domingo, 25 de diciembre de 2022

¿He dado alguna vez esa impresión?

 

Podrían parecer un sacrilegio algunas de las palabras que siguen, precisamente hoy, precisamente en estos días en lo que todo es, o tratamos de que parezca, luz, felicidad, concordia social, fraternidad familiar, etc. Como si tuviésemos la obligación de que así fuese… durante estos días.

De las posibles vicisitudes de cada uno con las que se llegó a estas fiestas, pocos parecen querer saber nada. Se forma como un paréntesis en el cual se almacenan las realidades…, hasta después de Reyes.

─Bueno, es su punto de vista. Y no parece el más alegre…

─Entiendo lo que dice, y puede que tenga razón en esa apariencia. Pero es eso, o por lo menos así lo contemplo, apariencia. Considero que en el día a día de cada uno, en su vida en general, hay momentos y circunstancias de toda índole. Risas y lágrimas, incomodidad y satisfacción, certezas y dudas, inteligencia y distracción, etc., etc.

¡La vida misma! La de cada uno. Con la que nos encontramos cada mañana al despertar. La que nos envuelve los 365 días del año. ¡Todos por igual!

Y sé que así será hoy, del mañana por venir nada sé. Pero venga lo que venga, todo será natural. Si ha de llover, ¡lloverá! Si sol, ¡gafas oscuras! Todo fluirá como tenga que fluir.

Si en estos días especiales, y especiales son, asistes a alguna representación de teatro, disfrutarás de ella. Y si la vives en tu contexto diario, y no sobre un escenario, también lo harás. Y está bien que ello sea así. Cada momento en tu vida, cada tramo que recorres, es otra historia real que deja huella en ti. ¡Y eso eres tú!

Lo que no eres tú, y nuca lo serás, si bien puede que pases un tiempo en ello, ¡si es tu gusto!, son las bambalinas, luces y colores, valores y apariencias que el sistema crea… Y que tú, consciente o no, refuerzas.

─Oyéndole pareciera que no puede uno salir de algo establecido que tampoco tengo muy claro a qué se refiere. Algo así como si hubiese que beber siempre agua pura y cristalina de la fuente natural…

─No seré yo ese. No hoy que tenemos comida familiar, hijos y nietas, cordero al horno, algo de marisco que se está preparando en la cocina y, especialmente, dos botellas de vino Crianza de 2016.

─No parece privarse usted de los placeres de la vida…

─¿He dado alguna vez esa impresión?

23 comentarios:

Tatiana Aguilera dijo...

No considero sacrilegio tu opinión y reflexión, al contrario, me parece una percepción atinada de la realidad, porque lo que dices es cierto. En todas partes es lo mismo, ya sea en tu país como en el mío. Las personas tienen esa necesidad de aislarse de la realidad, de adentrarse en una especia de burbuja donde todo es felicidad y alegría y, donde todo parece una película perfecta. Tal vez sea alguna extraña forma de evasión que ayuda a sentir que todo está perfecto cuando no lo es.
Ayer disfruté con mis amados hijos una cena con buena comida, bebestibles, regalos, alegría y, con los hijos pequeños de los vecinos saliendo a las calles con sus bicicletas nuevas (porque en mi país se entregan los regalos en Nochebuena) pero, teníamos claro que en Viña del Mar habían cerca de trescientas casas quemadas por un voraz incendio, entonces, la vida te hace ver la realidad y, mientras celebramos ayudábamos a otros que sufren. Pienso, que la vida siempre te demuestra donde está la verdad.
Abrazos Ernesto

Alfred dijo...

Todas las opiniones son válidas.
En cuanto a lo de sacrílegas, solo me saca una sonrisa, a quién le importa ese concepto de censura.

Un abrazo.

lunaroja dijo...

Hay mucha gente que piensa igual...
Sacrílegas? esa palabra no debería existir, son resabios católicos para sentirnos un poco más culpables, ajajajj
Un abrazo.

Ángela dijo...

En mi acervo lingüístico no figura esa palabra a la que aluden los comentarios.

Todo lo que uno dice, escribe y manifiesta puede ser opinable, incluso criticable. Nada más.

Y..."todo será natural", ahí está el quid de la cuestión, para vivir -a poder ser- sin sobresaltos.

Un abrazo Ernesto.

PD. Y...falta el postre 😋😂, que esas manos dulces y artesanas elaboran con maestría.

Majo Dutra dijo...

Creo que toda celebración familiar que se logra en armonía, unidad y felicidad. nos hace mejores.
Y esto es realmente importante en varias esferas...
Te devuelvo el abrazo.
~~~~~
Te escribí una nota a tu comentario en mi 'A Vivenciar'.
~~~

Catalin dijo...

Truth is relative. :)

Margarita HP dijo...

Hola amigo mío, la vida está para vivirla y disfrutarla, y lo que tú describes por cierto, esa comida con tu familia, oye, espectacular. Cada día hay que vivirlo con autenticidad, aunque es cierto que en estos días parece que necesitamos más cariño que nunca. No sé, en mi caso, tengo como excusa que me trae muchos recuerdos de la niñez.
En cualquier caso, yo me apunto a eso de comer en familia, sea el día del año que sea, claro que sí.
Muchos besos amigo mío, y por muchos días felices, estén o no dentro de las llamadas Navidades :D

María dijo...

Creo que el cómo vive cada uno estos días o cualquier otro, no depende de la fecha, ni de la compañía, ni del prefijado convencional q lo imponga desde fuera, depende exclusivamente de lo q uno sienta, de cómo se sienta y cómo lo sienta.

Cuando te reúnes con tus seres queridos, sobre todo, si como en mi caso, solo sucede una vez en el año por Navidad, eso es suficiente aliciente y alegría para q internamente todo se relegue a disfrutar de esos momentos especialmente mágicos en los q todo el mundo pone de su parte para estar agusto ...no hay magia en aparentar , lo mágico es sentir.

Quien no es capaz, da igual q sea Navidad, jueves santo , q coma cordero, caviar o huevos fritos le dará lo mismo ocho q ochenta ; )

Y fuera sí, tienes razón , la vida discurre con su fluir habitual, guerras, tragedias, problemas, conflictos .... eso sucede siempre al margen de lo q cada uno sienta dentro...es y siempre será así.


Un abrazo Ernesto, q hayas disfrutado de los tuyos , del cordero y del vinito ; )

maría cristina dijo...

Hola Ernesto! Te cuento que en la Nochebuena, luego de cenar con mi hija, mi yerno y mi nieta, hicimos un show musical, donde la risa y las carcajadas estuvieron por todo lo alto, mi hija y mi nieta cantan muy bien, pero mi yerno tiene un toscano en la oreja, a pesar de eso no se inmutó, quería seguir y seguir eligiendo canciones, no lo podíamos convencer de que parara. Por suerte llegaron quince para la medianoche! Un abrazo! Ah, no sé de qué se trata esto de hoy, perdón! Espero que hayas disfrutado tu Navidad!

ETF dijo...

Siempre es un placer leerte, Ernesto, te afirmas en la realidad del presente y ya sabes que yo ya me estoy convenciendo de tus razonamientos y no sé si estoy cambiando, pero entiendo lo que dices. Seguiré siendo un penitente acérrimo para redimir mis muchos años de pragmatismo vivido en mi quehacer profesional, pero no puedo abandonar mi devoción por el ayer, por lo felizmente vivido, lo cual, como la vieja que se va al confesionario y le dice al cura: "Me acuso de ser soberbia" y el cura, corriendo el velo y mirándola de arriba a abajo, le dice... "sí, pero de eso hará tiempo" y la vieja le dice... "sí, pero me gusta recordarlo" ... pues eso, Ernesto.
Me encantó tu texto de hoy, hay muchos y buenos mensajes en él, pero todos convergen en uno... el tuyo y eso es lo que me mantiene despierto y atento, siempre que te leo.
Gracias y, ah, envidia por esas dos del 2016.
Un abrazo fuerte.

Dyhego dijo...

Ernesto:
cada cual vive la navidad a su manera, o como mejor puede.
Salu2.

Manuela Fernández dijo...

Cierto que hay mucha hipocresía pero también hay mucho deseo de que todo vaya a mejor y esas luces lo representan.
En cualquier caso, sirvan estas fiestas para que todos nos demos golpecitos en la espalda, ya vendrá el 7 de enero para volvernos a apuñalar :))
Felices Fiestas.

AMALIA dijo...

Buena reflexión!.
Lo importante es poder estar la familia reunida.
Un abrazo.

Majo Dutra dijo...

Buena semana en la despedida del 2023.

Un abrazo, Ernesto.
~~~~~~~~

hanna dijo...

Tu texto es para refelxionar pienso que cada uno debe vivir su vida sus dias como los siente o como puede.
Te dejo un duerte abrazo y el deseo de un uevo año féliz junto a tus seres queridos.

Conchi dijo...

Para mi, lo más importante es esa comida con la familia Ernesto. ¿Sacrilegio? Es una palabra que cuando yo era jovencita se nombraba mucho. Me ha encantado leerte amigo. ¡Feliz 2023!.

Un abrazos.

stella dijo...

Que tengas una muy feliz salida de año y entrada del 2023
Un abrazo

Ildefonso Robledo dijo...

Recibe, amigo, mis mejores deseos para el Nuevo Año 2023.

Creo que sobre estos días, tampoco tenemos que volvernos demasiado locos... La felicidad suele estar en lo más sencillo...

Un abrazo

Majo Dutra dijo...

Ernesto, vengo a desearte un muy agradable fin de semana, alegre paso y feliz año nuevo. 🌟
Que sea de paz y progreso para la humanidad.
Abrazo festivo.
~~~~~~~~~~

AMALIA dijo...

Feliz año 2023!!.
Un abrazo.

Mujer de Negro dijo...

Leyéndote, no, no das la impresión, tampoco que te muevas tras bambalinas
Adoro tus textos, que más que textos, son reflexiones profundas que me hacen reflexionar desde muy hondo.
Sí, estos días parecen sacados de esas películas donde todos sonríen y hay felicidad por doquier, sin que nada ni nadie lo enturbie, si eso les hace felices a algunos, sea, yo lo veo y lo vivo todo desde mi realidad, hay días buenos y otros no tan buenos, pero son mis días y bien que mal, los vivo.

Abrazo enorme, Enrique y que disfrutes de esos vinos y familia y será un placer seguir visitándote el año siguiente

Te cuidas

Mujer de Negro dijo...

Abrazo, Ernesto
Te cuidas

Ana dijo...

Las navidades podrían ser algo más intimo, sin tanta apariencia y excesos. Como dices, de nosotros depende reforzar o renegar de ese teatro que a veces se monta en estos días.
Yo creo que se puede disfrutar de unas navidades inolvidables con lujos o sin ellos, cada uno pone el foco dónde más le interesa ji,ij.

Besos🌸