sábado, 13 de noviembre de 2021

...los otros!

 

Sri Nisargadatta Maharaj

Alguien comentaba hace poco sobre la relevancia de la hoja en blanco… por escribir, rellenar. Y también por hacerlo a mano. ¡El encanto de escribir a mano quienes lo tenemos desde siempre! Por “siempre” hay que entender que era el único método que teníamos a mano.

Y puesto que yo mismo me encuentro ahora en la misma tesitura, hoja en blanco, si bien aquí no hay encanto alguno. Y sí de qué escribo, pues miro por la ventana y veo que cae una fina y persistente lluvia. Y pienso…

¿Hoja en blanco?… La que debiera estar en blanco es la hoja por rellenar de vida cada mañana al despertarnos.

¡Hoja en blanco! A ser posible. Y no emborronada ya a estas horas con herencias del pasado. Así sea que ese pasado sea ayer mismo por la tarde…

Creo que se tiende a cargar con demasiados condicionantes, mochilas mil de mil temas, valores y limitaciones que lastran el avance, la evolución de cada quien.

Ese “quien”, es cada uno. No aquel, el otro o el de más allá… Y es la suma de todos lo que conforma la realidad de la humanidad.

¿Hay algunos que se hallen fuera de esta ecuación?. ¡Sin duda!

_______________._______________

 Fue un gran maestro espiritual de la corriente Advaita. Su enseñanza es admirada por ser directa, provocativa y radical. Considerado por muchos como un iluminado, su obra más conocida es I am that (Yo soy eso).

Jesús fue otro. Pero no han sabido explicarlo bien!

_______________._______________

25 comentarios:

Teo Revilla Bravo dijo...



Creo que lo que tan bien nos dices como lo sientes, es algo que el ser humano, conecuente, ha sido buscando siempre: ese vacío espiritual y salvador que nos permite manejarnos sin lastres ansiando el respiro, la claridad, la conformidad con aquello que nos rodea y sentimos como parte indivisible de nosotros.
Gracias por recordarlo de manera tan maravillosa, amigo.

En cuanto a tu comentario a mi escrito, que te da idea de todo lo que has escrito, te dejo aquí mi contestación pues no sé si hay otro medio de llegar a ella que volver a mi blog:

No creo que no sientas la poesía, que no crees poesía tal y como desarrollas tus escritos, que tú mismo no seas poesía. Otra cosa sería llevar esos sentimientos a versos rimados matemáticamente perfectos. Pero la poesía habita en ti cuando admiras una obra de arte, escuchas tu música preferida, cuando escribes, cuando se desdobla en sentimientos, permíteme este razonamiento.

Gracias por tus palabras siempre tan honestas como certeras, amigo Ernesto. Es un gozo recibirlas, abren camino y amistad.

Un abrazo.

Teo Revilla Bravo dijo...

Escribí rápido y se produjeron erratas. Discúlpame.
Buen fin de semana.

maría cristina dijo...

La página en blanco es una oportunidad, un abrazo Ernesto!

" R y k @ r d o " dijo...

Se o pensamento se considerar uma página em branco, então eu, escrevo nela muitas, muitas vezes.
.
Feliz fim-de-semana.
.
Pensamentos e Devaneios Poéticos
.

Margarita HP dijo...

Mi querido amigo Ernesto, me encanta eso de una hoja en blanco... para cumplimentar como si fuese un día. Realmente es así, cada mañana es una hoja en blanco, y también cada noche, pues los sueños son ventanas que no deberíamos cerrar.
Me ha encantado tu reflexión, y te digo, que lo que has hecho...es decir, escribir a pesar de esa hoja en blanco... ya rompe el blanco de la hoja. Besos :D

lunaroja dijo...

Me encanta esa idea que planteas de que cada día debe ser una "hoja en blanco".
Un ejercicio de soltar lo que ya fue y no "esperar".
cambiar ese automático que tenemos tan incorporado.

Y con relación a la hoja en blanco al querer escribir algo, uf, sí es verdad que a mi me desalienta cuando siento que todo lo que quiero decir ya lo he dicho, y mi musa huye como diciendo: a esta loca no hay quién la entienda.

Un abrazo.

Luz dijo...

No sé si nuestro cerebro tiene hojas en blanco para empezar al... o a...
Si al despertar o comenzar el día despiertas en blanco para ir llenándolo de episodios o emociones, después de lo vivido tan intenso durante en sueño.
Pero empezar a llenar una hoja nuestra vacía es toda una aventura.
Abriste la página quizás con un esquema o nada y se va llenando de símbolos que forman una reflexión.
Increíble... El milagro de crear con la sincronización de todo el organismo. A qué sí.
Bueno, escribir a mano no es algo que haya pasado. Yo siempre he tenido libretas que llevo conmigo y en ella hay diálogos, frases, acontecimientos, dibujos, etc., allí se queda plasmado gran parte del día. Y al terminar la libreta...
Uf disculpa, ya lo dejo es que me gustó mucho todo lo que dices y no conocía a Sri Nisargadatta Maharaj y "yo soy", acabo de leer su biografía. :)

Ciao Ernesto

Amapola Azzul dijo...

No le conocía.

Cada día la vida nos regala hojas en blanco, y tal vez sea un regalo.

Besos.

Tracy dijo...

Me gustaría haberlo conocido.
Voy a ver si leo algo de él.

hanna dijo...

Me gusta lo queplanteas dela hoja en blanco, cada dia podemos escribir y llenarla de vida!!! Muy buen texto inspirador. En cuanto a Nisargadatta me interesaesa corriente espiritual, leeré algo. Un abrazo

Sandra Figueroa dijo...

Cada amanecer es una hoja en blanco que voy escribiendo...... Saludos Ernesto.

Franconetti dijo...

No le conozco, iré a ver sobre él. Venir por aquí y seguir aprendiendo es impagable.

Gracias.

Un abrazo.

Matías dijo...

Sería estupendo que cada mañana comenzáramos una nueva página sin mas preocupaciones, algunos lo intentamos, después asoma la realidad y nos echa un borrón, rompemos la hoja y continuamos... es la vida.
Un abrazo.

ETF dijo...

Todo un regalazo, ese "Yo soy eso".

"Eso que penetra todo, a lo que nada transciende y que, como el espacio universal nos rodea, llena todo completamente desde dentro y desde fuera, ese Supremo Brahman no dual —eso eres tú".
Sankaracharya

Somos cada uno, Ernesto, amanecemos con la hoja en blanco, hay quien no sabe llenarla, ni se da cuenta que es él el que tiene que hacerlo. Tenía un buen amigo al que la dichosa pandemia se lo llevó de los primeros, en marzo del 2019, que solía decirme siempre: "El día que se me acaben las obligaciones, me moriré, Enrique" - Y él, todos los días hacía lo posible y lo imposible por llenar su hoja diaria y se jactaba de ello. Todo un personaje, como tú, Ernesto.

Un abrazo fuerte.

Mari Carmen Polo Soler dijo...

Yo era de los que creen que cada día es una hoja en blanco que se nos regala para llenarla de belleza, de creatividad, de colores, de ilusiones... Pero me he dado cuenta de que, la mayor parte de las veces, la blanca hoja de ese día ya me viene escrita y el resto solo son incertidumbres, entre las cuales yo intento colar un poco de mí misma. Hay jornadas que lo consigo (y entonces lo que hago tiene color, música y alegría. Mis dibujos son un buen exponente de ello), y otros que se quedan solo en el intento.

Buen comienzo de semana :)
Un abrazo

Dyhego dijo...

Ernesto:
aunque el trabajo, el esfuerzo, el tesón y todo eso es cierto, también lo es que hay días en los que uno está inspirado.
Salu2.

Ángela dijo...


Una hoja en blanco y tantas escritas, un lienzo en blanco y tantos pintados, el amanecer que se nos ofrece cada mañana para vivirlo, sin sentirnos atrapados en un tiempo inexistente. Y lo valioso que esconde el día a día y que nos perdemos por el camino...

El autor que citas y que le conocí hace tiempo gracias a ti, me ha permitido aprender, conocer y hacer mías lecciones importantes.
Gracias por esta entrada.
Un abrazo Ernesto

Mari Carmen Polo Soler dijo...

Buenos días, Ernesto. Perdona que te escriba aquí pero desde que he vuelto no puedo responder a los comentarios en ninguno de mis blogs. Es imposible. Y tampoco puedo dejar comentarios en algunos blogs. Y no lo entiendo. Seguramente, la culpa es mía. Algo no hago bien.
En cuanto a tu mensaje, ¿te refieres a que debería leer a este maestro espiritual del que nos hablas? Nunca he leído a ninguno de ellos, pero quizá esté bien echarle un vistazo.
Ya te diré :)
Un abrazo y buen lunes, a pesar de tu lluvia (aquí, solazo)

AMALIA dijo...

Cada día es una hoja en blanco.
Te deseo una feliz semana.
Un abrazo.

Laura dijo...

Tiene su encanto la hoja en blanco... y mira que yo soy más joven... jajajaja
Besitos y abracitos.

Maripaz dijo...

Hablas del encanto de escribir a mano, como único método que teníamos de rellenar una hoja en blanco. Es verdad, que con la llegada de las nuevas tecnologías, al escribir en un ordenador es más frío. Incluso con el paso del tiempo se va perdiendo la letra personal que cada uno tiene al no practicar en el folio en blanco. Creo que lo importante es ser capaz de rellenar esa página en blanco cada mañana como bien dices. Ya sea en papel o en la pantalla del ordenador, como forma de mantenernos vivos.
Y a ser posible sin emborronarla con herencias del pasado.
Abrazos.

Conchi dijo...

Me gusta el planteamiento de la hoja en blanco, tu las sabes rellenar de maravilla.

Abrazos.

barro ocre dijo...

hermoso relato ernesto, la hoja en blanco para el poeta es como el instrumento para el musico o el lienzo para el pintor. todo arte es buscar en nosotros mismos las razones para no morir. vivir cada mañana con el fin de hacer único cada día de eso se trata sí! gracias, infinitas gracias!

Joaquín Galán dijo...

Hay que ser eso,un gran maestro para deshacerse de todas esas mochilas,Ernesto. Al fin y al cabo -y está más que demostrado- la vida no es solo lo que resta por vivir,no es lineal sino cíclica,con su carga de recuerdos y experiencias. Seríamos incluso unos desagradecidos si nos olvidásemos de todo lo pasado.

Anton C. Faya dijo...

La pagina en blanco es una cosa el disco no rigido otra, entre ellas mil combinatorias posibles, gran abrazo Ernesto. Siguiéndote...