viernes, 23 de julio de 2021

...con dríaco.

 


"La característica esencial de la hipocondría es la preocupación y el miedo o la convicción de padecer una enfermedad grave, a partir de la interpretación personal de alguna sensación corporal o de casi cualquier otro signo que aparezca en el cuerpo."

Quien más quien menos muchos conocemos el término “hipocondríaco” para definir a la persona que se ajusta a la declaración anterior. Y la mayoría nos declararemos no hipocondríacos. ¡Y con razón! Pero…

Ello puede que solo lo sea en cuanto a “salud”.

Pues “...libres de la preocupación y el miedo o la convicción de padecer una enfermedad [situación] grave, a partir de la interpretación personal de alguna sensación corporal [emocional o psicológica] o de casi cualquier otro signo que aparezca en el cuerpo [entorno o la vida...].”

Sin negar la presencia de situaciones incómodas, indeseables o mejorables, en la vida de muchas personas, sean éstas reales o imaginarias, cabe que algunas de ellas sean la consecuencia de algo parecido a la hipocondría respecto a la salud.

¡Están sanas pero viven como si no. Tienen pero viven la carencia! ¡No tendrían razón para tanta pre-ocupación pero se pre-ocupan en exceso!

La pre-ocupación, ese algo tan habitual en la vida de muchos, consustancial podría decirse, no es más que la ocupación previa en algo que, de momento, no existe.

Ocupación previa de "algo que no es", todavía, y puede que no lo sea nunca, solo puede generar intranquilidad, malestar, pobreza de vida, etc. Cuando no consecuencias negativas.

Soy de la creencia de que si te pasas parte de tu vida sembrando miedos e inquietudes de algo que no es, algunas de esas semillas acabarán floreciendo en tu vida.

Pasas tanto tiempo lamentando situaciones, que no son, dándole mil vueltas a las cosas, que la Vida, que siempre escucha y atiende, pero no entiende tus por qué emocionales, puede acabar promoviendo  más de lo mismo.

¡En lo que pones tu atención, en eso te conviertes!

9 comentarios:

Mari Carmen Polo dijo...

Muy buenos días. Tienes toda la razón, esas preocupaciones innecesarias que, sin embargo, a todos nos acucian de cuando en cuando, son nefastas para nuestra salud mental, y no sólo mental. De ahí tantas úlceras, y cosas peores.
Hace unos años me encontré, y fotografíé, un cartelito (que está en inglés y traduzco): Hoy es el mañana sobre el que te preocupabas ayer, y todo está bien.

Pues eso, que tenemos demasiados miedos, y eso nos impide vivir plenamente el momento presente.
Ten un buen viernes y mejor fin de semana :)

Alfred dijo...

Siempre tendremos más preocupaciones de las necesarias o al menos de las deseables, sí es que hay alguna de tal calificación.

Un abrazo.

lunaroja dijo...

Muy cierto,y muy interesante.
Hace unos días me prestaron un libro que comenzaré a leer próximamente cuando termine el que leo ahora.

LA BIOLOGIA DE LAS CREENCIAS de Bruce Lipton

Además, en estos tiempos tan complicados estamos "vibrando" en la energía del miedo, y es hasta cierto punto normal caer en ese tipo de temores.

Un abrazo!

Enca Gálvez dijo...

Cuanta verdad en tus palabras, vivir atemorizados y con miedos hoy por hoy es el mal que azota a la humanidad; tenemos miedo a todo y eso por desgracia no nos hace vivir y disfrutar del aquí y ahora, olvidando lo esencia, y lo efímero que es el tiempo...
Un abrazo y buen disfrute de ésta época estival!

Loles Miva dijo...

Jajajajaja, a veces he pensado en eso, con tus mismas palabras. Me he visto ahí. Y tal vez lo que ha mejorado mi percepción de lo que es estar bien ha sido estar realmente mal. Recuperar la confianza en mí misma y en los otros no ha sido cosa rápida ni siempre fácil. Pero ya estoy de vuelta!
Un abrazo Ernesto

Matías dijo...

El hipocondriaco es una persona con un trastorno psicológico que puede afectar severamente el día a día de su existencia, en ocasiones puede ser debido a haber vivido en la niñez el sufrimiento de un ser querido por alguna enfermedad grave.
Creo que la mayoría ante un mal desconocido nos hemos preocupado en demasía en alguna ocasión, es una situación que disminuye con la edad.
Un abrazo.

maría cristina dijo...

Me puse a pensar... y a veces exagero en la ansiedad por falta de respuesta inmediata a alguna llamada o mensaje, recuerdo este cumpleaños mío, mi hijo más chico no me había saludado y ya era pasado el mediodía, mientras llegó el mensaje ya lo tenía internado de urgencia! Y es que había salido con su novia y se acostaron de madrugada, nada más que eso. Un abrazo Ernesto!

eli mendez dijo...

Interesante reflexion Ernesto..Creo que además de las personas hipocondriacas hay un gran porcentaje que "elige" estar mal. Pulsa el boton de ver todo negativo comenzando por su cuerpo, su estado de salud, su edad, su casa, sus amigos, su nivel adquisitivo , la situacion del pais, y asi seguimos sumando ...pñorque siempre vamos a encontrar sin necesidad de buscar , ajjaja cosas que no están del todo bien..pero justamente se trata de ir remando aquellas situaciones que no son tan adversas..no hablo de cosas extremas, por supuesto..
Valorizar los instantes de vida y todo lo que tenemos, que seguro es más de lo que necesitamos, aunque nos parezca lo contrario.. Te dejo un abrazo fuerte fuerteeeeee!!!!!

Carmela dijo...

Pues que quieres que te diga, completamente de acuerdo con lo que dices!!

Un beso.