martes, 8 de septiembre de 2020

¿Qué queda?


 

A estas horas de la mañana, me he levantado temprano, nade se oye. Ni dentro ni fuera de casa. ¡Silencio! ¡Quietud! ¡Encuentro!

Si no hay nada donde posar la vista, más allá de lo conocido. Si ningún sonido nuevo llega hasta los oídos. Si ni el pensamiento es capaz de imaginar nada nuevo. ¿Qué queda?

Tal vez el sereno fluir del río de la vida, que no veo, pero que sé presente!

25 comentarios:

Alfred dijo...

El devenir de las horas.

Un abrazo.

Rita dijo...

Dejar pasar el tiempo, con queda más.
Un abrazo, Ernesto

Margarita HP dijo...

Queda la paz amigo mío, los recuerdos, la reflexión, los nuevos proyectos, las ganas, la risa, el aliento, los sueños, el agradecimiento.... queda mucho.
Besos amigo mio :D

Juan L. Trujillo dijo...

Aunque no se oigan, las horas marcan su compás.
Un abrazo.

maría cristina dijo...

Para empezar queda esa bonita pintura, Ernesto, un abrazo!

Laura dijo...

Presto atención... y no se oye el río desde aquí... supongo que es lo que tiene vivir en la ciudad. 😉
PD. y mira que lo tengo cerca...
Abrazo enorme.

lunaroja dijo...

Oh,es la maravilla del silencio.
Sin más.
Y en ese silencio tal vez podamos oír algo que resuene dentro (o no)

Un abrazo.

Tracy dijo...

La vida que pasa...

eli mendez dijo...

El silencio es tan impresionantemente hermoso cuando sabemos que en algún momento sera interrumpido por la vorágine de algún murmullo ... Cariños! Por cierto...hermosa pintura para acompañar la entrada!

mariarosa dijo...


Hay que aprovechar el silencio, es generador de paz y buenos pensamientos.

Saludos.

Hola, me llamo Julio David dijo...

En lo conocido (y visto una y mil veces) también está el fluir de la vida.

Va un abrazo.

Sandra Figueroa dijo...

Solo queda esperar en ese silencio que nos hace reflexionar. Saludos Ernesto.

La utopía de Irma dijo...

Si afino el oido, consigo escuchar ese precioso río con alguna rana despistada, escucha y verás que lío tienen.

Besines utópicos.-

AMALIA dijo...

Una gran serenidad...
Un abrazo.

soco luis fernandez dijo...


El silencio puede ser muy creativo y necesario. Invita a pensar, a crear... A volar y soñar...

Cariños, vecino.

Amapola Azzul dijo...

Mientras la vida fluya todo estará bien.

Besos.

Lady Blue dijo...

Algo debe quedar si te has inspirado para escribir. Me encanta la imagen.
Que tengas un buen fin de semana. Un abrazo!

Tesa Medina dijo...

Me gusta el silencio, y esa calma que disfruto tanto de madrugada como al alba en la que el mundo parece detenido.

¿Será por eso que duermo tan poco? La madre de un amigo dice que duermo poco y no paro porque soy "eléctrica". Espero no fundirme y que mi obsolescencia programada todavía quede lejos.

Besos,

Siby dijo...


Hay silencios que nos dicen
mucho, cuando pensamos.

Besitos dulces
Siby

Piedad dijo...

Queda el recuerdo y una invitación para viajar a cualquier lugar maravilloso al compás del tic tac del reloj, que en silencio va marcando las horas del tiempo.
Abrazos.

Alís dijo...


Escuché una vez a alguien decir que los peces no ven el agua en que nadan. Algo así debe de ser, supongo...

Un abrazo

Rosa B.G dijo...

Hola, eso es bueno también. La serenidad a veces hace falta para pensar, vivir, no todo va a ser ruido.
A seguir bien

Vicente dijo...

Viví mi infancia y juventud en un pueblo. Cuando llegué a estudiar a Santiago, la capital, me dí cuenta que había vivido en un paraíso. Habría cambiado mi vida si hubiera podido ubicarme en una comarca española. Acá todo es ruido.Sin embargo, en estos casi seis meses confinados por la pandemia, hemos gozados con la lectura mi mujer y yo. Es decir, lo que otros, ahora, buscan ya lo tenemos junto a Gustav Mahler. Hay que ir a buscarlo o esperar que llegue.
Cuídate.

Conchi dijo...

El silencio puede llegar a ser muy hermoso.

Abrazos.

Piruli dijo...

¿Qué hay de malo en posar la vista en lo que ya conocemos? Seguro que si te fijas bien algo nuevo verás.