sábado, 2 de julio de 2022

El sendero de tu vida...

 


El tramo de vida en el que te encuentres, cualquiera que este sea, es tu realidad. Tu patrimonio de vida. ¡Todo lo que hay/tienes! Lo que hagas con él, es cosa enteramente tuya.

Igual que en la Bolsa tus acciones, tu patrimonio de vida si no inviertes bien, perderás!

Pero a su vez no cabe hacer, con tu patrimonio, lo que dice el Evangelio de Mateo, 25, 14-30, sobre la parábola de los “talentos”. En la cual Jesús trata de explicar lo que les sucede a los “siervos” de un hacendado quien, antes de partir de viaje entrega a cada uno unos talentos/patrimonio de vida(¿Tu vida?)

Uno que recibe cinco, los invierte bien y gana otros cinco. El que recibe dos hace lo mismo, gana otros dos, pero el que recibe uno, por miedo a “perderlo” (su talento, su patrimonio, su vida, cualquiera que ésta sea, no lo invierte, no lo usa, lo entierra. Y por ello no obtiene beneficio alguno)

Cuando regresa el hacendado, premia a unos y castiga al último… Al que condena a

las tinieblas. Y allí será el llanto y el rechinar de dientes.”

Tanto la primera reflexión como la parábola parecen indicar que, si no inviertes/organizas adecuadamente tu patrimonio/vida, perderás… Y surgirán las tinieblas, el llanto, la insatisfacción, la falta de alegría. Perderás el ansia de vivir tu vida, cualquiera que esta sea…

Y de ahí a añorar lo que pudieron ser momentos placenteros en tu ayer, sueños sin fundamento hoy, o temer o lamentar ese mañana por venir, puede que no haya más que un paso. El que lleva al hoyo en el que enterrar el talento que la vida tuya es!

¡Y ahí no fructificará!

- ¡Deja de soñar, sueños placenteros sin duda, pero sueños al fin y al cabo! ¡Irrealidades!

- Deja de inventar historias, cuentos, fábulas…, de cosas que no son. Pero si cargas con ello, avanzarás/vivirás poco, lento y casi nada.

- Cuando abras los ojos por la mañana, cuantifica lo que tienes en las manos. En ese instante.

- ¡¡Descubrirás que del ayer, nada. Del devenir, menos. Pero del hoy/aquí/ahora, tienes las manos a rebosar!!

¡No hay un agente (externo) de Bolsa que invierta por ti en tu propia vida!

¡Vívela! ¡Real, no hay nada más!


21 comentarios:

maría cristina dijo...

Qué bueno esto, Ernesto! Es verdad que muchos sueñan en lugar de vivir, en ocasiones esos sueños se convierten en realidad, en otras no. Pero tener sueños no es malo, luego tenemos el día a día, nuestra realidad cotidiana, y ahí sería un verdadero logro el saber vivirla, un abrazo!

eli mendez dijo...

Un texto con el que podemos acordar o no de acuerdo a la filosofía de vida de cada uno y ahi está lo bonito de la vida, la diversidad de sentires/pensamientos/ acciones de las personas de acuerdo a ello.
Me parece en lo personal una gran reflexión.
Todos tenemos un "aqui y ahora" que se compone de nuestra cotidianeidad, y en ella dejamos (o no) entrar afectos y vivencias de todo tipo.
Se me ocurren las palabras "equilibrio e inteligencia" para poner en práctica cuado nuestras emociones e irrealidades nos desbordan.. Claro que los sueños son bellisimos...y que seria de nosotros sin esa magia del juego/sueño/fantasia/ que tanta alegria y sonrisas nos permite dibujar!!! Pero obviamente. no hay que olvidarse donde estamos...quienes somos....Besosssss admirados Ernesto.. Que sea un dia y un fin de semana bello.

Alfred dijo...

De lo que ocurra en nuestra vida somos plenamente responsable nosotros mismos.

Un abrazo.

Ángela dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada, como recordatorio para lo que importa.

La vida es lo que ocurre cada instante y no podemos controlar todo lo que ocurre, pero si tenemos la opción para saber cómo interpretarlo y cuidar los pensamientos y emociones que alimentamos.

Estar presente, cada uno en/con su propia vida, además de proporcionar armonía interior, es una de las claves para la salud mental.

Fuerte abrazo Ernesto y feliz finde.

Ángela dijo...

La música sugerente, instantes placenteros🤗😊

- R y k @ r d o - dijo...

Assino na íntegra o teor/missiva do texto.
.
Um feliz fim de semana.
.
Pensamentos e Devaneios Poéticos
.

ETF dijo...

Insistes en ese credo, Ernesto, tu primer párrafo es para guardar y el último para incorporarlo a la agenda como un mandato, cuasi, único.
Esa filosofía del solo existe hoy, me gusta tanto como las del "vive y deja vivir" o el consagrado "vive hoy, mañana puede ser tarde". Me gusta esa filosofía de vida, nunca es tarde, Ernesto, esta misma noche renovaré mi programa de vida donde el "vive cada momento" será un "hacer" principal.
En otro caso, de no conseguirlo, cerraré los ojos y haré lo que quiera con mis sueños.
Este post debieran publicarlo en las escuelas de vida.
Un abrazo muy fuerte, pensador y activo animador del concepto "hoy".

lunaroja dijo...

Creo que tu propuesta es el gran desafío al que nos enfrentamos día a día.
Estamos tan programados para vivir en el pasado o en el futuro,que algo a priori tan sencillo nos cuesta como si fuera una tarea imposible.

Es nuestra tarea pendiente, nuestro propio camino interno.
Un abrazo.

mariarosa dijo...

Muy buen texto, un mensaje real de lo que es la vida. A la altura de vida que he llegado, vivo el hoy, disfruto el hoy y a veces sonrío con el ayer.
Un abrazo.
mariarosa

Elda dijo...

Muy buena tu filosofía de vida, lo difícil es conseguirla plenamente, sobre todo apartar los sueños. Sueños, que no hacen ningún daño cuando no son pretenciosos, solamente paseos por la imaginación. ¿Quién no los tiene?.
Por lo demás todo de acuerdo. La vida hay que vivirla cada cual a su manera y conveniencia, con buenas sensaciones y también se cuelan algunas malas, llantos y tinieblas en algunos momentos de esa vida, porque no depende siempre de uno mismo sino de lo que a cada cual rodea y puede afectar de una forma negativa. Lo bueno es recuperar.
Lo que si es una realidad, que cuanto más mayor es uno, menos se piensa en el mañana porque no se sabe si llegará, pero de todas formas, ¿Quién no hace planes a corto plazo?...
Muy bien maestro, que tu aptitud tan positiva siga contigo.
Un abrazo y buen domingo.

Carmela dijo...

Vivir el momento intensamente, eso es lo que intento todos los días. Y creo que esa vivencia del aquí y el ahora, va llenando de recuerdos nuestra vida, y creo que estos, aunque pasados son importantes. El mañana no lo sabemos, pero está bien que tengamos sueños y ganas de.... que no nos falten esas ganas de... Y qué mejor manera de provocarlo que vivir intensamente el hoy :))
Un abrazo, Ernesto.

Margarita HP dijo...

Amigo mío, el camino lo trazamos nosotros, aunque a veces el destino lo gira. Pero si que es cierto que hay que ser conscientes de en qué posición de ese camino estás, por qué, dónde quieres ir...
Me ha encantado leerte, como siempre. Este verano no ha podido ser, qué vamos a hacerle. Pero confío en que el próximo verano al fin, transite caminos vascos. Besos :D

Catalin dijo...

This chapter is a cascade of truth. It's even motivational.
It all depends on a person's intention and will. Those who stand still, especially mentally, will lose.

Ernesto. dijo...

Catalin.- TRADUCIDO.

Este capítulo es una cascada de verdad. Incluso es motivador.
Todo depende de la intención y la voluntad de una persona. Los que se quedan quietos, especialmente mentalmente, perderán.

hanna dijo...

Excelente texto!!!Nuestro verdadero logro valorar lo que tenemos , cuidarlo , invertir en la felicidad de vivir el momento, y no dejar de soñar e ilusionarnos tambien alimenta nuestra vida. Me encanta leerte siempre nos dejas temas interesantes. Te dejo un abrazo grande.

Teo Revilla Bravo dijo...


Es un hermoso escrito a modo de consejo que no deberíamos olvidad. La vida hay que vivirla en presente, aún llegando del pasado con todo lo que eso conlleva a la hora de sentir y actuar. El instante es único, de oro, e irreemplazable. Todo lo que no apuremos, se perderá irremediablemente par nuestra desazón.

Gracias por este momento de alerta y claridad, amigo.
Un abrazo grande.

Loles Miva dijo...

Hola Ernesto! Por más que sea responsabilidad nuestra nuestra vida, ojalá fuera siempre así de fácil! A mi hija la angustia se la come y no sé llegar a ella en esos momentos para sostenerla.
Un abrazo fuerte, amigo

Paty Carvajal dijo...

Creo que casi todas la filosofías, religiones, ideologías y pensamientos sueltos, coinciden en que hay que vivir conectados con el hoy, y es verdad, no podemos deambular tristes en un pasado que quedó atrás -que lo más probable es que no vuelva y si vuelve será otra historia- ni añorar ansiosos un futuro que tal vez nunca sucederá y si es, nunca será tal cual lo imaginamos. Pero a la vez, si logramos estar siempre muy conscientes y somos mesurados, se puede tener de todo un poco, pero siempre y cuando esos “pocos” sean positivos y nos sumen algo favorable en el hoy. A mí me encanta recordar momentos bellos vividos -sin pretender que vuelvan- tan solo traerlos a mi realidad con mucho amor y respeto (por mis sentimientos y el camino recorrido) sin quedarme aferrada a ellos. Si esos pacíficos recuerdos incluyen una persona que quise mucho y ya no está junto a mí (está lejos en la tierra o en el cielo), le envío luz y amor para su propia realidad actual, y desde mi corazón le agradezco que haya querido estar un precioso período conmigo, y más aún si en ese tiempo me amó/nos amamos. También a veces sueño con situaciones y personas aún no tangibles en mi hoy, pero son ilusiones hermosas que me llenan de luz y alegría y como resultado de esa fugaz imaginación, tengo claro hacia dónde dirigir mi energía, día a día.
La no permanencia es una cualidad básica de la existencia, pero contradictoriamente, nosotros queremos que todo permanezca intacto hasta nuestro último suspiro, y más. Lo que nos embarga son las inseguridades, los miedos y esa fosa gigante y oscura llamada incertidumbre. El ejercicio es rendirse con fe (trabajar en ello) para lo cual es importante creer en una energía superior (Dios, cosmos, o lo que nos resuene mejor) que, en el origen de un todo, nos creó y que vela por nuestro crecimiento en este tránsito terrenal. Conocernos bien es otra parte esencial de la plenitud, abrazar lo que tenemos, incluidos nuestros dones y talentos y danzar con ellos el baile de la vida.

Muy atractiva e importante entrada amigo, es un tema tremendamente importante a considerar si queremos rozar así sea a ratos la sensación de felicidad. La vida es un eterno morir para renacer.

Te mando mi cariño y admiración junto a un extenso abrazo. Paty

Ildefonso Robledo dijo...

Vivimos el dia, a veces soñamos, y a veces los sueños se transforman en realidad y vivimos algo mas felices...

Un abrazo, amigo

Clarisa T. Livres dijo...

Un texto motivador en cuanto al vivir atentos al hoy para no llorar mañana. Tu reflexión contiene una cierta sabiduría, la sabiduría de la experiencia y que no es "filosofar" sino que hablas con entendimiento. Es cierto que aún sin ataduras físicas, nos atamos a nuestros miedos, soberbias, astucias... Cuesta llenar las manos de bondad, o de nuestra simple esencia valiosa y ser felices con lo que nos hace felices, no con lo que la sociedad quiere entretenerte, así, como si no tuvieras voz propia. Y qué importante es ser nosotros mismos y no perdernos en las pérdidas ni fabular con las ganancias futuras. Tus razonamientos son útiles.
Según te iba leyendo me has hecho recordar algún instante no muy lejano de mi vida en el que he tenido que tomar decisiones más con el corazón que con la cabeza y ahí surgió un cruce en mi camino y también las consecuencias... Saber lo que importa en la vida es fundamental, mejor dicho, saber lo que a nosotros nos conmueve, nos alienta, nos ayuda a llegar.
Siempre es agradable leerte. Da gusto.
Abrazo.

Dyhego dijo...

Buena reflexión, Ernesto.
Salu2.