domingo, 5 de diciembre de 2021

¡Regalo de cumpleaños!

 

Zapatos viejos. Vincent Van Gogh.

Sin acostarme todavía, me quedé dormido en el sofá hasta las tantas, y sin sueño en aquél momento, me preparé un té, que hace rato que tomé, y ahora ando comiendo frutos secos. Almendras, avellanas, pasas y dátiles…

Y trasteado por los blogs que han publicado.

He regalado, virtualmente, por su cumpleaños a una buena amiga el mejor regalo que la vida podía hacerle… Unos nuevos zapatos para hacer más fácil el camino que tiene por delante. Si bien ella, emocionada, cree que no acaba de merecerlos… Y por ello sopesa seguir con los viejos del viejo camino, ya trillado, que la han traído hasta donde hoy se encuentra. ¡Su encrucijada!

Encrucijada física y emocional, en lo que la conozco. Y que tendrá que discernir qué camino tomar.

Suele ser una decisión sencilla… ¡¡Pero nada fácil de tomar!! (Principalmente porque tiene que enfrentarse consigo misma...)

Oiga, ¿para ir a…, qué camino debo tomar?

¡Para ir a dónde realmente quiere ir, y necesita, ya!, el camino es éste…

¿Éste?… ¿Y dejar de ser quién soy. Con lo que me ha costado llegar hasta aquí? ¡Va a ser que no!

Bueno, tal vez no lo recuerde, pues los cambios que hizo en sus primeras etapas fueron naturales, sutiles, casi automáticos podría decirse. Pasó de infantil a niña, de niña a adolescente, de ésta a joven, mujer, etc. Después salió a la vida…

Experimentó cambios. Aprendió. Vivió. No siempre fue fácil, hubo errores, aplicó creencias sin más base que su propia creencia. La vida la fue moldeando… Y ahí es donde se encuentra ahora. ¡En su encrucijada!

¡Debe decidir por sí misma! ¡No hacerlo, por las causas que sean, solo traerá fricción. Y la fricción duele.

¡¡Y todo esto lo sabe ella!!

lunes, 29 de noviembre de 2021

La vida, ¿una ilusión?

 


Esconder la cabeza debajo del ala no parece lo más edificante para comprender, hacer frente de manera razonable, a lo que quiera que la vida disponga!

¿Con qué te encuentras al despertar por la mañana? ¡Con lo que quiera que sea tendrás que bregar durante el día!

Bregar no es necesariamente un sacrificio, una molestia intolerable, una desgracia…

¡Es! Principalmente una realidad que ha surgido en tu vida. ¿Y cuántas llevas ya? ¿No eres tú mismo hoy el resultado de tantas y tantas realidades llegadas?

Unas buenas, otras no tanto. Unas deseables, otras, “mejor no, gracias”. Todas ellas golpes de cincel del maestro constructor, la vida, sobre la piedra de granito que eres.

Al final, ¡obra de arte!

Pero llegar a ello, ¡destino ineludible por más que lo niegues o te resistas, supone despertar a realidades que, puede, hoy no te habiten, todavía.

No se trata de ser noria movida por mula con ojos vendados para no ver/marearse con tanta vuelta sobre sí misma sin avanzar un solo paso… Pero con la ilusión de lo contrario.

La mula, la noria y los cangilones que giran y giran en vueltas sin fin no son lo fundamental en tu vida. Aunque confundas el conjunto con un carrusel de feria.

Lo real en la vida. Lo real en ti es el agua viva que, una vez extraída, despertada, vivifique todo tu ser.

Hasta ese momento, figurita de tiovivo girando sobre sí misma.

jueves, 25 de noviembre de 2021

...encantador día!

 


Hola hola...

Hoy el día ha amanecido "infernal"... Si bien un encantador día de invierno, bucólico y pastoril, para disfrutarlo en casa o refugio acogedor y con la chimenea crepitando. Nieve en el exterior y, en el interior, quien tenga pareja, se abracen y disfruten de la compañía. Y quienes no, por la circunstancia que fuese, reunidos en grupo informal y heterogéneo, formen, formemos, grupos de diálogo y discusión afable sobre temas de interés para todos.

No resolveremos las cosas del mundo, no todas, pero lo pasaremos en grande. ¡Que no está nada mal en los tiempos que corren!

¿Cómo, qué alguien pregunta por el comer?... ¡Ni preocupar! La despensa a rebosar y la "bota" a levantar... (y eso que no soy de poesía rimada, como diría nuestro amigo Teo)

¡¡Fiesta fiesta!! ¡Apuntaros! Aunque no sea sino virtualmente. E imaginad por un momento a este grupo de afines en contacto en semejante paraíso.

Un día más y por motivos de trabajo y tiempo, no accederé a todos vuestros blogs. Pero no quedará ninguno, ya mañana, sin visita y comentario.

Ciao amigos. Todos en el pensamiento!

_______________._______________

PD: "Bota"... Artilugio de piel vuelta que sirve para llevar el vino... Y que levantándola con arte y gracia éste cae en la boca abierta del que la usa. 

miércoles, 24 de noviembre de 2021

La Lora y La...

 

Santa Marta del Tormes. 1953. (Salamanca)

Hola hola...

Un espléndido día de sol y cielo azul, de aquel que en aquellos años de la niñez, límpidos cielos, cubrían los pueblos y las tierras sembradas de cereales de Castilla la Vieja. Comarcas de La Lora y La Bureba... ¿Recordáis estos dos nombres en los libros de estudio de entonces?

Dicho lo cual, y tiempo para más no tengo hoy, os deseo un bonito y tranquilo día en vuestras vidas.

Abrazos. Chao... Ciao Luz.

domingo, 21 de noviembre de 2021

...el coco!

 


Acabo de autocensurarme, suprimir, el texto que había escrito para compartir… Leído y releído, y puesto en el blog, en borrador, he llegado a la conclusión de que si bien mío, y con cierta gracia, léase “que bien me ha quedado”, al final ¡adiós! No era para mañana de domingo…

¿Y ahora?… Pues retomo la idea primera, la del título, que era hacer una reflexión sobre esa sexta ola en ciernes que parece estar instalándose en este país, Europa, mundo.

Y tiene que ver, principalmente, con la renuencia a vacunarse de los “negacionistas” y “conspiranoicos”. Nueva raza de nuevo cuño que, si sigue proliferando, puede acabar con el resto de las razas ya instaladas en el planeta.

Un dato de reciente incorporación al pensamiento…

Se habla, y con mucha razón, de implantar el pasaporte covid. Para poder acceder a ciertos lugares, eventos, etc. Sobre todo restaurantes, bares, etc. ¡Ok! Pero…

¿Quien controla al controlador? ¿Qué sucede con dicho filtro, el pasaporte covid, si el dueño, encargado, camarero, cocinera, del establecimiento al que entras está sin vacunar?

Si el pasaporte covid es la llave que te permite acceder, cabe que los de dentro sean los primeros en demostrar que ya lo tienen!!

¡¡Ojo!! ¡No te vaya a salir la consumición o la comida familiar por un ojo de la cara! En salud, contagios, molestias, etc.

¡¡Cuídate tú!! 

miércoles, 17 de noviembre de 2021

BIC..., el Todo!

 


- ¿Cuándo puede decirse que una persona ha alcanzado su “mayoría de edad”… evolutiva?

- ¡Cuando no haya necesidad de mentirle acerca de nada!


sábado, 13 de noviembre de 2021

...los otros!

 

Sri Nisargadatta Maharaj

Alguien comentaba hace poco sobre la relevancia de la hoja en blanco… por escribir, rellenar. Y también por hacerlo a mano. ¡El encanto de escribir a mano quienes lo tenemos desde siempre! Por “siempre” hay que entender que era el único método que teníamos a mano.

Y puesto que yo mismo me encuentro ahora en la misma tesitura, hoja en blanco, si bien aquí no hay encanto alguno. Y sí de qué escribo, pues miro por la ventana y veo que cae una fina y persistente lluvia. Y pienso…

¿Hoja en blanco?… La que debiera estar en blanco es la hoja por rellenar de vida cada mañana al despertarnos.

¡Hoja en blanco! A ser posible. Y no emborronada ya a estas horas con herencias del pasado. Así sea que ese pasado sea ayer mismo por la tarde…

Creo que se tiende a cargar con demasiados condicionantes, mochilas mil de mil temas, valores y limitaciones que lastran el avance, la evolución de cada quien.

Ese “quien”, es cada uno. No aquel, el otro o el de más allá… Y es la suma de todos lo que conforma la realidad de la humanidad.

¿Hay algunos que se hallen fuera de esta ecuación?. ¡Sin duda!

_______________._______________

 Fue un gran maestro espiritual de la corriente Advaita. Su enseñanza es admirada por ser directa, provocativa y radical. Considerado por muchos como un iluminado, su obra más conocida es I am that (Yo soy eso).

Jesús fue otro. Pero no han sabido explicarlo bien!

_______________._______________

miércoles, 10 de noviembre de 2021

tócala otra vez...

 


En 1956 viví unos 8 meses en casa de mis abuelos y tía Lolita en Noia, Galicia. El resto de mi familia seguían en Mallorca. ¿Por qué una distancia de mil doscientos y pico kilómetros entre ambos puntos?

No cabría negar que los caminos de Dios son, en ocasiones, inescrutables!

En aquella pequeña y encantadora villa de la Galicia profunda fui un niño feliz. “Feliz” es la palabra que suele describir el estado natural de bienestar en cualquiera. Y no necesariamente ese hipotético estado de “éxtasis” sin límite que muchos intentan alcanzar…

En aquellas calles corrí tras un aro de metal guiado por una horquilla del mismo metal. Asistí a la escuela nacional, leíamos El Quijote. El Maestro, don Venancio, con unos gruesos cristales en los lentes, era conocido por “el canario”. Tenía una jaula en el balcón con dicho pájaro cantando.

Hice amigos, tuve novia, así sin comillas! Se llamaba Gena, y era dos años mayor que yo. Tenía diez. Siempre pensé que ese nombre era diminutivo de Genoveva… Y digo se llamaba porque 47 años después cuando nos encontramos de nuevo, supe que se llamaba Xenerosa (Generosa).

Cuando en nuestro viaje a Noia para casarnos, mi actual esposa y yo, vistamos la feria de la empanada, donde su madre participaba, ganó el concurso, le pregunté a ésta por su hija… Dígale que la conozco de cuando niña. Cogió el móvil y la llamó:

─¡Hay aquí un señor que pregunta por ti! Dice que jugaba contigo de pequeña…

─Pregúntale si se llama Ernesto…, contestó su hija. (47 años después ¡Entrañable!)

En aquellas viejas calles rebosantes de vida natural, humanidad, gentes mil, niños solos jugando, la inmensa Alameda, su palco de música, la ría, que da nombre a la ciudad, la cacofonía del mercado de abastos, auténtico conglomerado de voces de vendedoras, gentes comprando, barullo, colorido, etc., todo ello conformaba aquel universo que como niño entonces recuerdo con cariño hoy. De mediados del siglo pasado al primer cuarto del siglo XXI.

Tengo una imagen de entonces, aquellos tiempos, sus valores, sus realidades, que destaca sobremanera. El encaje de bolillos.

Aquellos grupos de mujeres, risueñas y dicharacheras, que por las tardes se reunían sentadas en sillas bajas de paja de cara a la pared, en la que apoyaban sus almohadillas y movían con arte y habilidad sus bolillos entre sus dedos, mientras se iban formando dibujos de hilo sujetados por mil alfileres, aquellas mujeres realizaban sin saberlo el “preludio” del “encaje de bolillos” que hoy tanto se practica en la “sociedad moderna”.

¡Auténtico abracadabra del hacer sin hacer y el decir sin decir. La insulsez de tanto hoy!

Menos mal que “siempre nos quedará París”. Y “...tócala otra vez Sam”. (Frases memorables de la película “Casablanca”!


sábado, 6 de noviembre de 2021

...sin picatostes no!

 


Había empezado a esbozar un texto tipo historia real en el que una mujer al ir a bajar las persianas de su salón, ya casi media noche, vio reflejada en las ventanas de la casa de enfrente la luz que provenía del piso superior al suyo. El de su vecino… Y, atrevida ella, o de lo más natural, decidió, sin pensar, que ya era hora que intercambiasen algunas palabras más de los consabidos “buenos días” o “buenas tardes” al cruzarse en las escaleras.

En pijama y con la bata puesta cogió el cazo que sobre la cocina calentaba el chocolate que se había preparado y del armario un paquete de picatostes y, abriendo la puerta de su casa, enfiló las escaleras hacía el piso de arriba.

Tocó con suavidad la puerta de su vecino y esperó… Al abrirse ésta y ante la cara de sorpresa de éste, le dijo sonriendo:

¿Hace un chocolate caliente?…

Sonriendo mientras la invitaba a entrar con un gesto de su mano, el hombre se hizo a un lado.

Quede claro que todo sucedió en un ambiente bien entendido entre dos personas adultas que, si bien inusual, agradecieron esos momentos de encuentro dialéctico y cierta complicidad traducida en risas, a nada más llegó la situación, ninguno la buscaba, que les permitió compartir en noche fría y solitaria ese chocolate reconfortante.

Horas después, cada “mochuelo” a su olivo!

Lo que sigue está planteado desde la óptica de que es la mujer quien da el primer paso. ¡Atrevida y segura de sí misma! Otra connotación sobre géneros no hay. Si fuese al revés, el personaje masculino tendría otra lectura… Que no es el caso!

Dicho lo cual y mientras escribía me venían a la mente, puro juego inocente, algunas de las personas que por aquí se manifiestan a diario… Y, mentalmente y desde mi única óptica y el aprecio y respeto debido, me salía una lista de posibles candidatas a protagonistas de la historia.

Y si me permitís que rice el bucle, dialéctico, añadiré que dicha lista se dividía en otras tres. (Y de ahí otros cien matices)

.- Las de ¡yo yo! (Con el atrevimiento natural y desenfado que los nuevos tiempos permiten)

.- Las de…, bueno, tal vez… Si es todo tan inocente y natural, ¿por qué no?

.- Las de… No lo haría…, reconozco que no. Pero valoro a quienes sí lo viven.

La historia está contada. Las valoraciones personales de los listados, no se solicitan. Estas quedan en el haber de quien publica. :)))))))

jueves, 4 de noviembre de 2021

¿Escribes?

 


Anoche se me ocurrió abrir el ordenador con la intención de teclear… Y me encontré al cabo de un rato con la pantalla en blanco sin encontrar qué decir… No es que sea habitual pero…, de vez en cuando surge la necesidad de abrir la boca… sin nada concreto que decir. ¡Y nada dije!

Ya esta mañana temprano, y mientras desempolvaba mis zapatos de invierno, surgió la idea de que decir decir es algo que sucede a menudo pero… La conveniencia de ello y sobre todo su relevancia no siempre la tenemos a mano.

Y no digamos ya si pretendemos dirigirnos a un grupo heterogéneo que, si bien todos conocidos y amigos, cada quien es un mundo. De ahí que en ocasiones consideres que “de esto sí hablaría… pero a quién se lo cuento”. En clara alusión a que “ a éste sí a éste no, a ésta puede y a aquella Dios dirá”.

Tengo en mente a unas 30/40 personas del blog, o 100/500 de la vida, con las que sería un placer compartir diálogo en persona. Con una o con varias a la vez. E incluso con algún tema ya esbozado… Pero es claro que tendría que darse un cierto nexo de… interés mutuo. Aunque éste fuese puntual y solo para una o dos tardes de compartir café.

A veces leo en otros blogs que estos espacios son para escribir, para que escriba el titular del blog… lo que guste. ¡Sin duda!

Pero si lo que escribes, placentero para ti, ¡bienvenido!, es lo es, y no goza de un cierto toque de aceptación, pues cabe la posibilidad de que solo te lean los “incombustibles”.

sábado, 30 de octubre de 2021

Tres iguales para hoy.

 

171427752_tcimg_802ABA60

Ayer comí con la familia en un restaurante. La mañana era espléndida. Si bien lucía el sol, algo de viento fresco anunciaba que el otoño se instalaba. Bien abrigado, recordé cierto día en la adolescencia en la que una tarde al final del verano y ante el cambio estacional, me puse ese primer jersey… Todavía siento en mí ese acogedor calor de aquella prenda, ese pasar del verano al otoño, ese inicio de un nuevo tramo en mi vida… En esos momentos, el nuevo curso escolar de Septiembre.

¡Que agradable sensación de recogimiento! De resguardarse en algo ante las inclemencias de lo que sea… De tener ese puerto seguro, ese hogar, ese rincón tuyo, grande o pequeño, en el que estar/ser!

Esa sensación de tener algo propio, íntimo, más allá de las cuatro paredes de tu casa, la volví a vivir cuando alquilé un local en León para instalar un comercio. Acababan de darme las llaves del mismo, era fin de semana, me disponía a viajar a Madrid donde residía pero…, antes abrí la puerta y dejé en un rincón una lata de aceite del coche.

Insignificante gesto, sin duda. ¡Una lata de aceite en un rincón!… Pero no era todo tan simple… ¡Era mi rincón, mi lata, mi local! ¡Y todo lo que ello pudiese significar de mí/mío… en la inmensidad de la vida

Estando ya en los postres me fijé en algunas otras mesas que también compartían espacio y degustación. Familias, parejas, jóvenes y no tan jóvenes conformábamos un elenco de individuos disfrutando del comer, la compañía, mil sensaciones más.

Niños, alegres y dicharacheros, un bebé dormido en un cochecito, sus padres. En otras mesas, una y dos parejas, jóvenes. En otra un matrimonio de mediana edad. Otras algo mayores, yo mismo me encuentro en ese punto. Más allá dos parejas en agradable conversación y risas… Y más gentes.

Y recordé a un familiar que, partió hace dos años al poco de cumplir los cien…, edad que decía que quería alcanzar. Y jugué a situar a varios comensales en cierta lista de edad.

Cinco y ocho años, meses, veinticinco y treinta y dos. Ventitantos. Cuarenta, cincuenta. Sesenta y cinco, setenta y tres. Esos cien señalados… ¡Aparente principio y final de una vida! ¡Todo por vivir!… ¡Mucho por recordar!

¡En ambos casos la vida fluye, continúa! Cierto que la intensidad, como el caudal del río que cruza el valle, no es la misma en primavera que en otoño. El ritmo lento de final de verano y el caudaloso que recoge las lluvias del invierno…

Cuatro estaciones entre miles de momentos, vividos o por vivir. Miro a mi nieta mayor, 17 años, y a la pequeña, 10. Me veo a mí mismo en relación a ellas y pienso:

¡Tres iguales para hoy!

sábado, 23 de octubre de 2021

¡Sal!



Valoro, y apoyo, a quienes se manejan con soltura en las llamadas redes sociales. ¡No es mi caso! Más allá de este espacio de comunicación e intercambio en el que escribo, no estoy en nada más. ¡Tampoco las echo de menos! Personalmente pienso que interactuar ahí conlleva un coste. Y si bien es cierto que casi todo en la vida lo tiene, en este caso reconozco que mi interés es escaso.

Y no porque no valore en su justa medida la inmensa posibilidad de comunicación e intercambio de pareceres, temas, disfrute de la interacción con otros, etc. ¡Ya la quisiéramos en estos lares de los blogs!

Sino porque creo, sé, que ahí no es oro todo lo que reluce… O bien de ese “oro” no quiero almacenar “fortuna”.

Repito mi apoyo y respeto por todo aquel que se adentre en esta temática. Alguna pequeña incursión intenté años ha, muchos, por ello algo conozco, y descubrí que ahí nada tengo que hacer.

Razones haylas, sin duda, tanto para estar como para no. Ambas posturas conllevan coste… Y en ocasiones he observado que muchos de los que están, rozan la simplicidad a la hora de expresar sus temas.

Que no tengo claro si son suyos realmente o, simplemente, se limitan a publicar, comentar, lo que creen que se espera de ellos.

Mis respetos una vez más. Pero hoy la mañana ha venido así… Y eso que hace un sol espléndido que invita al paseo, las sonrisas y los abrazos.

Salgo… ¡Chao!

domingo, 17 de octubre de 2021

La manzana de la discordia.

 


Trascendidos los episodios del día 12, para cuya referencia utilicé la ironía de la cabra, trascendido todo ya, ¡la vida continúa!, doy paso a este domingo otoñal, soleado y luminoso. Tranquilo y silencioso desde casa, donde solo se escucha el girar del bombo de la lavadora.

La temperatura es cálida. Me asomo a la ventana y veo a las dos gemelas de enfrente, a tres años no llegan, jugando en la acera con sus “motos” de anchas ruedas. Una ligera brisa hace oscilar las ramas del árbol, que señalan hacia el cielo, y que desde el suelo casi alcanza la altura de mi casa. Pienso que los pájaros ven el mundo desde lo alto en algo parecido.

Ahora ya parece que las dos peques pretenden algo a lo que la madre se opone, su pequeña algarabía así lo señala…

¡Dulce infancia! ¡Santa inocencia! ¿Dónde empezamos a perderla?

Por que está claro que tanto la infancia como la inocencia quedan atrás… en ese caminar por esos caminos del mundo… ¡Que no de la Vida! ¡Que no queda claro a dónde conducen!

¡O sí! Y es la renuencia a seguirlos, en su diseño natural, la “desobediencia” bíblica del Paraíso Terrenal.

Pienso que la parábola del hijo pródigo, quien se marchó de la casa del padre, dilapidó su herencia, vivió un calvario de existencia en la distancia…, que solo resolvió regresando al hogar, es la esencia/camino de todo ser humano!

_______________._______________

Releyendo los dos últimos párrafos del texto caigo en la cuenta de que su aparente imprecisión, simple juego de palabras, podría dar paso a alguien a pensar que soy de la creencia de que la Biblia es! ¡Y no es el caso! La conozco, la he leído tratando de adivinar su esencia y, llego a la conclusión de que en un 90% es simple alegoría.

Su verdadera esencia queda velada para la inmensa mayoría de creyentes. Sus enseñanzas reales son repetidas en mil libros de mil culturas en mil lenguas naturales desde el origen de la Vida.

sábado, 16 de octubre de 2021

Tan formal ella...

 

Castro-Urdiales (Santander)

Toda la mañana entretenido con el ordenador, trabajando, y dado el soleado día que hace, echo de menos una llamada de la cuadrilla de amigos que solemos ir, de vez en cuando, a la costa a comer y pasar el día. Y hacer risas por casi cualquier cosa… Desenfadado relax se le llama a esto. Pero no suena el teléfono…

Otra cosa que me gustaría hacer ahora es mantener una charla tipo tertulia con quienes nos reencontramos por estos espacios, pero… el quid está en de qué hablar!

Algo saturado por las inacabables repeticiones de las únicas noticias que parecen existir en el mundo: el volcán de La Palma y el precio de la luz, cuya relevancia no niego, pienso… ¿de qué comentar?

Y si bien temas hay, no tengo claro que haya recepción para algunos… Por una u otra causa percibo, se percibe con claridad, que o bien no habría receptividad/ánimo… en algunos de los presentes/destinatarios, o bien hay demasiadas ausencias de quienes sí entrarían en la charla.

Tengo en mente algún texto, relevante en demasía, puedo asegurar, y sin embargo natural como el agua del manantial, que verá la luz en tiempos más propicios.

¿De qué hablar hoy que pueda aunar el interés general?

─Bueno, larga exposición ha hecho para no decir gran cosa…

─¡Ya le digo!… No sé si dar puntada sin hilo o desempolvar el caramillo…

Ya que insiste, y solo por ello, voy a esbozar brevemente algún tema de última hora/noticias que pudiese propiciar entretenida charla.

¿La presencia de la cabra de la Legión en el desfile del día 12, llamado de la Hispanidad? Tan formal ella!

Seguiré esperando que suene el teléfono… Y no ya tanto del grupo de comensales habituales de costa, sino de cualquier amigo/seguidor del blog que guste hacerlo.

¡No os privéis! Castro-Urdiales está precioso en días como éste.


sábado, 9 de octubre de 2021

Un magnífico...


 ...fin de semana!

Finde, largo “puente” vacacional, carreteras llenas vehículos, atascos, hoteles, fin de las “restricciones”… para muchos. Esperemos que a su vuelta hayan/hayamos sabido mantener la cordura!

¡La vida continúa!

Y es bueno que lo haga en sus ritmos naturales. Sean estos cuales sean. Pretender que tal o cual evento, ¡natural!, es una desgracia, no parece de recibo… (Entiéndase bien).

Desgracia para todos estos veraneantes de 4 o 5 días, ¡no parece! Y para quienes no viajamos, ¡tampoco!

Que no en todas partes luzca a la vez el sol, es natural. Si te ha tocado en suerte, gafas oscuras! Si llueve, paraguas! Si diluvia, ¡cuídate!

¡Es la vida! ¡No te la pierdas!

sábado, 2 de octubre de 2021

La carta.

 

Tú a Boston y yo a California. 1961.

Creo que la mayoría de nosotros tenemos casi siempre una carta pendiente de escribir… Y una vez escrita, enviar. Pero no tengo tan claro que muchos lleguen/lleguemos a concluir el proyecto. ¡O sí! Si realmente lo hemos conseguido.

Cartas de todos los estilos, de infinidad de temas, a múltiples destinatarios… Algunos ya no están aquí. Se fueron antes de que llegase el cartero. Y no fue necesario que éste llamase dos veces, como indica el título de la película.

Cartas con decires nuestros… Que no quiere decir que sean las palabras que el otro necesita. O viceversa. Las tuyas son acertadas y sin embargo no encuentran arraigo en el otro.

Cartas empezadas mil veces, borradores los llamamos cuando no nos hemos atrevido a ponerles sobre y sello. Cartas de cajón antiguo, cartas que al repasarlas añadimos o quitamos palabras, conceptos, hechos que fueron… o nos parecieron que los demás hicieron. ¡Nunca nosotros!

Cartas que duermen casi olvidadas, o eso queremos creer, mientras nuestras vidas, y las de los destinatarios, siguen sus cursos divergentes. Y por seguir con el símil de los títulos de películas, hoy parece que ha surgido así: “Tú a Boston y yo a California”. 1961.

¿Acabaré de escribir la mía? ¿El borrador que lleva años en el cajón? ¿La enviaré?… ¿A quién. A quiénes?… ¡Los destinatarios hoy tienen 35 años más que el día que adquirieron ese título! ¿Habrá realmente destinatario hoy que se sienta concernido por mis palabras?

¿Hay alguien aquí que realmente escriba algo? ¿Hay destinatario?

¿No será uno y otro el mismo personaje que necesita este método para escribirse a sí mismo?

lunes, 27 de septiembre de 2021

La maleta.

 


No ha amanecido todavía…

Abro el ordenador y me encuentro con el mail de una simpática y amiga…, no detallo nacionalidad por respetar su privacidad… Que ya se encarga ella de pregonar a los cuatro vientos su “currículum” literario y personal.

Simpática y algo deslenguada. Encantadora por lo demás.

Ayer comentando con una amiga sobre la ausencia en los blogs de algunas personas amigas, algunas da la impresión que ya no encuentran en este medio razones para escribir, compartir, otras, tal vez, se toman un distanciamiento momentáneo…, un “no tengo ánimos para compartir”, me decía ésta que lo fundamental que nos quedaba era nuestro propio escribir… por escribir.

Algo así como: “si quieres escribir escribe, publica, al margen de quien te lea o comente”. Y reconozco que no comparto del todo esta idea…

Una cosa es escribir en un blog reciente, nuevo, donde nadie te conoce, y otra escribir, compartir, en esa tertulia habitual de años… Donde te conocen y, sobre todo, ¡conoces a todos!

Y ahí radica la cuestión. ¿Cómo escribes de según qué a ciertas personas que “sabes” de sus “circunstancias personales”. Y que “sabes” que algunas de tus reflexiones, naturales por otro lado, les pueden afectar.

Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.

(A. Machado)

El título de ese texto que me hubiese gustado compartir era “La maleta”. En referencia a todas esas cosas, “útiles” ayer, “inútiles ya”, para quienes viajan a bordo...

...!Hasta la vuelta! Ya que igual que las "oscuras golondrinas" de Gustavo Adolfo Bécquer, ¡volveremos todos!

martes, 21 de septiembre de 2021

...la silla.

 


Hay momentos en la vida en que se requiere parar, sentarse en una silla y ver venir... Este es uno de ellos.

Si bien ya estoy escribiendo el siguiente texto.

Un abrazo.

domingo, 19 de septiembre de 2021

"con-fin.es"

 

Las nueve musas griegas.

Una vez más en mañanas de domingo, y no sé por qué, según preparo el té voy pensando de qué escribir… Y suelo llegar a la conclusión que de nada. Si bien dicha conclusión, como ahora, me sirva de tema. ¿La pescadilla que se muerde la cola?

El reloj de la iglesia da las ocho!

Pulso la última tecla de mi contraseña en el ordenador y... ¡oh milagro!, conectado con el mundo y sus “con-fines”.

domingo, 12 de septiembre de 2021

Tras el anonimato!

 

Esta mañana al abrir las ventanas al fresco y al azul del cielo he observado la estela blanca que dos aviones que lo cruzaban iban dejando tras ellos. Bueno, aviones se les supone, pues era tal la altura que solo la estela parecía salir de la nada.

Y un pensamiento llegó hasta mí. ¡La tecnología!

No puede negarse que hoy la tecnología, impensable otra cosa, está tan íntimamente arraigada en el ser humano, casi, como el ADN.

La tecnología y sus inconmensurables alcances, derivaciones, logros, efectos, etc., etc., etc. ¡Todo parabienes! O casi…

Pues he recordado la efectividad del cuchillo en los usos del ser humano. Herramienta imprescindible desde siempre donde las haya. Y sin embargo…

Efectividad” que no siempre es adecuada. Pues si bien el cuchillo facilita las cosas en la vida de la gente, también sirve para “quitarla”.

¿Es el cuchillo una herramienta maldita? ¡Es claro que no! Solo su uso inadecuado ostenta esa calificación.

Lo mismo sucede con los avances de la tecnología… Ellos son, se les supone, positivos para la humanidad… Pero, igual que con el cuchillo, todo dependerá de la mano, o intenciones, del que la use.

La “tecnología” permite hoy en Twitter, entre otras opciones, esconderse tras el anoni-mato para insultar, mentir, amenazar, incluso de muerte, a cualquiera que no guste… (¿Qué no guste a quién?)

Entre otros, al equipo de médicos, virólogos, expertos, científicos, etc., que cada sábado por la noche en el programa de la “Sexta Noche” hablan, informan, sugieren y advierten de los riesgos de la irresponsabilidad en la pandemia.

Quien más quien menos todos conocemos el término “la condición humana” para referirnos a ciertas actitudes inaceptables de ésta…

Y no cabría negar que la tecnología ha sacado a flote la enfermedad de una buena parte de dicha humanidad.

viernes, 10 de septiembre de 2021

Posible TIMO oculto...

 

RAJANI REHANA

Qué hacer cuando ves que en tu blog alguien publica un comentario sin ton ni son. Un comentario “cizaña”. ¡Pues cizaña es el parásito que crece entre los trigales!

El personaje Rajani Rehana, que de vez en cuando realiza una siembra de cizaña/comentarios entre blogs que ni lee, ni entiende, ni le interesan, ni comenta nada referente a los mismos, que lo único que busca es coleccionar nuevos “seguidores, lectores, comentarios, etc., ¡¡con objetivos ocultos!!, que cree que sus textos deben ser leídos, y aprendidos, por cuantos más mejor, esta mujer que cada tantos comentarios recibidos se permite publicar uno en castellano, y repite, que dice: “gracias por leer”, es, a mi modo de ver, un “parásito” que ha dejado su huella en mi blog.

- No lee los textos de otros. No le interesan!

- No hace referencia alguna a nada!

- No entiende lo que tú publicas. No entiende el castellano. Escribe en inglés.

- De quienes le dejan un comentario en su propio blog agradeciéndole su presencia en los suyos, ni los lee, ni los agradece, etc. ¡¡No es ese su objetivo!!

¿Qué busca realmente este personaje? ¡Simple!

¡Ha descubierto que no tiene que leer a nadie, ni decir nada de nada ni de nadie! ¡¡Solo tiene que regar unos 100/150 blogs cogidos al azar con sus siguientes dos frases… en inglés:

─Beautiful blog. (Hermoso blog) Referido al tuyo.

─Please read my post. (Por favor lee mi publicación) Mendicante petición...

He entrado en su perfil de LINKEDIN y… ¡¡Oh!! Sorpresa!! ¡¡TIMO TIMO!!

Traducción de las palabras al lado de su fotografía:

A fines de la semana recibí un mensaje del propietario de un pequeño negocio, estaba tan impresionado con un CEO al que se lo presenté. No estaba segura de cómo su compañía ...”

lunes, 6 de septiembre de 2021

esquejes...

 


Un soleado y caluroso día se presenta ya tan de mañana… Septiembre, mes de la caída de las hojas, su revuelo por las calles, esquinas y parques dejándose arrastrar por los primeros vientos del otoño, que, ciertamente, no es el caso hoy.

Septiembre! Mes de la vuelta a clase… Inicio de curso… Continuidad de grupo en el aula/blog…

Veremos cuantos fichamos/fichan!

Comprendo la relevancia de las redes sociales, su realidad, sus valores, su expansión… Las desconozco, no estoy en ninguna. Pero valoro a quienes las utilizan para su satisfacción. Entiendo también que puede que no sea oro todo lo que reluce. Algo oigo por ahí en ese sentido. ¡Ni preocupar!

Como señala Humphrey Bogart a Ingrid Bergman en la película “Casablanca”, «Siempre nos quedará París».

Aunque no sea sino, en estas tierras nuestras, una entrañables tertulia, ante humeante café, o té, en cualquier acogedor pueblo, aldea o ciudad, de playa o montaña, de Norte o Sur.

(Comparto con varios contactos, amigos, desde hace años comunicaciones personales a través del correo electrónico, con frecuencia, e incluso por teléfono. ¡Es gratificante poder contar desde casa con personas afines con las que compartir momentos, risas e ideas. Tengo mi dirección en mi perfil del blog. Quien quiera comunicarse, dejar el suyo, bienvenido.)

Si perdemos, dejamos escapar, la comunicación, el encuentro, el amigo, los nuevos conocidos, quienes blanqueamos sienes desde hace tiempo, corremos el riesgo de tentar al aislamiento… La soledad. Puede que haya gente a tu alrededor, ruido, pero puede que no sea lo mismo.

Si dejas de regar los geranios de tu ventana…, seguirán luciendo en tu vida mañana y pasado mañana… Pero sin el agua del compartir, ¡de seguir siendo el que eres en tus ambientes habituales!, pero ampliándolos, de darte a conocer a otras nuevas personas, etc., puede que sigas teniendo tiesto en el alféizar de tu ventana… pero seco o vacío.

Desde que una persona de 98 años me hizo ver que, por su edad, se iba quedando sin los amigos de siempre, de nuevos y ni tan siquiera conocidos con los que poder hablar, compartir, vivir, la mayoría había partido ya, reconozco que, de manera natural pero consciente, soy tan conocido entre las personas amigas de mi hija y de mis dos nietas como de los míos propios.

¡Nunca sabes qué puerta se te abrirá, puedas necesitar, el día de mañana! 

¡No solo riego mis geranios de hoy, sino que planto todos los esquejes que surgen para mañana!

viernes, 27 de agosto de 2021

...espigas doradas!

 




El final del verano empieza a llamar a las puertas, si bien el otoño no acaba de abrirlas del todo… todavía. ¡Tiempo de transición! En el que el verde/primavera va camino del ocre/dorado de las hojas…

Las espigas que maduraron al sol, hoy descansan en las eras a las afueras de pueblos esperando los trillos que vuelta tras vuelta sobre ellas acabarán por desprender la paja del grano. Aventada la primera en su paso por el cedazo, queda el segundo que, recogido en sacos, se almacenará antes de ser molido en las “muelas” de los viejos molinos de piedra.

Vivencias de un pasado que, si bien evocador en el recuerdo, hoy apenas se encuentra activo en algunos pueblos de las dos Castillas, aldeas gallegas o asturianas o tierras de Andalucía.

Pero que me ha llevado hoy a 1964 en que tras despedirme de mis estudios en Madrid, pasé aquel verano en Santa Marta del Tormes, dando vueltas y vueltas sentado sobre el trillo y, riendas en mano, dirigiendo las dos mulas que me tocaron.

Y de ahí, no sé por qué, me he visto paseando en tarde otoñal por la calle Ordoño II, León, ciudad que en 1972 escogí para vivir un par de años.

León es un cúmulo de vivencias y recuerdos… y vivencias. Y en algunos aspectos, punto de inflexión en mi vida.

Parte de lo que soy, proviene de esa tierra, sus gentes, su esencia, su distinción siempre. ¡Castilla la Vieja!

También la canción que estás oyendo...

miércoles, 18 de agosto de 2021

¡Fin de la historia!

 


Tras el desternillante baile de Popotitos, la entrada anterior, "que en su día causaba pavor", según cuenta la canción, pasemos página descriptiva…

No en vano aquí, en el País Vasco, está lloviendo y hace una agradable temperatura. Y no digamos por las noches, donde de madrugada tienes que subir algo la manta que descansa a los pies.

Y si le añadimos que estamos pasando el periodo vacacional entre las conocidas y cómodas cuatro paredes de nuestra casa, ¡miel sobre hojuelas!

Dando por sentado, cómo no, que quién las pase donde las pase, las disfrutará de igual manera.

Y dicho esto no hay mucho más que decir…

Asomado a la ventana observo como un joven repartidor de alguna empresa de mensajería, con un sobre bajo el brazo, se dirige al portal de enfrente y llama… Le abren la puerta y entra… ¡Fin de la historia!

PD: Vestido de chándal y zapatillas de monte, por la lluvia, y con paraguas en ristre, salgo de casa a dar una vuelta por la plaza. Degustaré un par de "Verdejos" y compartiré calle con otros parroquianos. 

sábado, 14 de agosto de 2021

Ella...

 


Mediados de Agosto. Un tórrido calor de verano que no invita a mucha actividad, ni tan siquiera cerebral. Unas ciudades y pueblos medio vacíos. Unos abandonan el suyo y abarrotan el de otros. Un ir y venir que, quiero creer que tiene su razón de ser... Y no solo el bamboleo de ir de aquí para allá cual “pollos sin cabeza”.

(Por si alguien se siente ofendido por el término, sepa que quien esto escribe también saldrá de viaje un día de estos camino de la tierra del pulpo a la gallega, los berberechos y el Ribeiro turbio de tascas antiguas).

Pero mientras tanto y con el ánimo de entretener el tiempo, y puesto que casi todos me pilláis lejos, otra cosa sería poder vernos a la hora del vermut/blancoyfrío y hacer unas risas, propongo que nos contemos algunas… (Iba a escribir “cuitas”, en el sentido de “secretillos”, pero la RAE da unas definiciones que no encajan aquí). Por ello lo dejaremos en… algunas anécdotas o vivencias que puedan contarse.

Y como no serán de “ayer”, en algunos de nosotros, espero que tengamos la libertad, y la gracia, de poder hacerlo.

Expongo mi pregunta:

¿Tuvisteis alguna vez una novia “popotitos”? ¿Lo fuisteis alguna de vosotras? ¿Sería posible contar con alguna fotografía de “ella”? Y ya puestos a pedir, y solo por animar el patio, ¿podrías exponer también la del “partener” correspondiente de entonces? ¡O sea, la tuya, la de quien esto está leyendo ahora!

¿Sí?… Para mañana es tarde!

domingo, 8 de agosto de 2021

«mil veces ciento, cien mil».

 


Había una vez una “banda” de escritores prolíficos que emborronaban cuartillas sin fin… Leían de casi todo, y opinaban/comentaban de lo escrito y por escribir! Era una banda dinámica, creativa, atrevida y, diría, simpática… Casi todo eran parabienes, felicitaciones, “avanti a toda vela muchach@s”… ¡El Cervantes (premio) es vuestro!

Pero llegó Agosto, y cual banda-da de gorriones sin trigo que llevarse al pico, volaron hacia otros horizontes… Playa, montaña, casa del pueblo, “querida tía Remedios, ya estamos aquí...”, paseos por El Retiro, la Alameda donde jugué de niño, etc.

A algunos se les ve correteando al amanecer por playas semidesiertas sembrando la arena de sombrillas y hamacas… Otros bajo la higuera a media tarde, siesta. Otros con el “fino” sobre la barra del bar degustando los pescaítos fritos gaditanos. Y, si tienes suerte, compartiendo copa y plato con poetas y fotógrafas tras el Pulitzer. ¡Que no hay que descuidar méritos y reconocimientos!

Y, dada la des-”banda”-da habida, quienes nos hemos quedado a cuidar ciudad, ver el vuelo rasante de las golondrinas, oír la sempiterna copla de la fuente en el viejo parque…

“Fue una clara tarde, triste y soñolienta
tarde de verano. La hiedra asomaba
al muro del parque, negra y polvorienta...
(...)
En el solitario parque, la sonora
copla borbollante del agua cantora
me guió a la fuente. La fuente vertía
sobre el blanco mármol su monotonía.

Antonio Machado.

Pero todo llega y todo pasa, y llegará Septiembre con su nuevo curso por trascender… Y todos, quien más quien menos, ocupará su asiento en el aula de la vida.

“Y todo un coro "infantil"
va cantando la lección:
«mil veces ciento, cien mil;
mil veces mil, un millón».”