No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

domingo, 29 de marzo de 2015

Ébano...



 Cuando la inmobiliaria le enseñó aquel piso, le encantó que tuviese ese patio interior y esa claridad. Le gustó toda la vivienda, la zona, la amplia terraza que daba a la gran alameda. La luz que entraba por las ventanas. Todo.

El patio, del tamaño de una habitación y al que se accedía por la cocina, contaba también con la ventana de una habitación. Era particular. Si bien del segundo piso daban a él dos ventanas, cocina y habitación. Cubierto por una tejavana, estaba abierto por una esquina. Descubrió poco después que una pareja de colirrojos anidaban en un saliente del techo sobre la secadora.

Vacío el piso superior cuando él llegó, pasaron varios meses hasta que oyó ruidos de gente.

A los pocos días se cruzó en la escalera con una pareja de negros. Supuso que eran sus nuevos vecinos. El hombre, alto y fornido, bien vestido, le sonrío amablemente. Ella, de menor estatura, delgada, pelo ensortijado y negra como el azabache, bajó la mirada a su paso.

Pasaron los meses. Su trabajo, desde casa, consistía en llevar la contabilidad de varias empresas. Ocupación que le permitía bastante tiempo libre.

Un día en que se encontraba limpiando sus zapatos en el patio, notó que algo se movía encima de él. Al levantar la vista vio como su vecina iba tendiendo la ropa en el colgador de su ventana. Cubierta con una amplia y corta camiseta de tirantes y color blanco, destacaba, más si cabe, el oscuro color de su piel... Y en ese momento también la turgencia de unos pechos que, al movimiento de tender, parecían pugnar por salirse...

Sorprendido y turbado apenas se oyó a sí mismo decir un tímido hola... Bajó la vista y siguió cepillando sus zapatos. Ella no respondió. Ni creyó que le hubiese mirado.

Pasaron dos semanas antes de que volviesen a coincidir en el patio. Él estaba limpiando y regando algunos tiestos cuando oyó como una ventaba se habría sobre él. En un principio ni se atrevió a levantar la vista... Se había cruzado con ellos en la escalera en algunas ocasiones y ella apenas había esbozado una sonrisa. Cuando por el movimiento y ruido se hizo evidente que alguien estaba asomado, miró hacia arriba y la vio colgando unas toallas... En esta ocasión nada impedía ver como la naturaleza había obrado en aquel cuerpo... Ahora sí fue ella quien, ante el silencio de él, y su sorpresa, le sonrió ligeramente. Unos segundos después desaparecía cerrando la ventana.

Se quedó anonadado ante la visión de aquella escena que, inusual y sorprendente, no sabía como interpretar...

Le pareció, eso quiso pensar, que no había nada insinuante en aquellos dos encuentros. Parecía más bien su forma natural de estar en casa, sola, en la intimidad. Si bien ésta no le importaba compartirla con él. Y empezó a gustarle aquel inocente juego de complicidad.

En ocasiones no era sólo al tender la ropa que coincidían, sino también al limpiar ella los cristales de las ventanas. No siempre se asomaba desnuda de medio cuerpo. Y ambas actitudes, cubierta o sin cubrir, parecían tener la misma relevancia para ella.

Nunca tuvo claro qué era el hombre para ella, marido, hermano, compañero... Al cabo de unos seis meses y al volver a casa después de un fin de semana de viaje, encontró un sobre en el suelo del patio. Al abrirlo había un papel en blanco con la palabra “Adiós” y la mancha de carmín de unos labios.  

32 comentarios:

Marina-Emer dijo...

gracias Ernesto por tu compañia ...no te digo nada en el comentario veo un nuevo post pero no estoy muy bien ...ya me he de acostar ...gracias amigo un abrazo
Marina

Magdeli Valdés dijo...

Que belleza de relato, como pocos me ha gustado todo ese sentir de sensaciones , de las cosas imprevistas de la vida, que dejan huellas e incertezas para urdir una explicación y despiertan la curiosidad ...

mejor esa foto magnifica que hace honor y gala a la mujer en todo su tono y esplendor...

estés bien...

Ángela dijo...

Así es la vida en su sencillez...beber instantes, captar rayos de sol, despertar sonrisas...y en primavera...hacer nido.
Ernesto, un abrazo y feliz día.

lunaroja dijo...

ahhh qué precioso relato! Nos dejas con la miel en los labios, como me imagino se habrá quedado el protagonista. Ese juego sensual,permanecerá para siempre en su retina!

maria cristina dijo...

Ernesto, insinuante historia de atracción platónica, misterioso final, el personaje quedará impactado por largo tiempo, un abrazo!

Mari-Pi-R dijo...

La prudencia hace perder una escena de pasión que hubiese podido desarrollarse en aquellos encuentros.
Un abrazo.

AMALIA dijo...

Un sugerente y lindo relato.

Te deseo una feliz semana.

Un abrazo.

Milena dijo...

Quedó abierto a la imaginación,
como la ropa que se seca al viento...

Gracias Ernesto, un abrazo

http://azulgenia.blogspot.mx/ dijo...

Un bello relato de el encuentro sensual de dos almas, una vivencia que queda grabada en la historia de sus vidas.

Un placer visitarte y disfrutar la lectura de tus post.

Un abrazo.

Marinel dijo...

Fíjate cuán importante puede llegar a ser un leve escarceo repleto de sensualidad...
Situaciones así, son las que marcan y quedan anidando.
:)
Lindo relato.
Un fuerte abrazo.

Raquel P.R. dijo...

Una historia cargada de sensaciones. Casi de película pero tan real como la rutina de una persona y una vida cualquiera envuelta del misterio del propio deseo.
Me ha gustado mucho Ernesto.
Un fortísimo abrazo.

AtHeNeA dijo...

Juego de miradas y una aparente complicidad velada.
A vces son ese tipo de sensaciones " casuales" sin querer queriendo las que ponen el toque de sal al día a día.

Un abrazo de luz✴

alp dijo...

A veces te llevas sorpresas por todos lados... Ese adiós podía haber sido un hola estupendo... Una aventura... Genial... Un abrazo desde Murcia....

Nicky Sciavo dijo...

El aura de misterio que brota desde el primer "encuentro" es el que hace perfecto tu relato, el no saber y hasta el aliento de inocencia da un respiro de pureza en tu texto... Genial!

Mª Jesús Muñoz dijo...

Gracias por el detalle que has tenido, Ernesto.
Desde el pueblo te dejo mi abrazo.
Feliz Semana Santa con los tuyos.
M.Jesús

maduixeta dijo...

Un relato bello y sugerente, de miradas que se cruzan y sonrisas que se esbozan.....
Me ha encantado, felicidades!

una lluvia de besos

RECOMENZAR dijo...

Ernesto:
el
texto
es
deliciosamente vos
abrazos

Soñadora dijo...

Miradas que se cruzan, sonrisas veladas, palabras que se quedan en la punta de la lengua, insinuante y sutil, así es tu relato, me encantó!

Un abrazo!

Aldonza Laugh dijo...

¡Qué buenos momentos vividos sólo con su mente, sin nada más de lo que ambos imaginaban. La imaginación es el mejor estado del ser ser humano.

Un gran abrazo, Ernesto.

http://lecturaalahoradelte.blogspot.com.es/

Carmela dijo...

Encuentros que dan aliciente a la vida, velados, insinuantes. Una historia deliciosa, Ernesto.
Un abrazo!!

Marina-Emer dijo...

No te dejé comentario el otro dia pero hoy llego para desearte feliz entrada a la semana de gloria ...sea para todos.
Un gran abrazo
Marina

CÉU dijo...

Hola, Ernesto!

Um relato muy real e que puede suceder na nossa vida.
Infelizmente, terminou mal. Ambos, poderiam ter iniciado un belíssimo romance de amor.

FELIZ E SANTA PÁSCOA!

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

waw... una bella y sensual historia!
Paz y Vida
Isaac

RECOMENZAR dijo...

Un abrazo y qie las pascuas te traigan todos los chocolates del mundo

estrella en el ocaso dijo...

No digo mucho... Sencillamente me encantó.

Pau Pau dijo...

Hola!! Como estas? Espero que muy bien!
Me encanto el relato, aunque me dejo con ganas de seguir leyendo. Muy original la historia!! Y el final con ese suspenso del papel con el adios fue perfecto.
Besos :)

José Ramón dijo...

Ernesto Bello relato Feliz Domingo de Resurrección Saludos

http://creatividadeimaginacinfotosdejosramn.blogspot.com.es/

RECOMENZAR dijo...

Un trabajo de escuela
Maravilloso
No me imagino como...
ya cuando tengas ganas
me contarás
He quedado desganada jaja despues de tanto estornudos y los antibioticos no me gustan pero en fin
....
Un beso enorme

Maria Rosa dijo...


inocente y sensual la joven. Bello relato Ernesto.

mariarosa

Rosa B.G dijo...

Hola, aquí la mente juega un factor esencial: en la cabeza de los dos habrán pasado mil y un pensamientos iguales o diferentes, y que no han llegado a manifestarse por el adiós de la chica.
Quedan muchas incógnitas sin resolver, un texto que hace pensar, me gustan las historias que nos llevan a imaginar lo no escrito.
Felicitaciones

Yashira dijo...

Linda historia con tan sólo una palabra "adiós", todo sensaciones... Has descrito muy bien en pocas letras varios meses de inquietante relación sin serlo.

Abrazos.

Lola dijo...

Reveladoras las sensaciones de la vecina, que quien sabe si la soledad o el desamor la animo a asomarse a la ventana con o sin intención, pero simplemente fue una ráfaga de aire para quien solo quiso ser educado… Siempre delicadas tus entradas. Un abrazo.