No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

martes, 21 de febrero de 2017

Anécdotas de la vida!


Corría el año de 1972-73 cuando empecé a trabajar en una cadena de tiendas de electrodomésticos en Madrid. Contaba 24 años. Casado y con dos hijos.

Como encargado de una de ellas, a los pocos días me dieron un fajo de letras impagadas, correspondientes a ventas efectuadas anteriormente, con la indicación de que fuese domicilio por domicilio a intentar cobrarlas. Mi primera salida fue una tarde.

-1ª visita: No habían pagado porque el transistor no les funcionaba. Al indicarles que lo llevasen a la tienda para su reparación me respondieron que ya lo habían tirado…
-2ª: No hemos tenido tiempo de pasar a pagar…
-3ª: Se nos ha ido el santo al cielo…
-4ª: Ya no vivían allí…
-5ª: Ya pasaremos…

¡No, a la 6ª visita ya no llegué! Regresé a la tienda. Allí me indicaron que no sería fácil cobrarlas, que ya lo habían intentado en muchas ocasiones...

A la semana siguiente volví a salir. Al llegar al primer portal donde residían los morosos miré el piso: el 3º.

Subí al 5º, llamé a la puerta… Cuando abrieron pregunté, con la letra en la mano, si allí vivía tal persona. Al decirme que no, que vivía más abajo les explicaba que había venido a cobrar una letra de hacía tanto tiempo, generalmente año o año y medio. Que bajaría al 3º, pero que cabía la posibilidad de que no hubiese nadie… Y les pedía que cuando les viesen les dijesen que había estado a cobrarles… Todos muy amables me aseguraban que lo harían!

Hay que situarse en aquellos año en que eso de las deudas, si bien ya existían, no estaban bien vistas.

Bajé al 4º. Hice el mismo guión… ¡Les avisarían en cuanto les viesen!

Después bajé al 2º… Más de lo mismo. Y ello con la sonrisa y gesto de no haber roto un plato en mi vida jajjajajaja…

¡No, al 3º no llegué nunca! Ni a ningún 3º o 4º o 5º donde viviesen los morosos. Me bastaba con ir llamando a otros pisos en la escalera para que al día siguiente pasasen los señalados por la tienda a pagar y disculparse por la tardanza.

En dos meses recuperamos el 60% de las deudas. (Y vistiendo ropa de calle, nada de disfraces, evidentemente)

Quiero recordar que hasta el año ¿1987? no se implantó en este país el llamado “Cobrador del frac”.

29 comentarios:

Elda dijo...

Menudo poder de convicción, como para deberte a ti algo, jajaja.
Muy ingenioso sin duda, igualmente que la viñeta que le acompaña, y es que el que vale, vale :))
Un abrazo Ernesto.

maria cristina dijo...

Qué ingenioso estuviste Ernesto! Es bueno tener opciones cuando las probadas no funcionan, me gustaría tener tu inventiva para solucionar cosas insolubles! Un abrazo!

Marijose Pérez dijo...

Como han cambiado los tiempos, yo tengo la opinión de que hay alguien peor que el moroso y es el cobrador del frac,( o similares)
Un abrazo

Maru dijo...

Astuto el joven padre de familia, jajajaj, los que te contrataron sabían lo que hacían. Un abrazo.

AMALIA dijo...

Una buena estrategia!!.

Genial.

Un abrazo.

Maria Rosa dijo...


Muy astuto el cobrador!!

Hoy día con los nuevos servicios por Internet y las tarjetas, casi no quedan cobradores. La verdad es un trabajo difícil.

mariarosa

joaquín galán dijo...

No está mal la idea aunque seguro estoy que aún así algunos siguieron con la deuda,hay gente que pasan olímpicamente del qué dirán con tal de no pagar...Lo bueno de tu relato es que nos demuestra que la necesidad abre la mente.Tan joven y ya con dos hijos tenías que asegurar tu futuro en la empresa y supongo que así fue.

Un abrazo

Yayone Guereta. dijo...

La del 3° era yo.
Cuando tocaste miré por la mirilla y viendo qué traías cara de poker pensé...no es de fiar, viene a quitarme los "jurdos" (dineros), y me hice la longuis, dejándote en la puerta, el electrodoméstico en cuestión no era malo, era, lo siguiente, así qué ante tal engaño...donde está hecha la ley, está hecha la trampa,(toma ya!) Jajajajajaja

Ahora en serio, mi querido amigo, muy divertida la anécdota.

Muxus, bihotza.

Sneyder C. dijo...

Que poder de persuasión tiene que se enteren los vecinos que eres un MOROSO!!


Un cálido abrazo Ernesto.

karmen dijo...

Jajaja!Muy bueno la verdad. Lo que moviliza o movilizaba el "que dirán"... es increíble... mientras no se enteraba nadie la conciencia la tenían bien tranquila a la que los vecinos iban sabiendo corrieron a pagar... Buen conocimiento de la naturaleza humana que tenias por lo joven que eras!

Un abrazo.

CRISTINA dijo...

Ernesto, una historia muy interesantes. Tuviste una buena estrategia, ya que eso, en esos tiempos era muy común.
Un abrazo.

Mari-Pi-R dijo...

Después de esto ya pasaste a ser el empleado modelo del mes.
Una buena estratagema usaste, lo que peor sienta es saber que los demás saben que tienes deudas impagadas.
Un abrazo.

Carmela dijo...

Genio y figura.
Un abrazo.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Acertadamente bueno. Ja...ja...ja...


Un Abrazo.

Conxita Casamitjana dijo...

Acertada la manera de cobrar, entonces aún importaba un poco el qué dirán respecto a los impagados, aunque los caraduras siempre lo son.
Un saludo

MAR dijo...

Que entretenido que hayas escrito de ti, me encanta conocer a los blogueros con su vida.
El tema de las deudas es delicado quien es uno para juzgar, pero en todo caso debe ser terrible ser cobrador y lo del disfraz ufff por acá no se ha visto aún o sino de cada 5 chilenos 3 andarían con ellos detrás persiguiéndolos LAMENTABLE, en esté país casi todos estamos encalillados, muchas cosas están fallando.
Un abrazo grandeeeeeeeeeeeeeee
mar

Borja F. Caamaño dijo...

Parece que al final todo es cíclico y, bueno, la gravedad de las cosas es un 80% el cómo nos las tomemos... solo un 20% son las propias circunstancias.

Abrazotes.

Moni Revuelta dijo...

Jjeje...cuando nos hace falta, agudizamos el ingenio;)
Un beso!

María Socorro Luis dijo...


Siempre tu simpática y sabia manera de comunicar. Siempre un gusto pasar por tu txoko.

Con un abrazo, Ernesto, gabon ta musu

Marina-Emer dijo...

DESEABA SALUDARTE ...FELIZ MARTES
con CARIÑO ABRAZOS

Ángela dijo...


Fácilmente comprensible, con tu intuición, agudeza e ingenio.

Un abrazo Ernesto.

lunaroja dijo...

Muy ingenioso!!! Un abrazo!
Estuve de viaje,y recién hoy me puedo ir poniendo al día con las lecturas!

Marina-Emer dijo...

feliz día uno de Marzo.
hasta la vuelta .
abrazos

chusa dijo...

qué ocurrencia tan eficaz! eso significa conocer la psicología de las personas...
cierto que no debe ser un trabajo muy gratificante, el de cobrador...
feliz inicio de marzo Ernest, un abrazo!

Mara dijo...


¡Genial idea! Mucho mejor que lo del frak. A la gente le sigue molestando el qué dirán. Muy buena anécdota. Un abrazo.

Tesa Medina dijo...

Con 24 y ya dos hijos, madre mía, Ernesto, que precoz. Aunque... ¿qué digo? a los 24 yo también tenía dos hijos, pero vinieron juntos, ja, ja. Como éramos entonces.

Pasando a tu simpática anécdota, aplicaste el factor humano, Ernesto, mejor que ninguna técnica agresiva, aunque si lo piensas... lo del cobrador del frac tiene el mismo objetivo que tu inteligente táctica de cobrador, que los conocidos se enteren que eres un moroso y que por no pasar verguenza pagues.

Aunque nuestro Gobierno es inmuhe a esas verguenzas, hay mucha gente que no cobra prestaciones y están muy necesitados, pero el pagador se vanagloria que le ha ahorrado no se cuantos millones de euros al INEM.

Ay, Ernesto, me has dejado anonadada con lo de que ya no sueñas, a mi me quitas mi mundo interior fantasioso y creativo y es como si me mutilaras.

Un abrazo hombre realista y feliz, rara avis.

Maripaz dijo...

Jajaja, que ingenioso, Ernesto. Joven, listo y con una familia que alimentar...
Me ha encantado tu recuerdo.
Abrazos

María dijo...


Muy inteligente lo que hiciste para poder cobrar a esos morosos, sin duda usas que eso que se llama optimizar esfuerzo para conseguir el máximo beneficio. Los disfraces se usan cuando no se sabe cómo actuar siendo nosotros mismos, para protegernos o para impresionar. Estupendo que tu contaras con los recuerdos necesarios para no necesitar de él

Los humanos, antes y ahora necesitamos proteger nuestro prestigio mientras se supone lo tenemos, eso si queremos ser aceptados y respetados en sociedad, solo cuando el barro llega al cuello o decidimos vivir al margen de la sociedad la fuerza de atacarnos por ese flanco deja de tener fuerza. Antes la palabra, el respeto de nuestros vecinos, el respeto en general importaba, ahora cada vez menos, en un mundo donde la mayoría sobrevive como puede y cada día se parece más a la selva.

Me he reído mucho con el chiste de cabecera jaja muchas gracias y muchos besos! .. se terminó el carnaval por esta vez ; )

AMALIA dijo...

Feliz comienzo de semana.
Un abrazo