No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

viernes, 4 de marzo de 2016

...al encuentro de otras aguas.


Bufanda, gorro y un grueso polar se puso para salir a dar una vuelta por los alrededores. Botas y hasta unas polainas en las piernas para la nieve completaban el atuendo. Mientras cerraba la puerta con llave pensó en sacar los perros de sus vecinos, Ignoraba si éstos estarían en casa. Cerrando la verja se dirigió a la casa de al lado. Entró sin llamar pues sólo quería coger a los perros. Estos ya le habían visto y se dirigían hacia él corriendo levantando puñados de nieve. Cuando les abrió la puerta de la verja salieron dando saltos y ladridos… Y entonces la vio.
Una silueta se acercaba por el camino de la derecha. Los perros se fijaron en ella e hicieron ademán de acercarse, les retuvo con la voz. Se fijó de nuevo en ella y no supo distinguir quien pudiera ser. Notó cierta vacilación en su andar al margen de la nieve. Volvió a meter los perros en el jardín y empezó a andar hacia ella. Cuando estaba a pocos metros vio como se inclinaba hacia un lado. Corriendo se acercó… Justo llegó para sostenerla antes de que se desplomase.
Cogiéndola en brazos volvió a su casa. Una vez quitado el ropaje que la cubría apareció una cara de mujer joven. Justo en ese momento abría los ojos… -¿Qué ha pasado, dónde estoy?-…
Una taza de leche caliente sentada en un sillón de alto respaldo frente a la encendida chimenea le iba dando color a sus mejillas.
Cubierta con un ancho pijama y una bata beig observó la estancia. Mientras, Pedro preparaba algo en la cocina. Suelo de madera. Unos cuadros y algunas fotografías cubrían la pared del fondo. Una amplia estantería en caoba coleccionaba algunos libros, algún jarrón y figurillas representando escenas de campo. El amplio ventanal en forma ovalada hacia el exterior permitía ver casi toda la cadena montañosa, ahora cubierta de nieve. La imagen era preciosa, sosegada. Invitaba al silencio. Y se dio cuenta de que silencio era lo que iba colmando su alma…
Una bandeja de viandas y dos vasos de vino los reunió alrededor de la mesa. Y todo ello permitió que las palabras se reconociesen a sí mismas en boca del otro…
-¿Embarazada?… ¿De cuánto?…
-Casi dos meses. -Una relación de amor propició la vida. Un traspiés la dejó al frente de la misma-.
-¿Y qué haces sola por estos caminos?
-Venía con un grupo de amigos haciendo el Camino*. Anteayer hicimos noche en Villafranca del Bierzo… Y decidí quedarme por la zona. Intentaba llegar a Ponferrada y regresar a casa en tren.
Al día siguiente, sábado, bajaron a la ciudad.
Mariela… Que con su pelo corto, rizado y negro, su delgadez y cierto desgarbo en su andar, fue presentada en los ambientes en los que Pedro se movía.
El aroma a café y a tostadas recién hechas la hizo murmurar algo entre sueños… -Hum… ¿Dónde estabas?-… preguntó mientras éste descorría las cortinas.
Cogidos de la mano, abrigados, y con los perros corriendo delante de ellos dieron un largo paseo por los alrededores. El sol de la mañana refulgía sobre el blanco de las montañas. Observaron el pequeño torrente de agua que, proveniente de la ladera, corría limpio al encuentro de otras aguas… Ambos tuvieron un pensamiento…, para sí, que les hizo estrecharse en un cálido y largo abrazo...

27 comentarios:

Elda dijo...

Cómo me gustan las historias que cuentas, ligeras, sin paja, vas con tus letras al grano como se suele decir, formando una bella sensación de placidez según se va leyendo y perfilando un paisaje lo mismo fuera de la casa que dentro que se siente y se ve.
Bonita historia con un fin que se me antoja como el de las aguas…
Me encantó Ernesto.
Un abrazo.

maria cristina dijo...

Parece que se van a juntar dos corrientes de agua para formar un mismo río, hermoso Ernesto, un abrazo!

Hola, me llamo Julio David dijo...

Hay una elegante pero precisa alegoría entre la naturaleza y el encuentro de ambos protagonistas. Una representación, un simbolismo que los hace parte del TODO. Me gusta el cierre de la historia, lo siento sosegado, sencillo, espontáneo: el cariño que se tienen y el pequeño torrente de agua que baja por la ladera y que va al encuentro de otras aguas, tal como ellos van al encuentro de un abrazo.

Buen texto, Ernesto. Saludos.

Ángela dijo...

Ernesto, con que sencilla naturalidad narras la vida.
Y cuando se trata de vida, a mí me conmueve.
Me despierta esos resortes que se activan cuando la emoción pasa de puntillas por el amor, en instantes mágicos sin tiempo.
Todo fluye. Las aguas a su cauce.
Un fuerte abrazo.

lunaroja dijo...

Qué bonito lo describes todo. Tanta sencillez y cotidianeidad nos hace entrar en un espacio conocido y acogedor!

Mari-Pi-R dijo...

Una narración muy buena, me gusta como has enlazado el final.
Un saludo.

Carmela dijo...

De nuevo, al ir leyéndote, voy viendo la historia, y eso es muy difícil conseguir con tan pocas líneas. Es precioso como trasmites tus historias.
Un abrazo, Ernesto.

Rosa B.G dijo...

Hola Ernesto, dos natualezas coinciden en el camino de la vida. Bonita coincidencia que les encuentra, sin buscarla.

Magdeli Valdés dijo...

Hermoso final

siempre es relevante saber como empieza una historia
por buena que parezca ...nunca se sabe como termina...
ojalá que sigan caminando por la nevazón

bello paisaje, el de la foto...
en invierno hice un viaje a plena cordillera con intensas nevazón...
algo de miedito nos dió

pero no encontré mi caballero de las nieves (broma)

gracias por saludar en mi espacio.

Maripaz dijo...

Ernesto, me encanta la belleza de tu prosa que ha propiciado este encuentro lleno de calidez humana.
Un fuerte abrazo.

MuCha dijo...

Y aqui estamos todos reunidos leyéndote es como casi si rezáramos
Un abrazo inmenso
un gran texto

Marina-Emer dijo...

Bueno relatos y unas nevadas como en mi tierra pero es sano el frio de León.
Bueno al final no sé donde pinché que se me escondió riéndome tu último correo
abrazos

Amalia dijo...

Bella imagen.

Y linda historia con un esperanzador final.

Un abrazo. Feliz domingo.

Amalia dijo...

No sé qué pasa que no sale mi imagen de perfil pero soy Amalia.
Los fallos de Google.

Pilar V dijo...

Es curioso como el frío del inicio del relato deja paso a la belleza incluso cálida de un paisaje nevado, los sentimientos se apoderan del espacio.
Un placer

virgi dijo...

Sobre la nieve, una inesperada y tierna historia de amor. Muy bonita. Besos

Tesa Medina dijo...

Madre mía, Ernesto, qué historia tan bonita, y es que soy una romántica y si me pones nieve, montañas, una casa con lumbre, vino, viandas..., una mujer rescatada... y ese final tan tierno...

Me sobra la bata beig, es que no soy mucho de batas, Ernesto y menos beigs... Verás que cuando me conmuevo uso el humor para disimular.

Hay quien está predestinado a encontrarse y "mezclarse" sin remedio, como esas aguas del enunciado.

Muchos besos. Me relaja mucho pasar por aquí.

Candela Martí dijo...

Leerte es como sentir un abrazo cálido en una fría noche de invierno; se recobra la paz y la esperanza en la vida.

Gracias. Un abrazo nocturno, Ernesto.

RECOMENZAR dijo...

No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.

Me llega esto mucho quizás porque creo que estoy encontrando el camino que habia perdido

CRISTINA dijo...

Erneto, una gran historia muy interesante. Las alma que son afines, a veces se atraen en el camino de la vida. Un hermoso paisaje de fondo.
Un grande abrazo, buen inicio de semana!

Katrina dijo...

Que bonito relato; es simple y cercano. Las descripciones del inicio me hicieron creer que estaba allí... que bien se siente un café caliente después del frio del inviero...

Saludos!

Estelas de vida. dijo...

O te pasan muchas cosas obtienes una imaginación digna de un buen libro, anímate a escribirlo, me pido leerlo!! Un abrazo Ernesto.

Ernesto. dijo...

Zapatero a tus zapatos jjajajjaja...

Una cosa son cuatro diálogos y otra complicarse con un libro. De todas formas me lo plantearé... Nunca se sabe.

Bueno... y ahora que lo dices... jajajajajjaja...

Un abrazo, Maruja.

Sneyder C. dijo...

Un bello relato, como nos tienes acostumbrados. Y dos almas que se encuentran en silenci …

Un cálido abrazo Ernesto

jackie dijo...

Que hermoso encuentro. ... Y se dio cuenta de que silencio era lo que iba colmando su alma… Quiero leer massss!!!!!

Marinel dijo...

No pienso aventurarme a descifrar los sempiternos enigmas, por llamarlos de alguna manera, de tus historias, jajajaja
Pero sí debo decir que me gusta mucho ese describir los ambientes, las gentes y los paisajes que nos introducen tan de lleno en lo que cuentas que me parece estar viéndolo y hasta viviéndolo.
Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...


...y así, como si nada,
descubrieron
un amor que nacía.

Hermosa narración, vecino.