No busques la verdad; simplemente, deja de atesorar opiniones... Si quieres conocer la verdad, entonces no sostengas opiniones ni a favor ni en contra de nada. Establecer lo que te gusta frente a lo que no te gusta es la enfermedad de la mente.- (seng-ts'an)

http://www.oshogulaab.com/ZEN/TEXTOS/HSINHSINMING.htm

sábado, 21 de enero de 2017

...los barrotes los ponemos nosotros!

Mentales, emocionales y hasta físicos.
Acabo de suprimir un escrito borrador de queja/llamada de atención realizado por mí a una empresa de telefonía por el servicio recibido. No enviada hasta comprobar que ciertos aspectos del servicio inadecuado fueron resueltos satisfactoriamente por otra empresa del mismo producto radicada en mi zona. Es decir, la persona primera que me atendió, y me tuvo varios días incomunicado vía móvil/nuevo/no funciona, ha sido presa de mis “críticas mentales y emocionales” durante este tiempo.

¿Presa?… ¡Yo he sido el preso!

Y si bien lo sabía, no dejaba de darle vueltas al asunto… Y si ya había rebajado el enfado/crítica a niveles de simple llamada de atención a la persona vía carta personal, descartada su empresa y hasta los servicios de Consumo, no quería/podía dejar pasar el asunto. Sabiendo, como digo, de la insustancialidad del tema cuando resulta que el nuevo móvil funciona perfectamente, me gusta más que el anterior (que dejó de funcionar allí pero ha vuelto a funcionar aquí) y todo ha vuelto a ese cauce natural al que vuelve casi todo cuando permitimos que el suceder natural de las cosas y la vida ¡suceda!

Por cierto, ¡suceder! al que ya no tienes nada que pedir-le y menos agradecer-le.

...ya no tienes nada que pedir-le y menos agradecer-le.” A esto me refería en mi comentario en tu blog, y no a nada que tenga que ver con soberbia.

La dejación de esa actitud mía a cesado de inmediato al ser testigo, esta mañana al despertar, de como «mi» mente, mía, pero que no «soy yo», mi ego, actuaba en defensa/contra de otro ego. ¡Inexistentes ambos… pero capaces de desatar una guerra nuclear!

Este suceder, o la ¡esencia única que todo es!, no siempre lo he re-conocido. O si intuido, no llegué a aceptarlo. Ni tan siquiera en los mejores años de espiritualidad practicada… (búsqueda, por necesidad, aprendizaje, Metafísica, Dios, Jesús, etc.). Pero que una vez hecho realidad ya no hay vuelta atrás. Y muchas de las cosas trascendentes que sirvieron para llegar a este punto, cualquiera que éste sea, o percibas, dejan de tener sentido. ¡Y no practicas más!
_______________._______________
Conoced la verdad y ella os hará libres.
_______________._______________

15 comentarios:

Elda dijo...

Cada cual controla sus emociones como puede. Hay quien tiene facilidad para ello sea como sea su espiritualidad, y otros no. Situaciones tan humanas que resultan de lo más normal. La indignación del primero momento, no hay quien te la quite, (y si alguien me dice lo contrario, no le creo) solo el tiempo, poco o mucho, se esfuma y queda en nada.
Un abrazo y buen fin de semana Ernesto.

Mari-Pi-R dijo...

Te comprendo, muchas veces hay situaciones de las que parece que no se puedan controlar, sea por una persona, sea por que quieres hacer una gestión en on-line, en vez de conseguir lo que uno intenta obtener te sientes obligado a coger o dejar lo que uno no pretende tener.
Que tengas un feliz fin de semana.

maria cristina dijo...

Ernesto, te comprendo y comparto completamente. Tengo en mi propósito no hacer más lugar al enojo por un tema de vecindad mal entendida y que me perjudica, pero no logro a veces salir del enredo de mis pensamientos para solucionar algo que no se puede porque no existe la voluntad de la otra parte. Paciencia, yo misma me digo, en la vida a veces hay que esperar, solas las cosas vuelven a su lugar, un abrazo!

Carmela dijo...

A veces nuestros distintos "yo" reaccionan al unísono contra algo que nos molesta sin tener tiempo a un intercambio de opiniones.... y sucede lo que sucede.....

Me alegro que ya funcione tu móvil.

Un abrazo, Ernesto.

lunaroja dijo...

Sin dudas las grandes batallas son con los egos. En primer lugar,lidiar con los propios,y luego aprender a aceptar a los de los demás.
Desaprender esa dualidad,creo que es la tarea de este momento en la evolución del hombre.

Yayone Guereta. dijo...

El ser humano por condición reacciona frente a una acción, lógicamente, al menos a mí me pasa, el cerebro no controla, si bien el factor sorpresa ante una respuesta rápida, luego, más tarde, pausadamente llega el pensamiento meditado. Claro que todo esto es, teoría, la practica es otra cosa, hay que estar en el momento del suceso para ver como se reacciona, creo que me entiendes. Lo bueno es qué, se evoluciona y se va creciendo como individuo, (algun@s).

Muxu haundia, Ernesto, bihotza.

Ángela dijo...

Ernesto tienes mucha razón en lo que expresas y nadie estamos libres de esos variados y diversos barrotes.
Lo que importa es ser consciente de ello y no acomodarse y buscar sentirse bien dentro de la jaula.
Un abrazo y feliz domingo.

AMBAR dijo...

Hola Ernesto, paso desde Mar.
Al comentar te he visto y he sentido que debía visitarte, he repasado tu espacio un poco y me encuentro con un sentir profundo en letras.
Mejor dejar reposar la situación que sea por un tiempo, a veces la solución llega, sin necesidad de generar energía negativa, llegando a ser bendiciones disfrazadas.
Pero el ser humano aprende a base de golpes.
Con tu permiso me quedo.
Un abrazo.
Ambar

AMBAR dijo...

Perdona, quería seguirte pero me dice que no tengo permiso, lo siento.

Ernesto. dijo...

Resuelto, Ambar. Ya figuras en Seguidores.

Me alegra tu presencia en esta casa. Te visitaré en breve.

Abrazos.

Noite de luna dijo...

A veces, con el tema de la telefonía, - que por otro lado no me preocupa mucho- deberíamos hacer como en las islas, usar el silbo o en su defecto, las señales de humo de los indios. Nos evitaríamos muchos enfados sin sentido.

Besos

AMALIA dijo...

A veces, es inevitable una reacción que, más tarde, se suaviza. Pero creo que eso nos sucede a todos.

Habría que meditar antes de actuar pero es un poco difícil controlar la situación.

Un abrazo.

Hola, me llamo Julio David dijo...

Tú lo dijiste, Ernesto: ego contra ego, una batalla que puede ser infinita. Es triste y decepcionante cuando nos explota el ego en las situaciones más mínimas, situaciones en las que uno supuestamente mejor y más controlado debiera estar al respecto.

Más saludos!

Conxita Casamitjana dijo...

Qué cierto Ernesto, el que está preso es el que siente esas "emociones", el otro (la de la telefonía) ni se enteró y tú estuviste ocupando tu tiempo en eso, qué fácil lo has contado y lo difícil que nos resulta darnos cuenta que el enojo o la ira se vuelven contra nosotros.
Saludos

Maru dijo...

Pues....nada que añadir, estando de acuerdo contigo, ya lo sabes, lo que pasa es que voy avanzando ( al menos eso espero), a mi aire. En situaciones similares, aprendido del yoga, respiro, luego trato de quedarme en blanco, jajajjaa, cosa difícil, pero vamos aprendiendo a no hacer caso de esa parte inmadura que todavía, en la madurez, aparece de vez en cuando. Un abrazo.