domingo, 25 de septiembre de 2022

El inevitable otoño...

 

Alejandra Römer.

¡Bienvenido el otoño! El de las 4 estaciones, general para todos. Y el personal e intransferible cronológico de cada quien… Al que le haya llegado.

Cada uno, cada etapa, con sus circunstancias. Si las aceptas, si te adaptas a ellas, la vida fluirá con relativa calma…

“Hay un Orden y un ordencito”. Decía un amigo años ha. A según quien le comentaba que en su vida había problemas…

Y a otros, por causas parecidas y simplificando las respuestas, les argumentaba: “Tú vas en piragua. Yo en yate”.

He de señalar que mi amigo, un bendito de Dios, sabía de qué hablaba.

Si vives en concordancia con el “Orden”, trataba de señalar, es como si fueses en yate. Sinónimo de viajar tranquilo, sin esfuerzo, sin mayores preocupaciones… ¡Hay quien se encarga de, casi, todo!

¡La vida es otra historia! A diferencia de viajar en piragua.

El “ordencito” personal. El que tú mismo de alguna manera construyes… Y luego te lamentas de tener que ir remando de aquí para allá. Expuesto a las corrientes… de la vida. Sin meta establecida, o por lo menos sin atisbarla con claridad...

miércoles, 14 de septiembre de 2022

Lontananza.



"Abrazos, Ernesto... "la lontananza" ¿eso qué es? ¿existe?" 😂

Nuestro buen amigo Enrique Tárraga me pregunta con cierta ironía, venida a cuento, que qué es eso de “lontananza”.

Y leo en Internet:

LONTANANZA:

    Parte más alejada de un lugar.

    "divisaron, en la más brumosa lontananza, el mar"

Viene a juego dicha palabra, realidad, como respuesta mía en el sentido de que “en mi lontananza no hay nada determinado.” (Léase: en mi futuro no hay nada determinado).

Es normal, hasta cierto punto, que muchas personas piensen que en la lontananza de sus vidas, eso que confunden con su futuro irremediable, pueden o van a experimentar situaciones desagradables… ¡No necesariamente!

Si hoy, ahora, en este instante, nada hay en ti tintado de esa circunstancia, ¿a qué temer lo que no está escrito en tu vida?… Y puede que ni tan siquiera pluma haya para hacerlo.

¡Temer! Ofrecer un fuerte sentimiento hacia algo, no necesariamente hará que aparezca… Pero la sola sombra que se crea, amarga la existencia.

Si hoy es miércoles y hace sol, deja el paraguas en casa. Lo que vaya a suceder el finde, no te concierne… hoy.

sábado, 10 de septiembre de 2022

Trigales de Castilla.

 


Una mañana preciosa, cielo azul de Castilla. Buena temperatura. Mi segundo té en la mano en vez del “Verdejo” del mediodía.

Ya por la hora que es no voy a salir a dar una vuelta. Y celebrar todo lo que hubiese que celebrar, si se diese el caso de que llevase la cuenta. ¡Qué no lo es!

Con la misma seguridad que sé que en primavera florecen los campos, sé que las cosas suceden…

“Lo que sucederá no lo podemos evitar. Y lo que no sucederá no lo podemos forzar. Todo sucede porque ha de suceder”.

Sabia enseñanza del anciano abuelo en la obra literaria “El Maestro”. ─La búsqueda del tesoro de la vida─. De Chao-Hsiu-Chen.

martes, 6 de septiembre de 2022

la "aguja".

 

Aventando la paja.

Podría dejar esta hoja en blanco sin ningún reparo. ¡Veré si lo hago!

Tal vez la ausencia de palabras, texto, algo que decir, pudiera motivar en quien acceda a ella su propio guion… Para el día de hoy y, quién sabe, los siguientes pasos y decisiones por venir.

La vida es un instante. Cierto que uno tras otro, por llamarlo de alguna manera. Pues en realidad no hay más que éste. Tu aquí y ahora.

El anterior no está. Y el siguiente tampoco. ¡Solo éste!

Dicen que no es fácil encontrar una aguja en un pajar. Y tienen razón. La clave, natural, sencilla, única, es aventar dicha paja con la finalidad de que solo quede la aguja. ¡Tú!

¿Da vértigo la cosa esa de aventar toda la paja que te rodea, envuelve, disfraza, oculta tu propia y única esencia haciéndote creer que todo ello eres tú?

Lo dijo Aquél: ¡Estáis en el mundo pero no sois del mundo! (Jesús)

¡Alguien está equivocado!... ¿Lo estaba/está Él?

¿O lo está el personaje de paja envuelto en guion mundano... sin meta definida?

_______________._______________

    Simple juego de palabras. Ya lo digo al principio, hoja en blanco.

_______________._______________

miércoles, 31 de agosto de 2022

El "intérprete"...

 

Fernando Pena. Acuarela.

 A una amiga mía sus hijas le han regalado hace unos meses un perro. Si no de pedigrí , sí de cierta “estampa”. Ahora están ambos de vacaciones en casa de campo. De las de antes, de herencia familiar, de planta baja, primer piso, desván. De prados que la bordean, árboles frutales, vallas entre vecinos, lago y río al alcance de la mano, etc. Enclavada en una pequeña aldea. Y ésta a su vez en un archipiélago de aldeas de mayor o menor concurrencia.

El perro. West. Inteligente, cultivado, de cierto porte ya al margen de su juventud.

Cuando mi amiga se sienta a escribir en el ordenador, West se sube a la silla más cercana. Y no digo que no le quite ojo a la pantalla, claro que no, pero ahí permanece quieto, como a la expectativa de algo…

La inteligencia, y sobre todo el “arte” que ha adquirido en interpretar el lenguaje de los humanos, se pone de manifiesto cuando le dicen: “vamos a bañarte”…

Hay que verle correr escaleras arriba…, y sacarle de debajo de la cama!

_______________._______________

Este relato, veraz en todos sus términos, he conseguido hilvanarlo entre interminables carcajadas... Contagiando a su vez a quienes tenía a mi alrededor.

domingo, 28 de agosto de 2022

¿titiriteros?

 


"La canción del verano el hogar me recuerda
Y el verdor de las hojas…”

Así cantaba el Dúo Dinámico en 1961, Las hojas verdes. Nosotros contábamos esos 13/15 años de entonces. 60 años antes…

Hoy, 60 años después, más que la canción del verano lo que se oye es la canción del otoño… Otoño personal. Otoño social… Otoño mundial…

Pareciera que estamos inmersos en un cambio de ciclo a todos los niveles. Y ello, sin duda, ha de producir vértigo, cuando menos, si no incertidumbre e inquietud.

Este último párrafo, vértigo y demás, es lo que hace juego literario con el anterior. “...inmersos en un cambio de ciclo…”

Es lo que tiene ponerse a escribir, en mañana de domingo poco inspirada, que no sabes qué decir. Y menos asumir como propio lo poco que escribes…

Claro que lo escrito lo he escrito yo. Pero de ahí a que me sienta concernido por la sentencia, va un largo trecho. Tanto que no me identifico con ese otro lado… El del “...vértigo, incertidumbre e inquietud.”

Aquí, ahora, sentado a la mesa, taza de té en mano, mi nieta mayor, 18 años, acaba de llegar de fiestas de Bilbao, desayuno y derecha a la cama… En unos 15 días inicia sus estudios en la universidad.

Aquí y ahora el mundo gira con el mismo ritmo que en el 61. ¡El mundo! No necesariamente los “titiriteros” que lo pueblan… Si vemos, percibimos, vivimos otras intensidades, otras realidades, pensemos que puede que no sean tales, ¡aún siéndolo! Sino el producto mental nuestro, en vía de convertirse en realidad por la fuerza que le imprimimos…

Oiga, ¿cómo qué la realidad que vivimos pueda ser una creación mental?… Si acerco la mano al fuego, es probable que me queme.

¡Cierto! Si cuando duerme, y sueña que lo queman en la hoguera, es más que probable que lo viva como real.

Lo dicho. ¡Nada que decir!

miércoles, 24 de agosto de 2022

Conocí la...

 


Conocí la “sociedad” de mis abuelos. Viví en ella. El mundo de entonces.

Conozco la “sociedad” de mis encantadoras nietas, 11 y 18 años. Vivimos en ella. El mundo actual.

Por edad mía, de todos, es más que probable que llegue a vivir la de mis biznietos…

Ya re-conocerla, puede resultar otra historia…

Y el mundo en el que esté inmersa, un misterio hoy!

Si tuviese que referenciar fechas, tramos, en el calendario del mundo, la Vida en sí es atemporal, iría de 1948, 1956, 2022… ¿2043?

Si para entonces, igual que ahora, siguen soplando los vientos Alisios, la Tramontana, el Cierzo, el Siroco, si en las praderas crecen las margaritas cada primavera, la amapola amarilla en lo alto de las campas de Urbía, cantan los petirrojos en la umbría del valle y, al anochecer, ulula el autillo en el campanario de la iglesia de Arrázola, significará que la vida sigue, el mundo no ha dejado de girar, y, cada generación podrá repetir:

¡Conocí la “sociedad” de mis abuelos. Viví en ella. El mundo de entonces!

viernes, 19 de agosto de 2022

Dolor in-necesario.

 

¡"GANARÉIS" EL PAN CON EL SUDOR DE "VUESTRA" FRENTE!

Alguien comentaba hace días por algún blog que el dolor, el sufrimiento más bien, era cosa inevitable en esta vida. Y que había que aprender a convivir con él.

Sin negar su presencia, la realidad del sufrimiento, el dolor, etc., como algo consustancial con el ser humano, ¡quién podría!, tampoco cabe darle carta de naturaleza general. Y menos in-evitable…

Y mucho menos llegar a considerarle herencia… Como si ya naciésemos con ese estigma, predestinados. ¡¡Tal cual el llamado “pecado original”!! Como si a todos tuviera que tocarnos! ¡No es el caso!

Mientras colaba el té esta mañana, tiempo y lugar para esa primera meditación del día :))))))), me llegó el pensamiento de unas personas, jóvenes entre 46 y 52 años, hijos para más señas que, por circunstancias de la vida, permanecen separados de uno de sus progenitores. No hay contacto, no hay comunicación, no hay nada… aparentemente. Pues haber, ¡seguro que algo hay! Y no precisamente lo que algunos, bienintencionados, puedan pensar.

Con la mayor y la pequeña del grupo, unos 35 años sin contacto. Con la del medio, ¿unos 20 en una visita relámpago?

Con el segundo en edad, sus 50, si bien hubo más y seguido contacto, hace unos años y por un “quítame allá esas pajas”, la cosa acabó en adiós…

¡Y hasta aquí unos hechos! ¿Interpretaciones? ¡Al gusto! La cosa no alcanza la categoría de “plaga” mundial, pero sí que es tema extendido… ¡Quién esté libre, tire la primera piedra!

¿Qué el padre algo haría mal, o no hizo en su momento? ¡Seguro! ¿Que creen hacerle pagar no permitiéndole conocer a sus nietos a día de hoy?

El dedo con el que pudiesen señalar comportamientos mejorables por parte de éste, años ha, pierde razón de ser, creo, cuando las actitudes de ellos, hoy, son las que son respecto a los pequeños. 

¡Hiciste mal!… ¡Admitido!... ¡Y por ello nosotros hacemos lo que hacemos!

¿Hay dolor, sufrimiento, en este padre por esa realidad de ellos? ¡¡Ninguno!!

¡¡Cómo podría afectarle la siembra, y cosecha, cualquiera que sea, de unos labriegos en tierras de ellos!!

lunes, 15 de agosto de 2022

¿Alguien quiere...?

 


Primera taza de té… Nada que decir! O mejor, quisiera decir algo pero nada surge… ¡Nada trascendente! Tal vez si en lugar de estar sentado a la mesa me hubiese ido a andar, con el frescor de la mañana, no tendría necesidad de “decir algo”. ¡La vida me diría a mí! Pero, aquí sigo.

En la casa de enfrente se levanta una persiana… Conozco al matrimonio que la habita, jubilados ya, con su hijo… algo especial. El mayor ya no está. ¡La vida!

Un ruido “infernal” rompe el silencio de la calle… Me asomo a la ventana, sabiendo qué es, y observo como la máquina de la limpieza de las calles se aleja hacia otras zonas. Justo veo a una mujer joven, rubia, perderse corriendo, vestida para correr, por la esquina de mi calle… ¿Qué albergará su mente?

Segunda taza de té. ¡Ah!... Si las tazas de té hablasen. ¡Cuántas cosas contarían! Lo que ven, lo que oyen, lo que intuyen… Que también lo hacen, pues no siempre quien se sienta delante de una taza de té, o humeante café, tiene sus ideas aclaradas. Sus objetivos marcados. Su vida definida. Su futuro asegurado...

Una garza en vuelo lento cruza el cielo ante mí siguiendo el curso del río en sentido inverso…

Qué contraste el del mundo de las garzas en comparación al nuestro, las personas. En el solo hay naturaleza! ¡Las complejidades de la vida, las suelen crear nuestras mentes!

La garza, el vuelo, el río, los peces… Su único e inmediato destino. ¡Nada más hay! ¡Qué simple!

¿Alguien quiere cambiar su vida por la de la garza?

domingo, 7 de agosto de 2022

..."rectificaciones".


Tomamos decisiones. A miles de miles. Lo consideramos normal… Como “normal” consideramos que lo decidido, o por lo menos el resultado de ello, no nos gusta. ¿Qué hacer? ¿Siguiente paso?

Parece simple ¡Cambiar!

Cambiar la decisión tomada, el método a emplear, el resultado previsto, etc. ¡Cambiar parece la clave!

¿Da resultado? ¡Debiera!

Pero si observamos con cierta objetividad nuestros “resultados”, personales, tal vez descubramos que lo que puedan parecer “rectificaciones” de decisiones primeras, no son tales. ¡Y sí la repetición, una y otra vez, del camino trillado que, la humanidad, muchos de nosotros, recorremos.

Empieza el día. Más allá de la decisión de tomar té o café, tienes por delante la oportunidad de rectificar, si fuese el caso, ¡y seguro que lo es!, decisiones del ayer.

También cabe observar el sereno fluir del río de la vida que cruza el valle… ¡Y aprender de él!

Si bien el trayecto puede que sea un enigma, el destino está asegurado: ¡Océano!

martes, 2 de agosto de 2022

...libélulas!

 


Hay días y días en la vida… Éste puede que sea uno de ellos. No voy a descubrir el “misterio”. ¡Es irrelevante! Quien más quien menos ha tenido/vivido alguno. ¡Ya conocéis, pues, la temática.

¡Llegan, o surgen, marcan, o sugieren… Indican cambios en lontananza… O a la vuelta de la esquina. No hay distancias.

No confundir con alteración anímica alguna. ¡Es otra historia! Es como algo que ayer estaba, como un día soleado, y hoy llueve. Ayer gafas de sol, hoy paraguas. El día, uno más. El personaje, el mismo. La trama de vida…, sí que parece, si no distinta, sí algo confusa.

Pero no inquieta. Es como si ayer estuviese claro qué hacer. ¡Qué hacer uno! Y hoy la mayor parte de ese quehacer, ya no fuese enteramente responsabilidad del personaje.

Al atardecer, al bajar de la colina por el camino verde, camino verde que va a la ermita..., me senté en el viejo puente de madera, sin barandilla, con los pies colgando sobre el agua que se desliza suave con destino al mar, y observé los esfuerzos de dos libélulas en liza por el mismo tramo del río. Y un pensamiento surgió...

Que yo mismo ayer también tenía que lidiar con varias bifurcaciones en mi caminar. Derecha, izquierda, adelante, atrás, solo, en pequeño grupo, manifestación multitudinaria…

El canto del pequeño “pajarito mosca” oculto en la frondosidad del roble que da sombra al río, puente y caminante, hace finalizar mis pensamientos… Y con ellos el mundo deja de girar.

Solo yo es!

(Y más allá de esto, siento, nada hay)

lunes, 1 de agosto de 2022

Dos mejor que uno...

 


Si bien creo haber oído que hoy empezaba en el país una nueva tanda de días de calor, he de decir que aquí, en este valle natural al pie del monte Anboto, el día ha amanecido gris y fresco. Y a estas horas, solo los pequeños pajarillos del bosque anuncian su presencia.

Algún balido de ovejas, el cencerro de varias yeguas pastando en las campas de enfrente, las campanas de la iglesia marcando las siete… Todo ello indica que la vida viene de atrás, ¡es ahora! Y, tal vez, prosiga más tarde… Mayor seguridad no hay.

Por mucho que nos enredemos en dimes y diretes con “fulanos”, “zutanos”, “menganos” y “perenganos”. Y ya si interviene el primo de este último, “perencejo”, apaga y vámonos!

Y esto hago! No alargar mucho la disertación que no está el patio “tertuliano” para mucha letra.

Llegará Septiembre, y con ello el final de vacaciones. El principio de un nuevo curso, tal como en el colegio de antaño. Unos avanzarán de grado, otros repetirán…

Y alguno debería espabilar, puede que yo entre ellos. ¿Quién está libre?

Espabilar: "Hacer que aumente la agilidad mental y la capacidad de una persona para relacionarse con el mundo que la rodea.”

Creo que a esto último, relacionarse con el mundo que te rodea, se le llama "inteligencia".

miércoles, 20 de julio de 2022

...sin título.


GRITAR PARA QUEDAR A SALVO... E INCÓLUME

Una vez llegó un profeta a una ciudad con el fin de convertir a sus habitantes. Al principio la gente le escuchaba cuando hablaba, pero poco a poco se fueron apartando, hasta que no hubo nadie que escuchara, las palabras del profeta.

Cierto día, un viajante le dijo al profeta: «¿Por qué sigues predicando? ¿No ves que tu misión es imposible?». Y el profeta le respondió:

«Al principio tenía la esperanza de poder cambiarlos. Pero si ahora sigo gritando es únicamente para que no me cambien ellos a mí».

Anthoni de Mello. El canto del pájaro.

_______________._______________

Las voces del desierto. 

MARLO MORGAN.

jueves, 14 de julio de 2022

...de cine.

 

Los enigmáticos agujeros negros 'invisibles' que fascinan a los astrónomos.

El pasado es como un “agujero negro” (término espacial) que, si te apegas a él, corres el riesgo de ser atraído… y desaparecer. ¡Y yo no quiero desaparecer!

Esta frase la pronuncia un niño en cierto pasaje cinematográfico. Afirmando que se la enseñó su padre. Personaje que es muerto unos minutos antes

Tiene, cómo no, varias lecturas… Miles y miles! Cada lector la suya. Todas respetables pero… ¿Sirven para algo todas ellas exceptuando las tres o cuatro que se aproximan o definen la realidad de la frase?

Me gustó la enseñanza que encierra. Y, voy a dar lo que para mí significa. Una lectura más dentro de esas miles y miles.

El “pasado”, el de cada quien, con su relevancia emocional, mental, vivido, etc., es algo que fue… Y puede que siga estando. ¡Está, más bien presente en la mayoría del ser humano! (Ya no "es" pero está)

Un “agujero negro”, realidad en el espacio, se define como algo que atrae la materia, que se le aproxima, hacia su interior, y ésta desaparece.

“Desaparecer”. Estar, ser tú y… dejar de estar. ¡Dejar de ser!

¿Quién deja de “ser” por apegarse al “pasado” y... “desaparecer”?

_______________._______________

Un agujero negro es una región finita del espacio en cuyo interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada como para generar un campo gravitatorio tal, que ninguna partícula –ni siquiera la luz–puede escapar de él. Wikipedia.

_______________._______________

sábado, 9 de julio de 2022

...el "verdor" empedernido.

 


El buscador espiritual, el “empedernido”, el que dedica su vida constantemente a la “búsqueda”, haciendo de ella el eje de su vida, tiene un serio hándicap…

¡No espera encontrar la meta! ¡Su meta es la búsqueda en sí!

¡Si llegase a encontrarla, su vida dejaría de tener sentido!

¡Así son la mayoría de los “buscadores” espirituales… infatigables!

Mi amigo Iñaki, 25 años atrás y mientras tomábamos café en mi casa, con inquietudes espirituales en aquel tiempo, dijo:

“Yo prefiero permanecer siempre en esta especie de verdor, de búsqueda constante…, sin acabar de encontrar.” En alusión a que eso de llegar a "enfrentar"  la meta de la búsqueda, no estaba en él.

Y al hilo de estas palabras de hoy, cobran significado las que presiden este blog:

La mejor ayuda que puede prestarle a alguien es llevarle más allá de la necesidad de ayuda. (Nisargadatta)

Del libro: YO SOY ESO.

sábado, 2 de julio de 2022

El sendero de tu vida...

 


El tramo de vida en el que te encuentres, cualquiera que este sea, es tu realidad. Tu patrimonio de vida. ¡Todo lo que hay/tienes! Lo que hagas con él, es cosa enteramente tuya.

Igual que en la Bolsa tus acciones, tu patrimonio de vida si no inviertes bien, perderás!

Pero a su vez no cabe hacer, con tu patrimonio, lo que dice el Evangelio de Mateo, 25, 14-30, sobre la parábola de los “talentos”. En la cual Jesús trata de explicar lo que les sucede a los “siervos” de un hacendado quien, antes de partir de viaje entrega a cada uno unos talentos/patrimonio de vida(¿Tu vida?)

Uno que recibe cinco, los invierte bien y gana otros cinco. El que recibe dos hace lo mismo, gana otros dos, pero el que recibe uno, por miedo a “perderlo” (su talento, su patrimonio, su vida, cualquiera que ésta sea, no lo invierte, no lo usa, lo entierra. Y por ello no obtiene beneficio alguno)

Cuando regresa el hacendado, premia a unos y castiga al último… Al que condena a

las tinieblas. Y allí será el llanto y el rechinar de dientes.”

Tanto la primera reflexión como la parábola parecen indicar que, si no inviertes/organizas adecuadamente tu patrimonio/vida, perderás… Y surgirán las tinieblas, el llanto, la insatisfacción, la falta de alegría. Perderás el ansia de vivir tu vida, cualquiera que esta sea…

Y de ahí a añorar lo que pudieron ser momentos placenteros en tu ayer, sueños sin fundamento hoy, o temer o lamentar ese mañana por venir, puede que no haya más que un paso. El que lleva al hoyo en el que enterrar el talento que la vida tuya es!

¡Y ahí no fructificará!

- ¡Deja de soñar, sueños placenteros sin duda, pero sueños al fin y al cabo! ¡Irrealidades!

- Deja de inventar historias, cuentos, fábulas…, de cosas que no son. Pero si cargas con ello, avanzarás/vivirás poco, lento y casi nada.

- Cuando abras los ojos por la mañana, cuantifica lo que tienes en las manos. En ese instante.

- ¡¡Descubrirás que del ayer, nada. Del devenir, menos. Pero del hoy/aquí/ahora, tienes las manos a rebosar!!

¡No hay un agente (externo) de Bolsa que invierta por ti en tu propia vida!

¡Vívela! ¡Real, no hay nada más!


domingo, 26 de junio de 2022

"fábulas"



─¿No será domingo hoy?

─¿Por qué lo pregunta?

─Es que si lo es, ya estoy como siempre, sin mucho, por no decir nada, que escribir, compartir… O cuando menos expresar, no sea sino al eco que devuelve mis palabras.

─¡Pues domingo es! Ya de lo demás no sabría qué decirle… ¿Ha probado a rellenar espacio con algún cuento, historieta, fábula de Samaniego?

─¡Hombre! Ahora que lo menciona… Justo ayer mi nieta mayor, revisando la treintena de libros que quedan en la estantería del salón, encontró el más que viejo y antiguo libro de las Fábulas de Samaniego. Regalo de mi abuelo con dedicatoria incluida fechada el 15-08-1965.

“A mi querido nieto Ernesto dedico este libro…”

Tras esta introducción en el tema “libros”, acaba de terminar los exámenes recién cumplidos sus 18 años, preludio de su entrada en la universidad, mencioné de pasada los años que dedicamos en casa a “leer” Metafísica espiritual. Y el cambio que todo ello supuso en nuestras vidas. (Sin seminarios de finde, cursillos, maestros de mil disciplinas, zarandajas, ni nada parecido. Solo la lectura de dos o tres libros que cayeron en nuestras manos... ¡Semillas! Que acabaron fructificando).

Después se fijó en la Biblia. Y preguntó si la había leído… En una gran parte, respondí. ¡Quería conocer!... Y si bien es un libro que contiene una gran enseñanza, la mayor parte, tal vez un noventa por ciento, está escrita en lenguaje alegórico...

Quien intente guiarse por su “literalidad”, solo encontrará “fábulas”.

Después iniciamos un juego de cosquillas sobre el sofá e interminables carcajadas por su parte…

¿Es, son mis dos nietas, un regalo del cielo.

lunes, 20 de junio de 2022

Ni ella ni yo!

 

¡NI ES ELLA NI SOY YO!

Una semana entretenida se deja ver por lontananza…

La música que oyes, acompaña estas primeras horas del día.

- Escribo una carta reclamando pagos atrasados…

- Un estudio de viabilidad para la compra de un piso, por otra persona, con condiciones inmejorables.

- El consabido té diario.

- Un e-mail al otro lado del Atlántico…

- En una hora salgo de casa, tengo cita médica. Revisión!… 

¡¡Todo está perfecto en los análisis Ernesto. Te veo como siempre!! ¡Gracias Garbiñe. Hasta la próxima cita! (Un encanto de médica)

Y no mucho más en la agenda del aquí y ahora.

¡Es todo, casi, tan sencillo!

martes, 14 de junio de 2022

¡Y nadie más! Y menos Dios...



Bueno querida argentina... No te había leído esto cuando te escribí antes.

Permíteme un matiz que no por ello desvirtúa tu dedicación a los necesitados. ¿Por algo estás ahí! ¡Por algo están ellos ahí... en relación a ti!

"...que hay mucho de "no querer ver", de hacernos los disimulados o distraídos, cuando se trata de dar una mano, y no solo a los niños ( que yo creo, están exentos de total responsabilidad en cuanto al destino que les toca vivir), sino a la gente que lo necesita."

No sería exactamente así Liz... En la realidad de la Reencarnación y el Karma, (en el ciclo de la primera, ¡estoy!, y la segunda no me pre-ocupa a día de hoy, ¡está!), hecho indiscutible hoy, y siempre, que ignoro tu opinión al respecto (si no concuerda, poco importa para la realidad que la cosa es), las vidas de todos tienen su razón de ser.

Si bien algunas razones que podamos ver en otros, ¡escandalicen! Escandalicen bajo nuestras creencias, valores, ignorancias y, hasta de la idea que se suele tener de Dios.

De la idea que se suele tener de Dios, escandaliza que "pueda permitir" algunas cosas, muchas, de las que vemos padecer al ser humano. ¡Pero no es así la realidad!

Tampoco es así la realidad del proceso... Pero por tratar de ponerlo en palabras, éstas limitadas, diré…

Una vida es nacer, vivir, y partir. ¿De dónde vienes, a dónde vas?

Cuando partes, hasta la vuelta, te llevas un inventario de las cosas hechas, las que tenías que haber hecho, y no hiciste, y las que no deberías haber hecho, e hiciste.

Total, el debe y el haber de tu vida va en "pérdidas". Por llamarlo de alguna manera.

Cuando vas a volver, a un nuevo ciclo de vida, un nuevo curso de aprendizaje, a desfacer los entuertos que dejaste pendientes, tú mismo, ¡y nadie más! Y menos Dios, decides las "mejores condiciones" de vida en las que desarrollar tu programa.

Lo decides allí... Donde los valores del mundo no tienen sentido. Y por ello decides unas condiciones que en ocasiones, humanamente hablando, jamás aceptarías.

De ahí, de ese proceso individual de decisión, en el otro lado todavía, surgen muchas de las condiciones que, en los valores de este mundo, humanos y limitados, ¡escandalizan!

_______________._______________

Una vez más y sin nada que escribir por mi mismo en estos espacios, me hago eco de las palabras de mi amiga en un mail personal. Gracias Liz.

lunes, 6 de junio de 2022

El dedo y la luna...

 


Mi muy querida y silenciosa argentina... Te comento por aquí pues en tu blog no sabría qué decir.

Una imagen, cargada de simbolismo, que cualquiera identificará con la realidad... del personaje cuando se la hicieron. ¿Y cuándo se la hicieron? ¿Cómo está ahora? ¿Sigue igual o su vida ha dado un giro?

Conste que escribo desde una perspectiva de la realidad que puede que no sea de este "mundo"... "Estáis en el mundo pero no sois del mundo." Jesús a sus discípulos. ¿Frase hecha, sin sentido? ¿O era/es una enseñanza para todos los tiempos?

"Cuando no queremos ver..." Título de tu publicación respecto a la fotografía de un niño, descamisado, pantalón roto, empobrecido y, ¿abandonado? 

¿Y si el problema no es querer sino saber? Saber mirar, saber ver. 

¡Saber! Sin necesidad de tener que estar mirando o viendo algo para definirlo.

Hay, querida amiga, un saber que señala a algo consustancial con todo, ser humano incluido. Ese saber cuando se hace realidad en la persona, deviene en SER.
 
YO SOY ESO. Sri Nisargadatta Maharaj.

Mi dedo solo señala la luna... Alcanzarla ya es cosa tuya. 

─ Y dígame, ¿cómo una persona que pretende señalar algo tan elevado, si es que algo hay, utiliza en otras ocasiones lenguaje descarado y hasta barriobajero tratando de saborear las mieles que este mundo le brinda? (Mi amiga se refiere al lenguaje callejero que empleo a veces con ella, provocando, tratando de hacer unas risas. Ella me sigue el juego.)
─ ¡No solo de pan vive el hombre... sino de todo manantial que la vida le ofrece! (Vaya, ya me salió la ironía...)
─ Con estas florituras lingüísticas de las que hace alarde, difícilmente convencerá usted a nadie sobre esa realidad que parece querer señalar...
─ Bueno, si recuerda usted bien, Jesús no enseñaba con disertaciones académicas, sino más bien con cuentos sencillos, parábolas, al alcance de las gentes que le rodeaban. 

Bueno amigos, esto empezó siendo un mail a mi amiga sobre su poema publicado con la fotografía ya descrita. Que, invariablemente, lleva a quienes la ven, a un estado de... ¿pre-ocupación? acorde con el dramatismo que la imagen sugiere!

lunes, 30 de mayo de 2022

...hasta ahora a nadie se lo he confesado.

 

Los vencejos. Bruno Liljefors. 1886.

Día a día, a medida que avanzo hacia la incierta meta, voy notando –y hasta ahora a nadie se lo he confesado- cómo en el cielo resplandece una luz insólita como nunca se me ha aparecido ni siquiera en sueños.”

Dino Buzzati – Los siete mensajeros

Sin nada especial que decir hoy, y poco más en el pensamiento, por lo menos a estas horas tempranas, leo en el blog de Ildefonso Robledo – Photo, una frase en la que me recreo unos instantes. Frase que a su vez me recuerda al “pequeño” pastor, Abenamar, así lo llama su mujer Izcai, en el libro “El pastor y las estrellas”. Abenamar deja su hogar un día y va en pos de una estrella que brilla especialmente en el firmamento. ¡Su estrella!

Ambas reseñas señalan lo mismo. Una luz insólita, una estrella que brilla especial.

¿Tenemos, tenéis, los que ahora leemos estas citas una luz que resplandezca insólita o una estrella particular marcando camino en nuestras vidas?

El vuelo rasante de los vencejos que anidan debajo de las tejas en la casa de enfrente al pasar raudos por delante de mi ventana, me distraen brevemente… Y ello, creo, minimiza en parte el impacto que la frase de Dino Buzzati creó en un principio.

Saboreo el primer té de la mañana y… sin saber muy bien por qué es mi nieta Ziara, con sus once años de vida, quien ocupa brevemente mi pensamiento… Nada relevante a tener en cuenta. Simplemente ha pasado por él...

miércoles, 25 de mayo de 2022

...sopla el Siroco.

 

El viento huracanado de "Siroco", de Emilio Ochando. 

Me llega una fotografía de un amigo en el día de su comunión, año 1957. Tal cual la mía por aquella época más o menos. Vestidos de marinero, rosario y misal en mano. Caras candorosas… de no haber roto un plato en la vida.

¡Aquellas épocas! Aquellos años de infancia sin un solo pensamiento en el futuro… Mayormente libres de inseguridades, preocupaciones, miedos o incertidumbres. Más allá de las propias de los niños de entonces. 

Veo a mi nieta de once años… Tan integrada en su mundo actual. Zona donde vivimos, familia, amigos, estudios. Sus pequeñas y no tan pequeñas responsabilidades. Sus afectos, sus cariños, contactos, abrazos, preguntas. ¡Confianza plena! Seguridad. Puede que no la nuestra de antaño… Tiene acceso a más información que nosotros.

¡A demasiada información! Porque hay demasiada realidad en el presente sembrando inseguridad en el futuro.

¿Es cierta la afirmación anterior? ¡No! Aunque haya un alto porcentaje de personas que piensen que sí, que puede que sí. ¡No estoy entre ellos!

Ni la realidad actual y mucho menos la inseguridad de su futuro, me inquietan.

Soy, somos, de otras épocas. Integrados en la actual como nuestros pequeños. El mundo, por llamarlo de alguna manera, es uno. El Cierzo, Siroco, Tramontana o Alisios que soplen hoy nos despeinará por igual. Pero solo eso, despeinar.

Ellos y sus circunstancias, que no las nuestras de ayer y hoy, hará que, hace ya, aunque no lo percibamos, sus vidas sean otra cosa.

Y por una simple e ineludible cuestión. Hagan lo que hagan, vivan como vivan, ¡siempre serán sus propias vidas!

Demos paso!… Mental, emocional, afectivo, y sobre todo inteligente, a todo lo que no nos concierne, hoy... Nosotros, quienes vivimos un ayer que hoy no es...

sábado, 21 de mayo de 2022

¿Cara o cara?

 


No suelen ser los fines de semana muy prolíficos en esto de escribir, publicar, leer y comentar. Muchos cierran el blog hasta más ver…

¡Y al séptimo día descansó! Dicen que hizo…

Bueno, aquí sexto y séptimo! Para qué vamos a andar con “chiquitas”. Además laboralmente vamos hacia la reducción de jornada semanal… Cosa que apoyo totalmente pues hay que tener espacio para uno mismo.

En esta línea de decir algo pero poco, me surgió ayer qué decir… Tiré una moneda al aire con dos opciones y salió ésta…

Las cuatro palabras que habéis leído y nueva canción. ¿Peculiar ésta?… ¡No diría yo que no!)

La otra opción era sacar a la palestra la definición de “mérito”, “emérito” y “demerito”. Pero como señalo, no es el finde el mejor momento para estas disquisiciones.

Bonito fin de semana a todos. Por aquí andaré!

martes, 17 de mayo de 2022

bla bla bla bla...

 


Acabo de suprimir de un plumazo, como suele decirse, un escrito que intentaba hilar con la intención de rellenar espacio en el blog… Léase bien, ¡rellenar! Como quien rellena una oquedad con más de lo mismo: hueco. Y ello es posible, en mi caso ahora, por el deseo de teclear, me encanta teclear, sin mucho o nada que decir… Experiencia que no es nueva.

Cierto que me gustaría en estos momentos estar inmerso en un pequeño grupo de amigos, concretamente pienso en varios de los que interactuamos en los blogs, sentados en el salón, entre sillas y sofás calculo que cabemos unos 9 o 10, en alegre disertación sobre el sexo de los ángeles…

Se sobrentiende que como anfitrión aceptable, té, café y picatostes habrá en demasía.

─¿Sexo de los ángeles dice, eso tan manido en conversaciones mil? ¡Pero hombre de Dios, si ya se sabe que los ángeles carecen de sexo!

─Bueno, también se sabe de la insulsez de muchas conversaciones y ahí las tiene usted. Bla bla bla bla…

El mirlo de mis madrugadas, mi amigo sobre la chimenea de la casa de enfrente, que no calla en alegre conversación con algunos otros algo más allá, atenúa en parte esta soledad que alberga este momento…

Soledad ansiada cuando la cacofonía del mundo trata de aturdir la mente, el espíritu y hasta el alma.

¡Trata! No que lo consiga. ¡No a estas alturas de la vida!

¡Allí puede que diluvie!… Y el agua, emocional, discurra con fuerza y desconcierto. Arrastre y deje huella.

¡Aquí, en el valle donde habito, las aguas del río que lo cruza lo hacen en suave recorrido, sin afectar lo más mínimo todo lo que lo rodea, hacia el Océano de la Vida. ¡Hasta el Infinito siempre!

El canto del mirlo, que ya lleva más de una hora acompañándome a través de las ventanas abiertas, confirma la validez de lo escrito.

sábado, 7 de mayo de 2022

...flautista.

Amanece un espléndido día de sol. La taza de té, verde y humeante, descansa a mi izq. La luz entra por un lateral del ventanal del salón e ilumina la pared de enfrente. He repasado las notas que apunté anoche, ya de madrugada antes de ir a la cama, y las he ampliado con alguna otra. ¡Cosas por hacer! Algunas hoy y las demás, ¡Ver venir!

Mientras doy un sorbo mis ojos escapan a la hoja de las notas… ¡Qué heterogéneas son! ¡Cuántas cosas por hacer!

¡Y qué despreocupado talante embarga mi ánimo y momento actual!

De las mil y una circunstancias que preocupan a medio mundo…, y de la media de la otra mitad, aquí nada se oye.

Apenas las suaves notas del flautista de Hamelin, en este caso en alegre carrusel dirigiendo a los más pequeños del lugar al parque de las risas eternas.

lunes, 2 de mayo de 2022

El pozo de Siquem...

 


Llevo días con una frase…, más o menos conocida…, cuya enseñanza no está al alcance de cualquiera…, dándole vueltas en la mente.

¿La publico no la publico?… ¿Es relevante ahora con la que está cayendo en el mundo… Y en la vida particular de tantos?

¿Hay espacio en los espacios que la gente suele conformar para sí mismos, en los que poder relativizar, momentáneamente, las inquietudes, propias y ajenas, que les embargan?

En la tranquilidad del hogar de cada uno, principalmente a estas horas de la mañana, no cabe, no cabría, que el barullo, la confusión, los miedos, las amenazas de toda índole que embargan a la mayor parte de la humanidad, tuviesen cabida.

¿Y ello por qué? Pues porque una cosa es la realidad que el propio mundo representa, sin serlo realmente, y otra la realidad real que siempre es!

─¡Uy uy uy!… Ya empezamos con los «intangibles»…

─Lo que usted llama «intangibles», pudieran ser simples creencias, lastres del “no saber, no creo en ello”, en los que la humanidad se ha ido envolviendo a lo largo de los tiempos.

Y por ”envolviendo” hay que entender los intereses que capas de las sociedades, las predominantes, han ido inculcando, forzando, al resto… Generalmente al «pueblo llano».

¡Vamos con la enseñanza universal de todos los tiempos! Que no hayas oído hablar de ella nunca, que conociéndola no creas en ella, e incluso la rechaces, no hace que ella, ¡esa realidad!, deje de serlo.

Puede que, simplemente, no haya florecido en ti… todavía.

«Las cosas que yo hago vosotros podéis hacer, ¡y mayores cosas aún!» Jesús.

¿Frase hecha para captar discípulos? ¿Enseñanza del momento que ya después no funcionaba? ¿Incapacidad de la iglesia de explicarla, ¡de aceptarla! Cuándo no intereses propios para desvirtuarla?

El caso es que dicha enseñanza, universal y de todos los tiempos, está presente siempre, al alcance de la mano, en cada persona, situación o cosa que exista o pueda existir.

«Y mayores cosas aún»

Si no lo crees posible, no será factible, mientras tanto, en tu vida, tus cosas, las realidades que crees que te envuelven.