aquel momento un interrogante ? que se convirtió en admiración ! y hoy es certeza.

Para tí Ernesto un "auténtico" abrazo.

Alfred dijo...

Sorprendente Ernesto!!!
Un abrazo.

Ángela dijo...

Ah! Sobre el Twitter no puedo opinar.
Ni tengo twitter, ni sé cómo funciona. No soy asidua ni me atraen las redes.
Pero al margen de mi experiencia personal y considerando cierta la enseñanza de sabiduría que muestras en tu entrada, cada uno va por donde quiere ir. Ahí están los caminos...

mariarosa dijo...


Asombrada, así he quedado. Sera que tenemos que aprender una nueva forma de vida, no me extrañaría, por lo que he leído este pueblo es sabio y de los sabios se aprende.Sobre twiter no hablo nunca entró. Y Facebook lo tengo abierto pero hace mucho que no público nada, son demasiedo agresivos.
mariarosa

Amapola Azzul dijo...

Yo no tengo Twitter.
Pero lo que ocurre con el planeta es un síntoma de que algo va mal.

Un abrazo.

Juan L. Trujillo dijo...

¿Más responsables?. Desgraciadamente la vida diaria viene a demostrarnos que lejos de avanzar, retrocedemos.
Y es triste que seamos los causantes de la muerte de nuestra madre Naturaleza.
Un abrazo.

maria cristina dijo...

Las cosas del momento tapan lo verdaderamente importante, es una constante, idolatramos al cantante de moda e ignoramos al científico que nos salva la vida con sus investigaciones y descubrimientos, un abrazo Ernesto!

Manuela Fernández dijo...

La autora de esos comentarios en el blog de Jose Manuel soy yo. Por alusión te comento lo más breve posible y para ello lo hago lo más sinóptico que pueda:

.-Yo no sentencio, yo opino.

.-Twitter es como la vida misma. En el mundo hay todo tipo de personas: criminales, ladrones, inocentes, embusteros, honorables… ¿por eso no se ha de socializar? ¿No se ha de tener amigos, conocidos? Al igual que en Twitter la cuestión es saber rodearte de personas interesantes. Gracias a Twitter se han localizado personas desaparecidas, casos de injusticia grave han traspasado fronteras, se puede avisar y consultar on line estado de carreteras, rutas seguras cuando hay alarmas de fuegos, difundir hechos que la prensa calla … Como todo, Twitter es cuestión de saber utilizarlo.

.-Marlo Morgan es un ejemplo a seguir de una persona que ha sentido que tiene que ser voz de una causa. Hay miles de causas: el hambre infantil, la desnuclearización, la desforestación mundial…, afortunadamente son miles las personas que luchan por lo que de alguna manera saben que tienen que luchar y se hacen populares, y hay muchos cientos de miles anónimos que ponen su grano de arena también cada uno en su causa y en la medida que pueden. En Internet no nos conocemos y no sabemos la postura al respecto de cada uno de nosotros.

Me reafirmo en cada una de las palabras vertidas por mí en los comentarios que has mencionado.
También te digo que me resulta super interesante el intercambio de opiniones entre blogs, de alguna manera es enlazarnos como si estuviésemos sentados en una mesa redonda.

SAludos.

A Casa Madeira dijo...

Texto e reflexão maravilhosos!
Com certeza sempre fica um pedaço de nós em todas as
ações. O não estar mais ausente nos moldes que nós humanos
conhecemos não quer dizer finito.
Civilizações antigas eram mais avançadas do que as nossas em
muitas coisas e desapareceram...
Penso que falta muito pra essa era em que vivemos se dar conta de inúmeras
coisas... principalmente no quesito a tratar o próximo etc.
A física Quântica na minha opinião explica muitas coisas..." o que é o estar
dentro e o estar fora".
Sobre o Twitter, não posso opinar pois não tenho.

Sobre o seu pedido no meu post das Pedras com certeza tería mais coisas
a dizer sobre elas mas fiquei na dúvida no que postar. Até porque eu quería
era chamar a atenção para a quantidade e suas belezas.
Sabes que curei uma planta com uma Druza de Ametista?; A turmalina Negra descola muitas
partículas no ar uma delas são os Íons por isso as pessoas tbm a usam como proteção e limpeza k. Na realidade tbm somos minerais em nossa composição temos algumas partículas de minerais em nosso cérebro.
Adquiri pedras diferentes mais pra frente farei outro post sobre elas.
Obrigada pela sua presença lá na casa sempre gosto de dizer que os blogs
são feitos de pessoas k.
Bom final de mês.
PAZ E BEM.

dijo...

´La Amazonía ha sido siempre una golosina para los avaros.Cuántas tribus,tierras,árboles...han matado ,así de claro,para conseguir sus objetivos
Pero esos auténticos,no han muerto,porque en ellos nos podemos mirar y ver a qué extremo son (fueron)más auténticos-Ellos aman la Tierra,es su casa,su MADRE,su tesoro
Me ha gustado esta meditación,a pesar de lo que duele
Besucos

Alís dijo...


Lo he contado en alguna ocasión. Un filósofo que fue mi maestro decía que la vida siempre sobrevive, que la vida no se extinguirá (lo que me llena de optimismo), pero las especies sí. Y nosotros sólo somos una especie que (tal y como van las cosas más pronto que tarde) se extinguirá en algún momento. Esto ya no me parece tan optimista, por más que perduren en el planeta nuestras huellas.

En todo caso, viva la vida

Un abrazo grande

Ernesto. dijo...

Hola Casa Madeira.

Es cierto, así puede pensarse, que haya habido “civilizaciones más avanzadas” que la nuestra, pero ello, de alguna manera, no tendría mayor “relevancia”… (Ojo con lo que quiero señalar, no con lo que parece que digo…)

Más que civilizaciones antiguas o actuales, creo que los humanos, la humanidad en su conjunto, siempre es la misma… Pero la percibimos en diferentes tramos, épocas, momentos, situaciones… Y la creemos múltiple, cuando no es más que una.

Y para muestra, ¡uno mismo! ¿No eres la misma persona que nació, tuviste 2, 3, 4 años. Después 10, 12, 15, más tarde 25, 30, 50, 60? ¿No has pasado por diferentes transformaciones físicas, mentales, emocionales. No has vivido periodos de risas y lágrimas. Periodos de triunfo y naturalidad y otros inconfesables?

Para alguien que no te haya visto de los 4 a los 30, eres un desconocido. ¡Eres otro! Y sin embargo eres el mismo… siempre. Lo mismo creo que sucede con las civilizaciones/humanidad una.

Sobre las cualidades y propiedades de las piedras que comentas, afirmo que así es. Condicionan con su presencia muchas situaciones. Curación incluida.

Abrazos.

Ricard Pardo Noxeus dijo...

No deberíamos tomarla con Twitter (o cualquier otra red social). Deberíamos más bien tomarla con nuestra propia estupidez que nos lleva a repetir aquella postura del esto lo dice la biblia o después, esto lo han dicho en la televisión o ahora, esto lo he leído en Facebook, o Twitter, etc.
Twitter -ya que se ha mencionado- es como un supermercado. Verdad que antes de comprar intentas saber quien fabrica tal o cual cosa e intentas igualmente saber sobre la bondad de tal o cual producto?
Supongo que no lo pones en tu carrito de compra a la babalá...supongo.
Escoger con exquisitez a quien se sigue es vital, fundamental.
Tambien, puedes comer hormigas. Cualquier cosa menos abandonarse a la propia estupidez.

José Manuel dijo...

Hola Ernesto: Un Blog, cualquiera en los que escribimos o comentamos es, -así los considero- un "espacio de encuentro", en donde libremente hablamos, opinando lo que se nos ocurre, como si estuviéramos entre amigos, - porque es así -y el que no se considere amigo/a, no entra, o entra pero, normalmente, no comenta.

Vamos, que es como una "tertulia" en una mesa redonda, donde nadie es más que nadie, pero admitiendo que el autor del artículo o escrito, o poesía, es quien ha suscitado "el motivo" para que cualquiera pueda opinar, sentir, criticar o decir lo que piensa o sugerir lo que le parezca.
Personalmente, ese intercambio, lo considero enriquecedor siempre. No hay presencia física, pero el otro o la otra, está, se le siente, se le escucha y se le agradece.
Yo, soy José Manuel a quien tú Ernesto has aludido al principio de este escrito y a quien Manuela ha citado expresamente. Escribí, sobre el fuego y la solidaridad de aquí - en Gran Canaria, y del inmenso fuego del Pulmón del Planta.
(http://belmontajo.blogspot.com/2019/08/la-solidaridad-y-los-heroes-son.html).
Una virtud que no tengo es la síntesis. Tal vez es deformación de querer saber de un tema hasta llegar a una conclusión y porque eso mismo "tal cual" se publica en 2 medios de comunicación.
Puede resultar interesante, aburrido, o como se quiera. De hecho, a Ernesto le ha sugerido algo que leyó, sobre "las voces del desierto". ¡Lo respeto totalmente, como no podía ser de otra manera!
Desconozco si se va acabar el mundo. Si puedo afirmar que hay especies de seres vivos que están desapareciendo y de otras quedan un número muy limitado de componentes. Y en su mayoría somos los humanos causantes, por activa o por pasiva.
Muchas gracias. Un abrazo.

Madrilenials dijo...

Dios mío, Ernesto. Tenía super pendiente pasarme y ponerme al día con tu blog, y no me esperaba para nada esto. Muchísimas gracias por compartir la experiencia de Marlo Morgan. Impactante. Me viene a la mente la película El incidente (de Shyamalan) en la que la naturaleza, en un intento de librarse de nosotros, provoca que la gente se suicide. El inicio de esa película es aterrador.
Abrazos,
Pat

soco luis fernandez dijo...


Magnífico y mucho mas, Ernesto. Y, para que mas?...

Gran abrazo.