No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

viernes, 15 de diciembre de 2017

Espías involuntarios...

 

Escribes un texto en el ordenador, lo pasas al pendrive, lo llevas a una copistería a imprimir, pagas los 10 ctmos que te piden y te vas… Y tu texto ha quedado “copiado” en el ordenador de la tienda. No se borra a menos que lo borren expresamente. Cosa que no se hace nunca.

Cierto que nadie va a estar mirando qué ha quedado en su memoria… (dando por sentado la ética, respeto y la profesionalidad del empleado). Sobre todo si es una copistería que trabaja mucho y todo se diluye en el montón pero…

¡¡Ojo!! Si lo que has llevado a imprimir es muy personal, relevante, son documentos sensibles, herencias, judiciales, relaciones, etc., y si se da la circunstancia de que el personal de la tienda pudiese llegar a tener, él o terceras personas relacionadas con él, intereses en algo relacionado con ello. O simple curiosidad, o el vicio de cotillear lo ajeno. ¡¡Cuidado!!

¡Y hay otro detalle! Escribes una carta, privada, ¡privadísima!, la llevas a imprimir. Posteriormente la suprimes del pendrive familiar que usa todo el mundo… Queda vacío. Otro miembro lo coge para meter algún documento a imprimir, lo lleva a la “misma copistería”… Y, le pregunta la dependienta:
¿Qué documento te imprimo?
Y el familiar extrañado responde: el único que hay.
No, aquí hay cuatro…
¡Pero si estaba vacío y solo he pasado uno!…
¡Pues hay cuatro!
Bueno, pues imprímelos todos a ver qué es!!!

¡Y ya tienes el “pollo” montado! Tu carta, documento, información privadísima al descubierto…

¿La causa? Pues que aunque tú lo eliminaste del pendrive, quedó en la memoria del ordenador de la tienda. Y al volver a introducir el mismo pendrive… se activa dicha memoria al reconocerlo y hace público lo que no debiera.

Sí, piensas bien. ¡Buscar la copistería adecuada o utilizar un pendrive personal fuera del alcance de los demás.

17 comentarios:

AMBAR dijo...

Hasta leer tus letras pensé que todo era más sencillo, pero ya veo que no.
Muy interesante, menos mal que al tener impresora en casa se puede reducir ese caso que aquí nos expones, nunca está demás ser precavido.
Un abrazo.
Ambar

Matías dijo...

Está muy claro lo que comentas, la única solución a ese problema es adquirir una modesta impresora de B/N e imprimir en casa. Claro que a veces casi son mas costosos los cartuchos que la impresora.
De todos modos, creo que los que utilizamos Internet con frecuencia, estamos escasos de intimidad.
Buen fin de semana Ernesto.

Margarita HP dijo...

Me has dejado con la boca abierta. Imprimo poco en las copisterias, pero como todo el mundo, o casi todo el mundo... ¡¡Lo hago a veces!! No sabía de lo de la memoria que al introducir el mismo pendrive aparece lo anterior.
La que se puede montar ahí.
Me has dado ideas para relatos Ernesto, ja ja.
Besos :D

jfbmurcia dijo...

Estamos perdidos...qué poca intimidad nos queda...Saludos.

lunaroja dijo...

Hala! ya me has dejado pensando.. a ver qué llevo yo en mis pendrives!
No,nada demasiado personal!
Ahora fuera de broma, es verdad, nunca lo había pensado!
Gracias por el dato!
Abrazo de fin de semana!

maria cristina dijo...

Uno no piensa en estas cosas ante necesidades perentorias, en nuestro caso hay impresora pero es bueno tener estos datos por si alguna vez estamos en esa situación, gracias Ernesto, un abrazo!

Ernesto. dijo...

Tal vez no quede todo siempre... ni en todas las impresoras, pero es un hecho real. Podéis comprobarlo la próxima vez que vayáis a imprimir algo preguntando al empleado si le figura algo más en el pendrive.

Pasad/pasemos buen fin de semana amigos.

Fuerte abrazo.

Elda dijo...

Es una acción que nunca he empleado, ni tenía idea que pudiera ser así.
Tener una impresora en casa te soluciona, y más cuando se anda entre papeles.
Un abrazo Ernesto.

AMALIA dijo...

Yo tengo impresora en casa pero me parece una advertencia muy buena.

Lo desconocía.

Un abrazo.

Mari-Pi-R dijo...

El riesgo siempre está en los adelantos que nos felicitan la vida por esto hay que estar alerto a ello.
Un abrazo.

Hola, me llamo Julio David dijo...

También da terror, sí, terror, ir a imprimir algo, descargar el archivo y después olvidar borrarlo. Yo he llegado incluso a suponer que mis cosas personales las van a publicar, o comercializar o, todavía más, que me van a extorsionar jaja Ya se sabe que donde hay miedo sobra la imaginación.

Saludos salados, Ernesto.

Maria Rosa dijo...

¡¡Que problema!!
Me pregunto, si no es más fácil tener una pequeña impresora conectada al ordenador, están las láser que son económicas y duran años.
Parezco una vendedora de impresoras, pero imagino que en el primer mundo deben haber otras mucho mejores aun, no te olvides que yo vivo en Argentina, tercer mundo y gracias.


mariarosa

Mª Socorro Luis dijo...


En este mundo tan complicado en el que estamos metidos, la intimidad esta en mas peligro del que pensamos... Yo lo esquivo, todo lo que puedo. además de por mi ignorancia, claro.

Saludosotoñales y abrazo, Ernesto. (Y gracias por tus amables y generosas palabras)

CÉU dijo...

Hola, Ernesto!

No sabia k isso poderia acontecer. Es preciso, entonces, tener mucho cuidado. O mundo es una aldeia, onde todos sabem de todo.

FELIZ NAVIDAD Y EXCELENTE ANO NUEVO.

Besos com mucha amistad.

Moni Revuelta dijo...

Jeje, me identifico mucho contigo en este aspecto que planteas, amigo Ernesto. Muchas gracias por la advertencia.
La intimidad es un tesoro, un derecho y una obligación. Y no, yo creo que hoy por hoy, ni se practica, ni se respeta.
Un fuerte abrazo

Smareis dijo...

Ola Ernesto!
Precisamos ter cuidado, a privacidade é muito importante.

Feliz Natal e um Ano Novo cheio de esperança.
Abraços e boa semana!

joaquín galán dijo...

Se agradece le consejo,no tenía ni idea de que pudiera ser así.
Abrazos