No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

jueves, 31 de octubre de 2013

Razones...

Razones es eso que casi todos tenemos, y usamos, para hacer o no hacer en nuestras vidas.
Hay razones propias y de terceros. Y también hay razones que trascienden esos dos aspectos en el ser humano. Podríamos llamarlas “causa”. Tal vez causa original. Pues de ella partió, como efecto, todo lo demás. Tú, yo, los demás, tus razones, las mías, las ajenas... También las hojas que se desprenden de los árboles en este otoño que acaba de empezar, incluso cuando el viento amaina, y hasta el canto del petirrojo que acompaña, en el valle, el discurrir del río en el que la garza espera, inmóvil, el paso del pequeño pez que le servirá de sustento.

Razones hay para todo. Mejor dicho, nada sucede realmente sin una razón previa. O varias. A veces cientos. ¡Nada!

Las risas o las lágrimas, los encuentros o desencuentros, los logros o las pérdidas, la abundancia o la carencia, la salud o la falta de ella, el nacer o el partir. Todo tiene su razón de ser.

4 comentarios:

trimbolera dijo...

Y buscamos incansablemente esa razón última ... LA RAZÓN.

Meulen dijo...

vine a leer con calma
y a ponerme al día en tus escritos...
pues es relevante , al menos yo lo siento asi dejar un parecer que se enlaza a lo que el texto me entrega...sucede casi siempre, pocas veces paso de largo...es cierto a veces es leer y sentir ...

y me doy a esa razón que señalas
aunque a veces por esa razón andamos perdidos y funestos por el mundo
porque la mente nos traiciona mas de lo seguido

saludos

Te de Ternura dijo...

Tantas razones escondidas junto al miedo!!!

Ángela dijo...

La garza que espera, el petirrojo que canta, las hojas que caen en este otoño que comienza... razones para todo hay. Razonar, actitud inteligente y necesaria.
Pero yo camino y frecuento más, la senda de la intuición.
Un abrazo Ernesto.