No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

sábado, 12 de diciembre de 2015

...fondo de ternura.


Solía tomar un vino a mediodía, a veces solo a veces con amigos, en el mesón del pueblo. También con su familia, principalmente con su hija y nietas. En algunas ocasiones habían comido allí. Había un plato especialmente que le encantaba, si bien tenía la precaución de mirar primero qué cocinera estaba ese día. No todas lo preparaban igual. Habituales dos de ellas en ocasiones veía caras nuevas.

Ya se había fijado en ella. El mechón de pelo rubio que se le escapaba por debajo del gorro blanco había llamado su atención. ¡Sin más!

Sí observó que algunas veces cuando pedía una ración de tortilla en la barra, no siempre salía de la cocina con el mismo tamaño… No le dio mayor importancia. Pero cuando notó que su plato preferido solía ser algo más abundante según quien lo preparase, prestó atención.

Se dio cuenta de que si bien no podría precisarlo ella siempre coincidía en la cocina en esos momentos… Le hizo gracia el posible juego que pudiese traerse y decidió jugar también.

Ya le había visto la cara… Y observado que también ella le había mirado de manera especial cuando salía de la cocina. Ojos azules, unos 40 años, juvenil, risueña. Había un algo en aquella cara que denotaba serenidad, seguridad… saber.

En cierta ocasión en que se encontraba comiendo y ella salía con un plato para otro comensal, la miró. Ella correspondió. Sonrieron levemente y alzando él su vaso le hizo un gesto de agradecimiento… la sonrisa de ella se amplió.

Pasaron los meses y llegó Diciembre. Era de noche. Él, en una esquina de la barra saboreaba su consumición atento a la conversación que dos mujeres mantenían a su lado. La vio salir de la cocina y dirigirse hacia él…

-Salgo dentro de hora y media… ¿sería posible que hablásemos un momento?-
-¡Claro!- respondió éste sin sorprenderse.
-¿Tienes tiempo de cenar?- preguntó ella.
-Sí-.
-Espérame en el Azul, encargaré mesa-.

-¡Hola!-
-¡Hola!-… Soy Manuela… Tú ya sé como te llamas…

Cenaron como dos amigos que no se hubiesen visto en años. Se contaron momentos y retazos de vida. Abrieron sus almas con total libertad… ¡Supieron uno del otro!

Y sólo al final ella le dijo: -Dormiría a tu lado esta noche y viviría contigo el resto de nuestras vidas. Hay un fondo de ternura en ti que no se expresa del todo… Y que me gustaría compartir-...

-¡Pero no será posible! Nuestros caminos se separan aquí… Salgo mañana de viaje. Me esperan para casarme-…

Cuando se despidieron, tras un cálido y prolongado abrazo, ella le entregó un pequeño sobre… -No lo abras hasta que me haya ido-.

Un mechón de su cabello está guardado en la mesilla de noche.

18 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

Tenía que ser Angeles, ese luminoso ser humano quien comentara este bellísimo y tierno relato.
En un día especial para mí, andaba buscando una caricia para mi alma y la encontré acá.¡Me encantó !
Lo que me resta saber es si eres el mismo y amoroso Ernesto que estaba entre mis amigos blogueros y se me perdió.
Me lo puedes decir ?...
Nada pasa por nada.
Un enorme abrazo

lunaroja dijo...

Precioso relato que a mi entender refleja que el momento presente es el único por vivir, y que a pesar de que los caminos puedan separarse,hay historias de amor que son inolvidables.
Un abrazo

Ángela dijo...

Así es la vida cuando el amor toca el corazón de alguien.
Llega como una sorpresa para aliviar el alma y llenarla de dicha.
Y se va...pero ya la vida no es igual. Porque amar no es atarse a un corazón, más bien el amor da alas para despertar a otros horizontes.
Sencillas y delicadas palabras, como la vida misma.
Un abrazo Ernesto.

maria del carmen nazer dijo...

Soy María del Carmen.
Mi correo es mcarmennazer@gmail.com
Ya sabes que soy torpe en estas cosas.No supe encontrar el tuyo.
Hoy fue un día muy intenso, estoy cansada. Ojalá encuentre mañana novedades tuyas.
Mi cariño de siempre

AMALIA dijo...

Una historia muy dulce. La ilusión del amor que no puede ser realidad pero que nunca se olvidará.
La vida es así.
Un abrazo. Feliz domingo

Marinel dijo...

Sí que es una ternura de historia, sí.
Un abrazo.

Elda dijo...

Realmente, "un fondo de ternura" porque ternura es lo que has escrito con esa dulzura y esa serenidad en un momento de esos que solamente una vez pasan rozando como el vuelo de una mariposa.
Encantadora y romántica historia que me ha encantado leer.
Un abrazo Ernesto y buen domingo.

Candela Martí dijo...

Preciosa y emotiva historia que rebosa ternura y sensibilidad comunicativa, cosa habitual y certera en ti y en tu palabra.

Me ha gustado, me ha llegado y me ha emocionado. Gracias por compartir la belleza que corre por tu alma.

Abrazos.

Mari-Pi-R dijo...

Bonita historia, aunque a la vez me ha hecho pensar que cuando no le vaya bien en su matrimonio siempre va a recordar al mechón de pelo que dejó escapar aquella noche.
Un abrazo.

maria cristina dijo...

Tierno relato, a veces la vida nos lleva por rutas diferentes pero quedamos con bellos recuerdos del camino, un abrazo Ernesto!

MuCha dijo...

Me siento bien aqui
La música invade mi momento
mientras tus palabras se anidan en el intento de poder decirte...
Lo mejor para vos
Para tu vida
emocional
corporal
del alma
de tu mente....
Vida y Felicidad
de estar contento
Dando gracia s a la vida
por estar vivos hoy...

Patty dijo...

Que tristeza :( suele pasar, gente que cree dispuesta a otra y sin embargo son de caminos diferentes.... bello tu relato Ernesto... mil gracias por compartir :* besosss

Sneyder C. dijo...

Hola Ernesto un bello relato sencillo y encantador que nos lleva a pensar que cada momento es único y no hay que dejar escapar solo… que algunas veces el destino no se pone de acuerdo…

Un cálido abrazo

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Vaya coincidencia, te cuento que a mi me sucedió hace muchos años un caso parecido, pero con una muy linda mesera de un cafecito que había en el pueblo... se casó , tiene hijos y nietos, ahora somos amigos, nada más.

Un abrazo.

Hola, me llamo Julio David dijo...

Hay un fondo de ternura en este texto, también. Aunque pobre destino desdichado de la señorita, que resultó ser una soñadora mucho más comprometida con los ideales de su corazón, a diferencia de él.

Saludos!

Maria Rosa dijo...


Una historia de amor que emociona y ese mechón de pelo es el testimonio de un amor que pudo haber sido ; un gran amor.

mariarosa

Estelas de vida. dijo...

Romántico relato que sale de un alma limpia. Me encanta leerte Ernesto. Abrazos.

María Socorro Luis dijo...


Se puede vivir intensamente un amor soñado?... Yo creo que si, y tu relato puede confirmarlo.

otro abrazo