No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

sábado, 18 de noviembre de 2017

...pero hubo/hay un tiempo en el que creyó...


Que esta mañana a las 5:20, de noche, con un frío intenso estén cantando los petirrojos desde el nogal y la magnolia viene a confirmar que la Tierra sigue girando de manera natural…

Y el mundo, la humanidad, y dentro de ésta la sociedad que nos abarca, sigue girando, también, en la rueda sin fin…

¿Sin fin?… ¿Qué quiere decir sin fin…, qué esto que conocemos no se acaba nunca?
¡Si y no!
¿Puede ser más explícito?
Que esto que conocemos, como usted dice, no se ha acabado nunca… hasta ahora, ¡es un hecho! Por lo menos en la inmensa mayoría de la gente…
¿Qué entiende usted por “esto que conocemos”?
¿Usted sueña cuando duerme?
Sí, creo que la mayoría de las veces sí.
¿Y cuando sueña es consciente de que lo hace?
No, no creo… Más bien es al despertar que me doy cuenta de haber soñado.
¿Es lo soñado una realidad? ¿Le afecta lo soñado? ¿Le deja secuelas, físicas principalmente?
Pues no!… ¿Cómo va a dejarme secuelas algo que no es real, que no ha sucedido? En el aspecto emocional, mental, sí puede que me afecten… Un sueño trágico, una pesadilla, sí que en ocasiones me ha turbado. Lo mismo que sueños gratos, felices, dejan en ocasiones, pues no siempre se recuerdan, satisfacción.
En ambos casos ¿qué es lo que descubre cuando despierta?
Bueno…, es evidente que cuando despierto me encuentro en la cama… Y ese sueño vivido en el que me quemaba en la hoguera la Inquisición por «hereje» o ese otro que me hacía volar sobre los tejados de las casas, no era real. ¡No sucedió nunca!
Algo sí sucedió, algo sí fue real: el acto de soñar. ¡Usted soñó! Lo que sucede es que lo soñado no lo fue.
Creo que le voy cogiendo el punto a esto de “lo soñado”… Pero ¿dígame, qué tienen que ver los sueños con la rueda sin fin de la vida?
¡Obsérvese! Mucha de la irrealidad que se vive, y sobre todo la aflicción, el bíblico valle de lágrimas, está basado precisamente en esto: la falta de atención que se presta a sí mismo. Cuando sueña usted es el sujeto, el protagonista de una vivencia que, teniendo un poso de realidad: el soñar, no es real en si misma. La vive y la sufre como tal, pero no es real. No sucede. No ha sucedido nunca. ¡¡No sucederá, en realidad, jamás!!
¿Y entonces?…
Todo estaría en estas dos frases:
-”¿Y cuando sueña es consciente de que lo hace?
-No, no creo… Más bien es al despertar que me doy cuenta de haber soñado.”

_______________._______________
¡Lo que se vive como real, la vida que se conoce, pasada, presente, y la que se espera que pase, pudiese ser el sueño vivido por muchos de una realidad a la que todavía no se ha despertado!

!Y solo entonces, despierto ya, no antes, si bien puede atisbar que algo más que lo conocido, soñado, hay, sabrá!

Aunque llegado a ese punto, despertado, consciente, el saber o no saber carece de relevancia. ¡Usted ES!

Siempre fue, ES, será… pero hubo/hay un tiempo en el que creyó .«no ser»

_______________._______________

28 comentarios:

maria cristina dijo...

Cuando despierto después un un sueño muy real pienso si no estaremos viviendo en paralelo sin saberlo, un misterio que no se develará y seguirá así por siempre, un abrazo Ernesto!

Conxita Casamitjana dijo...

Interesante reflexión Ernesto, de las que te hacen reflexionar sobre los sueños, los reales y los soñados, sobre la vida la vivida y la imaginada y la que queda por disfrutar y sobre todo aquello que queremos ser y lo que hacemos para serlo.
Cuando soñamos dejamos libertad a nuestro inconsciente, a la parte menos racional y a veces estaría bien dejarse llevar más por las sensaciones y no estar tan encorsetados. Solo tenemos una vida y depende de nosotros.
Buen finde

Elda dijo...

¿La vida es un sueño? poéticamente sí… Para mi, no es lo mismo soñar un sueño que dura nada, a vivir una larga vida donde el dolor o el bienestar, según el caso, dura…
La comparación está muy bien y entiendo lo que quieres decir, pero realmente, mientras estamos aquí vivimos con todas las consecuencias, mientras que los sueños, sueños son, y no llevan a ninguna parte.
Al leer tu entrada me he acordado de los versos de Calderón de Barca…
Un abrazo y buen finde.

CÉU dijo...

Hola, Ernesto!

Tengo te estranhado! Espero que tu ytu família estejam mto bién.

Gracias por tu visita y comentário sucinto, pero enorme em inteligência.

Tu texto me pôs a cogitar, pke la tierra no se modifica, ni para, ni anda mas ou menos depressa, qdo estamos acordados, dormindo ou sonhando.

Creo k solament tenemos esta vida y depois dela findar, no te sé dar respuestas, ni a sonhar y no acredito en vidas passadas. Acredito no que miro y toco, enquanto viva.

Besos para todos vocês.

karmen dijo...

Hola Ernesto! Es curioso me has hecho recordar un sueño que tenia de pequeña y era que yo era parte de un sueño que lo soñaba Dios, tenía miedo que ese Dios se despertára y acabára el sueño...

Maru dijo...

Una entrada llena de preguntas, preguntas que no sabría contestar, por ejemplo, yo nunca recuerdo lo que sueño, pero sueño?, puede ser, también podría ser que ahora mismo esté soñando, no lo sé, somos éramos y seremos? Es posible, no lo sé. Un abrazo Ernesto.

lunaroja dijo...

Mira que he escuchado audios,he leído en artículos y libros todo este tema de la "ensoñación" de la realidad, y me costó bastante concretar la idea.
Ahora cuando te leo, veo que es mucho más sencillo! Quizás tu forma de contarlo, de una manera tan cercana, tan de todos los días lo hace más humano, menos enrevesado.
Gracias.
Te envío por correo un audio que quizás te interese.
Un abrazo fuerte!

lunaroja dijo...

ups,es muy pesado, te lo envío por we transfer, recibirás un enlace y desde ahi, si lo deseas puedes descargarlo. Tienes una semana creo,para hacerlo!
Feliz finde!

Demian dijo...

Un tema muy interesante Ernesto. He leido muchisimo del tema y siempre me intereso. Creo en los sueños tanto como en la vida misma. También por eso en cierta manera los cuido. Lo has contado de una manera entendible. Un placer leerte como siempre amigo

Margarita HP dijo...

Hola Ernesto. Una reflexión y una comparación a la vez hermosísimas. Hay muchas gente que no vive, porque sueña, pero no cumple. Puede ser real o no lo que en ese momento le rodea, pero ni siquiera se da cuenta porque está demasiado inmerso en otras cosas que no son su propia vida.
Otras por el contrario, son muy conscientes de cada instante. Se centran en el aqui y el ahora. Yo creo que eso es realmente importante. Pues el presente de hoy es nuestro pasado de mañana, y es el futuro de ayer.
Muchos besos :D

Marina-Emer dijo...

feliz FIN DE SEMANA...ME COMÍO EL SISTEMA UN COMENTARIO
ABRAZOS

Maria Rosa dijo...


¡Uy... que entrada!

Muy pocas veces recuerdo lo que sueño, pero hay veces que veo sitios de mi barrio que han cambiado y camino por ellos como cuando tenia diez años. Lo raro es que no he penado en ellos, pero regresan desde el almacén de la memoria, tal como fueron.

mariarosa

Moni Revuelta dijo...

Ay, Ernesto! Si no fuera por los sueños...La vida es sueño; ojalá nunca pesadilla. Y los sueños también alimentan el alma...sean lo que sean😉

Un abrazo

Hola, me llamo Julio David dijo...

Me recordó (muy vagamente puesto que no sé mucho del tema y es más complicado de lo que apenas explico aquí) el concepto del Nirvana; un estado en que dejamos de reencarnarnos y, de cierta forma, "despertamos" a la unidad, a la totalidad. Pasamos a ser conscientes de que nuestra individualidad es una ilusión, "un sueño", puesto que todo está íntimamente conectado. Todo es la causa de otra cosa, nada existe ni sobrevive por separado.

Como siempre, un agrado leerte Ernesto.

Ernesto. dijo...

Hola a todos los que habéis accedido hasta aquí...

El texto publicado y vuestros comentarios podrían resumirse en algo así:

"¡Cuando la gota desaparece (despierta, se hace consciente) aparece el Océano!" (que siempre fue, ES, será… pero hubo/hay un tiempo en el que creyó «no ser».

Abrazos.

Mari-Pi-R dijo...

Hay sueños de los que siempre te gustaría soñar y otros que son terribles pesadillas que al despertar te alegras de darte cuenta que tan solo fue un sueño.
Un abrazo.

AMALIA dijo...

Gran tema y una buena reflexión.
Muy interesante el mundo de los sueños.
Un fuerte abrazo. Feliz semana.

virgi dijo...

Que los sueños no pasen a ser pesadillas, apreciado Ernesto. Yo tengo sueños durmiendo y despierta y de ambos siempre saco alguna reflexión. Abrazote.

Enca Gálvez dijo...

Ernesto te diré, que me gusta soñar y si es despierta mucho mejor; aunque, Calderón de la Barca decía "que toda la vida es sueño,y los sueños,sueños son..." Yo seguiré soñando aunque con los pies en la tierra...
Encantada como siempre de leerte. Un abrazo

Alondra dijo...

Sin imaginación nos perderíamos nuestro propio paraíso. Debajo de la manta eres libre para crear lo que desees. Sin embargo, cuando duermes y sueñas quizás nos hagan recordar cosas que en algún momento nos inquietaron, por eso al despertar te sientes liberada. El pasado no se puede recuperar, ¿el futuro? vete a saber... Hoy prefiero no hacerme demasiadas preguntas y disfrutar los pequeños momentos.
Un saludo

Marina-Emer dijo...

Hola amigo...no cabe duda la vida es un sueño ...
me alegro verte de nuevo ,viajas mas que los sueños ...gracias por tu visita ,siempre grata .
abrazos

Tara dijo...

Soñar no es solo un acto necesario y meramente fisiológico, a mi me apetece pensar o imaginar que vivo otras vidas, que vuelo a otros parajes...alguna que otra no tan buenos, si hay pesadillas. Me encanta soñar y recordar lo soñado y tus reflexiones mediante el coloquio que has utilizado son interesantes Ernesto.
Hasta pronto compañero.

Rosa B.G dijo...

Hola Ernesto, me empieza a preocupar esto de que últimamente te preguntas y respondas a ti mismo...es broma! jajaja.
Muy interesante la cuestión planteada sobre los sueños, es donde hacemos y deshacemos, sin pensar. Aunque depende de lo que se sueñe, porque si es bonito, agradecida; pero cuando es algo trágico, te deja pensativ@.

Un abrazo
Estupenda exposición.

AMBAR dijo...

Muy interesante y reflexivo tema, vivir soñando, soñar viviendo, en nuestro trayecto vivimos y soñamos, pero no siempre nos paramos a pensar en lo profundo de este tema.
A veces he soñado cosas que luego han ocurrido y las he vivido.
Tu nueva entrada no aparece.
Un abrazo.
Ambar

Mª Socorro Luis dijo...


Sería interesante llegar a desentrañar el misterio de los sueños, otro tema apasionante...
Aunque de nuevo con retraso, te dejo mi abrazo por dos, en la cercanía.

joaquín galán dijo...

Da que pensar,interesante.
Los sueños que tenemos cuando dormimos no son menos absurdos que los que tenemos cuando estamos despiertos,sobre todo aquellos que sabemos que son imposibles de alcanzar.¡Pero son tan necesarios para seguir caminando!

Saludos Ernesto

Maripaz dijo...

Un texto para reflexionar,Ernesto. Yo me considero una soñadora. Necesito soñar y tener sueños, para alejar de mi la monotonía.
Respecto al mundo de los sueños, me parece misterioso y difícil de interpretar.
Siempre me haces pensar con tus textos, y eso es bueno.
Abrazos

Soñadora dijo...

Bonito tema, recordé una canción de Kevin Johansen:

"Que lindo que es soñar,
soñar no cuesta nada,
soñar y nada más,
con los ojos abiertos,
que lindo que es soñar,
y no te cuesta nada
mas que tiempo..."

Un abrazo!