martes, 17 de mayo de 2022

bla bla bla bla...

 


Acabo de suprimir de un plumazo, como suele decirse, un escrito que intentaba hilar con la intención de rellenar espacio en el blog… Léase bien, ¡rellenar! Como quien rellena una oquedad con más de lo mismo: hueco. Y ello es posible, en mi caso ahora, por el deseo de teclear, me encanta teclear, sin mucho o nada que decir… Experiencia que no es nueva.

Cierto que me gustaría en estos momentos estar inmerso en un pequeño grupo de amigos, concretamente pienso en varios de los que interactuamos en los blogs, sentados en el salón, entre sillas y sofás calculo que cabemos unos 9 o 10, en alegre disertación sobre el sexo de los ángeles…

Se sobrentiende que como anfitrión aceptable, té, café y picatostes habrá en demasía.

─¿Sexo de los ángeles dice, eso tan manido en conversaciones mil? ¡Pero hombre de Dios, si ya se sabe que los ángeles carecen de sexo!

─Bueno, también se sabe de la insulsez de muchas conversaciones y ahí las tiene usted. Bla bla bla bla…

El mirlo de mis madrugadas, mi amigo sobre la chimenea de la casa de enfrente, que no calla en alegre conversación con algunos otros algo más allá, atenúa en parte esta soledad que alberga este momento…

Soledad ansiada cuando la cacofonía del mundo trata de aturdir la mente, el espíritu y hasta el alma.

¡Trata! No que lo consiga. ¡No a estas alturas de la vida!

¡Allí puede que diluvie!… Y el agua, emocional, discurra con fuerza y desconcierto. Arrastre y deje huella.

¡Aquí, en el valle donde habito, las aguas del río que lo cruza lo hacen en suave recorrido, sin afectar lo más mínimo todo lo que lo rodea, hacia el Océano de la Vida. ¡Hasta el Infinito siempre!

El canto del mirlo, que ya lleva más de una hora acompañándome a través de las ventanas abiertas, confirma la validez de lo escrito.

sábado, 7 de mayo de 2022

...flautista.

Amanece un espléndido día de sol. La taza de té, verde y humeante, descansa a mi izq. La luz entra por un lateral del ventanal del salón e ilumina la pared de enfrente. He repasado las notas que apunté anoche, ya de madrugada antes de ir a la cama, y las he ampliado con alguna otra. ¡Cosas por hacer! Algunas hoy y las demás, ¡Ver venir!

Mientras doy un sorbo mis ojos escapan a la hoja de las notas… ¡Qué heterogéneas son! ¡Cuántas cosas por hacer!

¡Y qué despreocupado talante embarga mi ánimo y momento actual!

De las mil y una circunstancias que preocupan a medio mundo…, y de la media de la otra mitad, aquí nada se oye.

Apenas las suaves notas del flautista de Hamelin, en este caso en alegre carrusel dirigiendo a los más pequeños del lugar al parque de las risas eternas.

lunes, 2 de mayo de 2022

El pozo de Siquem...

 


Llevo días con una frase…, más o menos conocida…, cuya enseñanza no está al alcance de cualquiera…, dándole vueltas en la mente.

¿La publico no la publico?… ¿Es relevante ahora con la que está cayendo en el mundo… Y en la vida particular de tantos?

¿Hay espacio en los espacios que la gente suele conformar para sí mismos, en los que poder relativizar, momentáneamente, las inquietudes, propias y ajenas, que les embargan?

En la tranquilidad del hogar de cada uno, principalmente a estas horas de la mañana, no cabe, no cabría, que el barullo, la confusión, los miedos, las amenazas de toda índole que embargan a la mayor parte de la humanidad, tuviesen cabida.

¿Y ello por qué? Pues porque una cosa es la realidad que el propio mundo representa, sin serlo realmente, y otra la realidad real que siempre es!

─¡Uy uy uy!… Ya empezamos con los «intangibles»…

─Lo que usted llama «intangibles», pudieran ser simples creencias, lastres del “no saber, no creo en ello”, en los que la humanidad se ha ido envolviendo a lo largo de los tiempos.

Y por ”envolviendo” hay que entender los intereses que capas de las sociedades, las predominantes, han ido inculcando, forzando, al resto… Generalmente al «pueblo llano».

¡Vamos con la enseñanza universal de todos los tiempos! Que no hayas oído hablar de ella nunca, que conociéndola no creas en ella, e incluso la rechaces, no hace que ella, ¡esa realidad!, deje de serlo.

Puede que, simplemente, no haya florecido en ti… todavía.

«Las cosas que yo hago vosotros podéis hacer, ¡y mayores cosas aún!» Jesús.

¿Frase hecha para captar discípulos? ¿Enseñanza del momento que ya después no funcionaba? ¿Incapacidad de la iglesia de explicarla, ¡de aceptarla! Cuándo no intereses propios para desvirtuarla?

El caso es que dicha enseñanza, universal y de todos los tiempos, está presente siempre, al alcance de la mano, en cada persona, situación o cosa que exista o pueda existir.

«Y mayores cosas aún»

Si no lo crees posible, no será factible, mientras tanto, en tu vida, tus cosas, las realidades que crees que te envuelven. 

sábado, 23 de abril de 2022

...la Diosa.

Mari, Diosa de la Naturaleza, es la figura principal de la mitología vasaca precristiana.
(Su cueva en lo alto del Anboto)

Ahora mismo hay un silencio sepulcral… Son las 7:23 de la mañana, pero a eso de las seis, empezó a cantar el mirlo como cada mañana a esas horas. Se sitúa en lo alto de alguna antena de tv, tejado, árbol, y desde allí dialoga con su pareja mientras ésta permanece en el nido. Luego ya durante el día, en esta calle mía, no se le oye. Ni a él ni casi a ninguno.

Donde vivía antes, en pleno valle natural de campas, caseríos, ganado, río de la vida que lo cruza, montes, y la cueva de Mari, (diosa de la naturaleza) en la cumbre del Anboto, aquello era un vergel de sinfonías mil.

Apenas nueve minutos de distancia y la vida, en el exterior, es otra historia. Dentro, un tramo más en la evolución personal…

¡Así de simple es la vida!

martes, 19 de abril de 2022

Solo tú crees...

 


Si bien la melodía es más que conocida, hoy es nueva, única, como únicas son las finas gotas de sirimiri que humedecen hoy la tierra del País Vasco. (“calabobos” en Galicia). Simple lluvia en cualquier otra parte…

Lo único real hoy. ahora, en tu vida.

Escucha. Calla, guarda silencio… ¿A quién le importa lo que tengas qué decir ahora?

¿Has visto quiénes interpretan hoy esta melodía? Su juventud, su maestría, su pasión, su arte… Su garantía de futuro. Su siempre.

¡Pues lo que «es» siempre permanece!

Solo tú crees que llegas, naces. Pasas, vives. Y te vas

Para volver a empezar en otro tiempo, en otro cuerpo, cual simple vasija que te sostiene por un tiempo… El que crees que empleas, que pasa, cuando crees que estás de nuevo aquí.

El eco de esta melodía, tal vez, sea quien acompañe a tu madre, otro mañana, al darte a luz...

sábado, 16 de abril de 2022

¡¡EUREKA!!


 

¡Ya he conseguido resolver, en parte, el tema de que los comentarios que dejaba en otros blogs, y que sus autores respondían allí, me lleguen a mi correo. Y... al móvil!

Ha quedado un pequeño residuo "entre estate quieto y ponte bien", pero sin importancia. Una especie de encaje de bolillos: Las entradas las publico desde una dirección de correo, donde no recibo los comentarios, pero leo las entradas, publico en otros blogs e interactúo desde otra.

¡¡Qué sería la vida sin estas gracias!!

¡Tema zanjado!

Abrazos a todos. ¡Nos vamos viendo como siempre!

jueves, 14 de abril de 2022

S.O.S.

 


Desde que me “limpiaron” el ordenador, configurado como “salido de fábrica”, no me llegan a mi correo los comentarios que hago en vuestros blogs…

¡Sí los que dejáis en el mío!

Es decir, si respondéis en vuestros blogs a mis comentarios, no me llegan. Tendría que entrar de nuevo en ellos y buscar esa hipotética respuesta… ¡Y no es fácil!

- Primero porque muchos no lo hacéis, yo no lo hago en el mío.

- Segundo porque de hacerlo, puede que no sea seguido, sino en otros días.

- Lo que supondría un “pollo” estar mirando cada día los blogs a ver si… a ver no!

He planteado en el Foro de Blogger este tema y espero alguna indicación. ¡Veremos!

Mientras tanto he activado la opción de responderos en mi blog debajo de vuestros comentarios. Si ahí escribís, estaremos en contacto. De lo contrario…

¿Qué hora es? ¡Manzanas traigo!

Me aburre esta situación a la que le presto más tiempo del deseado. Hoy mismo, algunas horas de pruebas…

Y ni qué decir si alguien conoce la forma de resolver esta cuestión! ¡Bienvenidos!

Abrazos a todos. Por aquí andaré!

viernes, 8 de abril de 2022

sábado, 2 de abril de 2022

par aguas


 Té en mano observo cómo los copos de nieve van cubriendo aceras, coches, árboles, y los tejados de las casas que tengo enfrente de la mía. ¡Invierno en primavera! O lo que es lo mismo, la Naturaleza se expresa a sí misma… libre. Y no sujeta a condicionamientos humanos… de calzador!

La primavera empieza en Marzo, la primavera termina en Mayo.

La voz de Nana Mouskouri acompaña este momento. La única realidad aquí, en mi entorno, mi hogar, en mí. ¡Nada más hay! (Tampoco hay maldito invierno ni odioso vendaval. ¡La Naturaleza es!)

Ahora bien, si enciendo la tv, abro el periódico, pongo la atención en lo que no está aquí, en lo que no es, cosa que no hago, entonces el mundo sería otro… ¡El de los otros!

Que si bien sé que tiene una cierta realidad, como reales han sido los sueños de millones de personas esta noche, también sé con igual certeza que muchos ya han despertado…

Entonces, ¿dónde queda el miedo, la incertidumbre, la angustia vivida en la trama creada por la mente durante un breve espacio de tiempo, hoy?

Mañana puede ser de risas desbordantes… Con la misma relevancia real que la habida esta noche.

Cierto es que si llueve y sales a la calle, es aconsejable que abras el paraguas. Pero llevarlo colgado del brazo, mental o emocionalmente, por si las moscas llueve allá o acullá (donde tú no estás), suele resultar incómodo… Cuando no, ¡desvirtúa la realidad!

domingo, 27 de marzo de 2022

¡Mañana tranquila!

 

Txistu y tanboril.

Más allá de una excelente mañana de domingo, soleada y con buena temperatura, con música de txistu y tanboril en la plaza del pueblo, que llega hasta nosotros, no mucho más tengo para compartir…

Justo en estos momentos cierro la última carpeta de obligaciones administrativas, que me ha mantenido entretenido estos últimos días y reconozco que por ello no tengo todavía liberada la mente para exponer nada más!


Voy leyendo vuestros blogs y engarzando con la tertulia…


¡Vamos allá!


PD: Dentro de una hora andaré por la calle. Quien se anime a venir por estos lares, invitado queda a txakoli de Gipuzkoa!

jueves, 17 de marzo de 2022

¿Compasión?... ¡Sí, gracias!

 


Llevo unos días algo alejado del blog por motivos de trabajar, más intensamente, en otra de mis ocupaciones “administrativas”. Y podría seguir algunos días más…, pues “administrativas” haberlas hailas. Pero…

Tengo la suerte de que si no se hacen hoy, o mañana, ya se harán! Trabajar bajo un poco de presión, cuando llega el caso, ¡anima!

Soy partidario, como señala Joaquín, de que sean las instituciones, que somos todos, las que, principalmente en casos como el de Ucrania, organicen, dirijan y lleven a efecto toda la ayuda y logística que la situación requiera. En estos momentos, el gobierno nacional, europeo, EEUU, etc.

Pero he encontrado en esta circunstancia de ayuda al necesitado, la razón de motivar a mis dos nietas.

¿Está preparada nuestra niñez, nuestra juventud, e incluso otras edades en responder con empatía, con compasión, con natural determinación ante situaciones humanas de terceros?… ¿Ante, incluso, de las propias, familiarmente hablando… el día de mañana? ¿Tú, yo?

Han respondido adecuadamente a la iniciativa de ayudar a Ucrania.


jueves, 10 de marzo de 2022

"quetepillo"

 


Una llamada al móvil poco antes de que sonase mi propia alarma para levantarme, 6:40…

─Aitite (abuelo) ¿puedes venir a buscarme?… Es que no me da tiempo a coger el autobús y tengo examen a primera hora. Y ama me dice que está cansada y no se levanta…

Según iba hacia su casa por el valle observé, anochecido todavía, un ternero de color negro pastando ya en las campas de un caserío. Y a la vuelta, camino del autobús, y en una ladera de un monte próximo, todo un rebaño de ovejas tumbadas todavía sobre la hierba… Amanecía.

Y ya habiendo dejado a mi nieta mayor, 18 años, junto a su prima Itzal, en la parada del otro autobús que las acercaría a su ikastola “escuela", seguí camino de mi casa.

Un pensamiento llegó…

- ¿Estará lloviendo ahora en alguna parte del mundo?… Seguro que sí!

- ¿Diluviando?… ¡Muy probablemente!

Sorteé unas obras en la carretera de una próxima rotonda que facilitará el tráfico en ese punto y seguí mi camino… Un suave sirimiri (fina lluvia) jugaba con mis limpiaparabrisas al “quetepillo”…

Recordé el infierno del norte. Y sin que ni una sola imagen de ello me transportase allí, ¡lo que es, es!, supe que la mejor ayuda que puede prestarse es la que, material y personalmente, cada persona puede hacer.

¡¡Hacer!! ¡No lamentar!

El humeante té de cada mañana estaba ya sobre la mesa al cruzar el umbral de mi casa.

jueves, 3 de marzo de 2022

...ya de niño.

 


Paseando por el parque que ya de niño le vio correr, entre setos y alrededor de la fuente…

La fuente cantaba: ¿Te recuerda, hermano,
un sueño lejano mi canto presente?
Fue una tarde lenta del lento verano.

Respondí a la fuente:
No recuerdo, hermana,
mas sé que tu copla presente es lejana.” (Machado)

Oyó el sonido de una flauta proveniente de la umbría…

Notó como aquellas notas, suaves y cadenciosas, producían en su ánimo bálsamo… Y se paró a escuchar.

La flauta seguía vertiendo… El mirlo guardó silencio. Y hasta la fuente silenció su canto.

Un pensamiento llegó hasta él.

¿Quién es capaz de emitir estas notas de vida? ¿La caña que forma la flauta. El aire que la atraviesa. El que sopla a través de ella?… ¿O soy yo, hoy, quien procesa todo esto?

martes, 1 de marzo de 2022

Juan L. Trujillo.


En el apartado Agradecimientos del blog de Juan L. Trujillo, espacio en el que el buen amigo Juan suele dedicar tema a quienes hemos compartido, seguimos compartiendo, aprecio y presencia en su blog, ahora me ha tocado a mí a través de su poema. Muchas gracias Juan.

Buenos días amigo Juan. Sorpresa y placer saber de ti. Si bien siempre presente en tus textos.

Certera reflexión de una realidad, hoy, esbozada ya en aquel aciago 23 de Febrero… Si bien la “consolidada” democracia y pertenencia a una Europa unida, desbarató los sueños golpistas de los uniformes… (Y puede que no solo de los “uniformes”)

Valoro tus palabras de voz herida por una realidad, hoy, que esperemos que el mundo sea capaz de neutralizar.

Gran abrazo Juan L. Trujillo.”

Ernesto.

http://juanltrujillo.blogspot.com/2022/02/contando-arrugas-agradecimientos_27.html

jueves, 24 de febrero de 2022

ESO

 


Ante el interrogante que muchas personas se plantean sobre: ¿Quiénes somos? ¿Cuál es nuestra función aquí? ¿Para qué hemos venido? Y la dificultad de responderse, suele surgir la respuesta de que puede que cada persona tenga la suya particular. Dando por sentado que no hay una sola Realidad que abarque por si misma la cuestión.

Una montaña tiene una sola cima. (realidad). Caminos (respuestas) para llegar a ella, ¡múltiples!

¿Una?... ¿Múltiples formas de percibirla?… Y una vez «percibida», (quien la perciba), ¿cómo alcanzarla, hacerla realidad en nuestras vidas?

Sin nada que pretender enseñar a nadie, pero con un canto propio que expresar hoy, tal cual he oído este amanecer al petirrojo cantar, diré:

¡TÚ YA ERES ESO! ¡La Realidad Absoluta!

¡El sueño en el que transitas, te la mantiene velada!

Aquel Maestro que vino a enseñar a la humanidad, de entonces y siempre, dijo:

¡Conoced la Verdad y ella os hará libres!

¡Buscad y hallareis!

El camino está marcado. Buscar parece la llave… Hallar, el resultado.

_______________._______________

¡No hay connotación religiosa alguna en estas palabras!

Sí están encuadradas en la sabiduría perenne.

domingo, 20 de febrero de 2022

¡Qué rica!

 


Hoy no hay mucho que decir… ¡Gracias a Dios! Pues dejar la mente en suspenso de vez en cuando, ¡miel sobre hojuelas!

Lo que no quiere decir que el día vaya transcurriendo sin alicientes varios.

- Cumpleaños de la nieta pequeña. Once años. Toda una jovencita guapa, resuelta e inteligente.

- Mediar entre dos partes para que una consiga que la otra le alquile un piso.

- Presentarme y dar la bienvenida a una joven que lleva tres días limpiando un local cerca del portal de mi casa, por dentro y fuera, y a la que hoy descubro pintando con rodillo sus paredes internas. (Cosa impensable por mi parte…)

- Llevar a la “peque” la tarta que le ha hecho su amama (abuela), y en cuya superficie figuran en chocolate blanco las palabras:

ZORIONAK (felicidades) ZIARA.

¡Y ya! El deber me llama. Cierro y salimos!

Chao. Abrazos.

domingo, 13 de febrero de 2022

...tres generaciones.


De reflexiones va servido el día… ¡Y la vida!

Por ello hoy toca, simplemente, constatar, vivir, el espléndido y soleado día que hace.

Y de paso saborear un frío txakolí de Gipuzkoa.

Y, cómo no, estrechar en los brazos a esos tres soles que tenemos por nietas e hija.

jueves, 10 de febrero de 2022

¡Usted sí!

 

1950... ¡Tal cual!

Anteayer tuve una idea genial para compartir un pequeño texto… Hoy, a las siete de la mañana y delante de la pantalla, no recuerdo de qué era. Pensé en tomar algún apunte, unas palabras que lo mantuviesen vigente… Pues esto ya lo he vivido antes. Pero no lo hice. Y no lo hice conscientemente. No soy de enlatar nada por si el día de mañana…

Si llega ese día, me valdré de lo que tenga a la mano. Lo que quiera que sea. ¡No soy de conservas!

¿Puedes conservar una amapola al final del verano? ¡Pues igual! No hay amapolas pero sí hojas rojas, ocres, amarillas, en su proceso otoñal. Tampoco suenan los clarines navideños… Solo otoño. Solo la realidad, el día amanecido, el instante… ¡Nada más hay!

Hoy, primavera!

Puedes construir ayeres y mañanas. ¡Soñar! Pero ten presente algo fundamental. Para poder soñar has de estar “dormido”.

─Bueno, no hace falta ser tan estricto… También se puede soñar despierto.

─No lo crea. Lo que llama soñar despierto no es más que un instante de realidad que ha perdido por echar la vista atrás.

─¿Y los recuerdos, y esa fotografía de mis abuelos colgada en la pared de la casa del pueblo?

─¿Se refiere a esa que el paso de los años ha tintado de color «sepia»? ¡Usted mismo! Cuando se hizo, salió en blanco y negro. Hoy la pátina del tiempo la ha cubierto de irrealidad…

Ellos no están. ¡Usted sí!

_______________._______________

Si bien el texto puede parecer algo frío y distante, no deja de ser la expresión de su propio momento real, ¡ahora!

Ya después a la hora de tomar los dos o tres blancos fríos, a eso de las 12:45, como los que se tomaba mi abuelo en la bodega La Rosa de Noia, puede que el relato de la vida que cantemos sea otro...

¡Pero siempre será su propio instante!

_______________._______________

viernes, 4 de febrero de 2022

¡jamás retrocede!

 


La voz de Loreena McKennit, su música, templa el ánimo esta mañana... O, tal vez, hace juego con él, pues éste, el ánimo, es previo a pulsar la tecla de su melodía...

¿La música amansa a las fieras? ¡Reza el dicho popular!

Más que la música en sí, y más que amansar, puede que sí sea el sonido el que condicione el instante.

La voz de una madre susurrando palabras dulces a su bebé. Las de dos enamorados. La brisa del atardecer sobre los abedules del parque. La Tramontana, frío viento del Noreste, barriendo las islas en las que nací. El canto del petirrojo, mirlo, malviz en la incipiente primavera... Los mismos al finalizar el otoño... El suave batir de las olas en la playa de Les Figueretes... 

Tengo la impresión de que esto que escribo ahora no hace mucho que ya lo hice... ¿Recurrente el tema. Recurrente el ánimo? ¿No hay nada más de qué escribir, compartir?

¿Es la noria de la vida dando vueltas y vueltas sin fin, pareciendo que se mueve, avanza, ¡jamás retrocede!, pero siempre estática en el mismo punto? ¿Tal vez en ese presente/continuo, que diría una amiga mía?

Acabo de ponerme la segunda media taza de té. Que últimamente parece que no calculo bien y siempre me sobran esos últimos sorbos del elixir de las mañanas...

domingo, 30 de enero de 2022

¿Fue ella quién me vio?

 


Cuatro de la madrugada. Sin sueño… Tras haberme quedado dormido en el sofá unas tres horas. ¡Un regalo! Sueño y sofá, desde luego.

Miro por los cristales de la ventana y veo una noche tranquila, silenciosa… Algo blancuzca en mi calle por esta nueva iluminación de las farolas con bombillas LED. De menor consumo pero que va terminando con ese color amarillento de las bombillas de siempre que daba aquel entrañable encanto a las ciudades. Y no digamos a los pueblos antiguos.

De nuestros viajes de regreso de Barcelona, también de madrugada tras haber pasado el día comprando género para nuestras tiendas de ropa, ¡años ha!, nos resultaba muy acogedor circunvalar el pueblo de Otxandio, Bizkaia, envuelto en su casi sempiterna niebla y esas luces amarillas que traducían “hogar”.

Preparándome este primer té del día y habiendo visto la noche poco antes… ¿O fue ella quien me vio a mí? Me ha venido al pensamiento qué cuál es realmente la realidad de la vida, de las cosas, de todo…

¿Lo que vemos, sentimos, en lo que estamos, compartimos con otros? ¿Hay “otros”?

Realidad!

Contaría unos diez años cuando en mi Ibiza natal y viendo caer una tromba de agua sobre los campos secos del verano, refugiado en mi casa pero viendo llover desde la puerta trasera abierta, miré hacia la derecha… Había otras cuatro casas más. Apenas se vislumbraba la última tras la cortina de agua… Un pensamiento se hizo hueco en mí.

¿Estará lloviendo a la vuelta de esa casa, donde no veo? ¡Y pensé que tal vez no!

¿Mi primer encuentro con la “realidad”?

Mi nieta Ziara, 10 años, me contaba hace unos días un sueño que había tenido.

─Aitite (abuelo), he soñado que nuestras vidas son como… si viviésemos unas películas diferentes. Morimos pero después volvemos. Solo que ya diferentes… Y eso me ha hecho perder el miedo a la muerte.

No cabría negar que fuera de estas paredes se están produciendo mil y un acontecimientos, millones de millones, denominados “realidades”. Pero… ¿Es real eso? ¿Son reales ellos y quienes son “testigos” de ellos?

¡Aquí no está sucediendo nada! ¿Sucede lo mismo en el “aquí” de los “otros”?

¿Quién lo “atestigua” ahora mismo?

miércoles, 26 de enero de 2022

hojarasca!

 


El pequeño caracol que se instaló hace días tras los barrotes de la barandilla de una de nuestras ventanas, sigue ahí! Sin hambre, sin miedo a las alturas, sin compromiso alguno, durmiendo plácidamente el “sueño de los justos”, y viendo pasar el mundo… Hasta que su reloj biológico le indique otra cosa.

Y acorde también con el excelente día que hace, luminoso sol y cielo azul de Castilla La Vieja, sopla un frío Cierzo que, proveniente de sabe Dios donde, arrastra las hojas muertas. Que cumplida su función, exigua presencia, revolotean confusas y apelotonadas tras los sones imaginarios de flautista de Hamelin cualquiera.

_______________._______________

He cambiado la música del blog. 

Esta va más en consonancia con la "marcha marcha" del día de hoy!

¡¡Súmate!!

_______________._______________

jueves, 20 de enero de 2022

...corre corre que te pillo.


Los regalos que solemos/deberíamos hacer creo que tienen que tener una condición indispensable. Si no es así es mejor dejarlos correr…

Dicha indispensabilidad radica en el simple hecho de que “debe” ser grato, necesario, deseable, etc., para la persona a la que se lo vamos a regalar. Sea en Reyes, su cumpleaños, “hoy quiero hacerlo”, etc.

Si no cumpliese todas esas circunstancias para quien lo va a recibir, o su mayor parte, cabe que por lo menos no vaya envuelto en el colorido papel y lazo de:

- Primero te nombran ganador de un premio.

- Después te piden que pases por “casa” a recoger dicho premio. (Que ni idea tenías de merecer nada por lo que te gusta hacer).

- Cuando, por educación más que por necesidad propia, “recoges” la “vaina” que alguien ha creado para ti, piensas: ¿y dónde carajo pongo yo esto ahora?

En la vida real de cada día quien más quien menos ha recibido algún regalo, varios, muchos, que no acaban de “encajarle”. “No es mi talla, no me gusta el color, ¡madre mía!, qué cosas regala la gente”, etc. Pero bueno, la cosa no tiene mayor relevancia. Se cambia o se guarda en el desván.

El compromiso surge cuando el “premio” y quien te lo regala tiene, casi siempre, una sola condición: ¡lucir a quien lo hace!

¡Dicha persona te lo regala a ti para que seas tú quien lo “luzca”. Bien en tu espacio, bien en tu casa, bien en la ventana… a la vista de todos, etc.

Y si además dicho premio/regalado tiene vida propia, sean luces cegadoras, flashes de mil colores, saltos, “corre corre que te pillo”, ya la cosa puede resultar surrealista.

Hace poco les comentaba a tres autoras de un blog de reciente incorporación al mío, que resultaba molesto que cierto elemento “regalado”, tras el preceptivo “premio”, estuviese dando saltos a la derecha justo a la misma altura en su blog donde ellas publicaban… y yo, y otros más, intentábamos leerlas.

Bastaba que hubiesen colocado dicho “saltarín”, y de gran tamaño por cierto, algo más abajo de donde quedaban publicados sus trabajos.

El muñeco quedó donde estaba, inapropiadamente, pues no se atrevieron a bajarlo por “no molestar a quien se lo había regalado”.

¡Ahí dejamos la relación!

sábado, 15 de enero de 2022

col i flor.

 

El dedo no es mío...

Un pequeño caracol llegado en una coliflor cultivada sin química en las huertas del valle, apareció un día entre sus hojas al ir a limpiarla bajo el grifo. No era el primero. Y como a los anteriores, se le dejó sobre la barandilla exterior de la verja que protege una de las ventanas de la casa, un segundo piso.

Los otros desaparecieron al cabo de unas horas pared arriba pared abajo… Pero este diminuto se bajó por los barrotes y se instaló tras uno de ellos. Le vemos cuando nos asomamos a la ventana, pero a él no le ve ningún pájaro que pudiese comérselo.

A fuerza de tenerle como “huesped”, silencioso e impasible eso sí, he empezado a considerarle “sabio”… Bueno, no sabría decir si él es el “invitado” o nos ha “adoptado” a nosotros.

Le observo, o más bien le sé ahí siempre sin inmutarse. No tiene en cuenta, no parece, el día de la semana que es. Tampoco parece preocuparle el tiempo, ni el que hace ni el que pasa. El devenir social, la ebullición política, las derivas económicas, el precio del pan, las audiencias de la tv, los millones de seguidores de los "youtuber", etc. Nada de lo que sucede fuera de su concha parece afectarle.

Y me pregunto, más allá de la simpleza de cuestionar el mundo a través de un pequeño caracol durmiente, si no es el ser humano el que se complica en exceso su vida.

sábado, 8 de enero de 2022

¿Título para esto?...



 Algunas de las dificultades que se suelen encontrar en el día a día, la vida incluso, pueden estar motivadas por el tipo de actitud que hemos decidido utilizar. No siempre la más acertada.

Esto de contar con la herramienta inadecuada" es más común de lo que quisiéramos reconocer. Y por ello el resultado de su utilización no suele producir la satisfacción esperada.

Hay una enseñanza de la sabiduría perenne que viene a significar lo mismo:

“Si sales a la calle con un escudo protector, acabará apareciendo la lanza que hace juego con ello.”

Si vas por la vida con una actitud tensa, de enfrentamiento o defensa con lo/los que te rodea/rodean, es muy posible que acabes recogiendo frutos de similar condición. (No necesariamente en ese momento y circunstancias)

- Dicho de otra manera: ¡Dónde pones su atención (conciencia), en eso te conviertes!

- Si señalas a algo o a alguien con un dedo de tu mano, ello traerá consecuencias… ¿El resultado de éstas? ¡Parecido al que empleaste... en tu conciencia!

Ser conscientes de esto, evitar actitudes nuestras que puedan provocar malestar gratuito, propio o ajeno, tratar de mantener la actitud adecuada, natural, simple, del buen hacer, no significa que vayamos por la vida con la sonrisa beatífica, cuando no bobalicona, plastificada en la cara.

¡La vida, realmente, es otra historia diferente a la que, en su mayor parte, tendemos a crear-nos!

¡Si siembras bien, recogerás mejor! ¡¡Y funciona!!

Una carta pendiente de escribir a cierto médico de la Cruz Roja, cuyo trato debió ser mejorable, al que otro médico me derivó tras su consulta, escribiré! Pero ya la intencionalidad primera, las palabras que surgieron, la carga emotiva, será otra.

¡No necesito escudo protector! ¡¡No aparecerá, pues, lanza alguna en lontananza!!

domingo, 2 de enero de 2022

Oráculo 2022.

 Son varias las personas que, conscientes o no, vaticinan/esperan un 2022 similar, cuando no inferior, al 2021. Por lo menos verbalmente. En este mundo de blogs algunos así se expresan. Y puesto que nos conocemos casi todos, puede decirse que quinceañeros, ¡ninguno!

Por ello, pues, la mayoría con la vida resuelta, laboral y económicamente, y ya en otros aspectos, ¡cada quién! Todo por otra parte, ¡natural!

Sirva esta introducción para preparar el contexto en el que recibir el Oráculo para 2022.

Y para ello nada mejor que un exponente, real, adecuado y determinado, de lo que representa 2022. ¡Futuro!

Que no quiere decir que quien no reúna las condiciones del “tal exponente”, no tenga futuro. ¡Al contrario! ¡El futuro siempre está presente. Y en todo y en todos! Suele encontrarse en el instante siguiente al aquí y ahora.

Permitidme presentaros a la exponente natural de esta historia. También la vuestra. Pues si bien es cierto que ayer no “anunciasteis ventanas”, y hoy ya no es el caso, el mañana es tan suyo como nuestro!

Con una diferencia fundamental. El suyo es real y determinado. ¡Toda una vida por delante! Ese crearlo o ver venir tintado de posibilidades mil.

Y el de algunos, por sus obras los conoceréis, (bíblico), algo emborronado por… ¿cómo decir?

¡La protagonista del Oráculo!… Del 2022 y de los siguientes 80/90 años!!



Se llama Ziara. Cumplirá 11 años en Febrero. Y es mi nieta pequeña.

Encontró una publicidad de ventanas en el buzón y "montó" una mini empresa. 
Tiene una mesa junto a los ventanales del salón en la que desarrolla, con una capacidad sorprendente, alquileres y ventas de pisos y locales, (lo que me oye), y tratamientos de logopedia
No hay más que oírla hablar con sus clientes... 

martes, 28 de diciembre de 2021

...¡no sé cómo!

 

Si bien la fotografía es de 1880, yo corría tras un aro parecido en 1956, y en pantalón corto.

P. ¿Cómo accionar en los chicos en el siglo XXI el interruptor del asombro?

R. A través de algo tan supuestamente anticuado como la presencia y la palabra. Lo que pasa es que están tan acostumbrados a la velocidad, a los videojuegos y a lo virtual, que a veces es una batalla perdida.

https://elpais.com/educacion/2021-12-22/antes-nos-daban-de-tortas-nuestros-padres-y-ahora-nuestros-hijos.html

“El escritor, traductor y profesor de Filosofía Ernesto Calabuig alerta sobre el desencanto de los jóvenes, el peligro de creer que tienen todos los derechos y la necesidad de la reflexión y el largo plazo.”

_______________._______________

Si bien estas referencias pueden parecer algo “catastrofistas”, puedo asegurar que en su amplio conjunto, la entrevista resulta de interés y bastante certera en sus análisis.

La palabra “asombro” encierra, a mi entender, un amplio abanico de conceptos y posibilidades que, muchos entenderán como irrecuperables en la juventud, adolescencia y hasta niñez avanzada.

Y es ahí donde entraría en juego esa “presencia” y “palabra” de los adultos.

Padres, familia, escuela, entorno social, instituciones, métodos y objetivos, etc.

¿Estamos preparados para ello?

Cierto es que la velocidad, los videojuegos y lo virtual, están presentes en ellos. Como lo está en una gran parte de la sociedad… La que en cierto sentido es, debiera ser, la responsable de esa “presencia” y “palabra” en los jóvenes.

¿Es, somos, los adultos la pescadilla que se muerde la cola… del “debiera hacer”, algo, "pero no sé cómo”?

Observo a mi alrededor, calle, familias, entorno, mucho buen hacer, también confusión. Y, en parte también, confusión en los menores, sus comportamientos, juegos, valores, etc. Y sé que ello se debe principalmente a los adultos que los rodean… A gran parte del mundo de los adultos, y parte de sus valores actuales.

Empieza un nuevo año. ¿Vamos a repetir la historia?

(Aclaro que si bien me llamo Ernesto, mi apellido no es Calabuig)

lunes, 27 de diciembre de 2021

Los cien mil hijos...

 

Eivissa.

a.- Que la vida juega siempre con su propio ritmo sin tener en cuenta el del sujeto en cuestión, ¡resulta incuestionable!

b.- Que en ocasiones, muchas, ambos ritmos jueguen a la par, vida y sujeto, ¡sin duda!

c.- Y que en otras muchas, las más, el sujeto, tú, yo, crea ser él el artífice del ritmo en el que se desarrollan las cosas. ¡Quien esté libre de lo contrario tire la primera piedra!

Decía en la entrada anterior que el Olentzero me había traído como regalo de Navidad tres cuartillas en blanco… Espero rellenarlas y hacérselas llegar a sus destinatarias! ¡Espero!”

Pero ya parte de los comentarios habidos tras esta lectura, abogaban por: Respecto a tu regalo, me hace ilusión, así te leeré lo que vayas escribiendo.

- Felices fiestas Ernesto, espero estar a medida que vayas llenando de letras esas hojas en blanco y compartir.

- a ver que tal se dan esas cuartillas en blanco. Feliz 2022

Si bien no todos abogan por leer lo que las cuartillas vayan a decir, la fuerza de los que sí me inclina a compartir-las.

Una de ellas, la primera, iba destinada a mi nieta Naia, 17 años, motivos había… Pero durante la comida de Navidad, la Vida se encargó de escribirla directamente entre ambos. O por lo menos en un alto porcentaje… Quedándome a mí tres o cuatro renglones por rellenar. ¡Será en unos días!

La segunda era para su madre, mi hija. Aquí he de señalar que la Vida, ese día, solo completó poco más de un tercio. ¡Queda, pues, trabajo por hacer!

Y ya la tercera… se queda sin escribir. La destinataria es una persona, prima mía, a la que conocí cuando tendría unos 8 o 9 años. La vi esa única vez y nunca más… Hasta que sesenta años después otra prima me habló de ella. La llamé, me presenté… Muy contenta de contactar con parte de la familia. Muy amable, cariñosa. Nos ofreció su casa, vive en Mallorca, cuando quiera que fuésemos. Y ahí se inició una comunicación muy grata. Mails, whatsapp, móvil. Me puso al día de quién es quién en la familia ibicenca.

Cumpleaños, navidades, llamadas… Hasta que el año pasado me envió por estas fechas un vídeo de Eivissa. ¡Solo! Y además reenviado… Y además sin una sola palabra… Es decir, coges un vídeo, que te ha llegado por la red, y se lo envías a los “cien mil hijos de san Luis” que tienes en el listado de contactos. ¡No respondí!

¿Navidades de 2021?… Tal cual la misma historia. Reenviado, sin palabra personal alguna… ¡No he respondido!

sábado, 25 de diciembre de 2021

...en blanco!

 


Esta Nochebuena tan peculiar, peculiar toda la fiesta de Navidad en sí, “peculiar” uno mismo en relación a todo ello y, sin duda, algunas peculiaridades mas en la vida de algunos, presentes incluso aquí, y que cada quien sabrá ponerles nombre, a lo peculiar digo no al personaje, hace que la vida hoy transcurra tan distinta a las Navidades de los ayeres.  

"Ayer" se conmemoraba en estos días el recuerdo del niño aquel que, decían, nació por estas fechas… Belenes de musgo natural y ríos hechos de papel de plata sacados de las chocolatinas, pastores, corderos y gallinas, una cuadra por techo, buey y asno, oro, incienso y mirra traídos desde Oriente…, conformaban aquellas fiestas nuestras.

Nuestras, de los niños que éramos… Sin ser conscientes si los adultos de entonces, hoy nosotros, las vivían igual. Con aquella despreocupación y alegría infantil.

¿Tienen hoy, las niñas, niños y jóvenes, aquella alegría y despreocupación que nos embargaba? ¿Aquel día a día que, quiero creer, envolvía todo el ambiente navideño? ¡Y que no dejaría de ser un cierto reflejo del ambiente general que se vivía en este país!

Quiero creer en aquel ayer… Siendo consciente de que no todo tiempo pasado fue mejor.

Cambiando de tema. Aquí en el País Vasco existe el Olentzero. El “Carbonero”, figura mitológica que se desliza por las chimeneas en Nochebuena para traer juguetes a los niños y regalos al resto…

Este año me ha traído tres cuartillas en blanco… Espero rellenarlas y hacérselas llegar a sus destinatarias! ¡Espero!