sábado, 6 de noviembre de 2021

...sin picatostes no!

 


Había empezado a esbozar un texto tipo historia real en el que una mujer al ir a bajar las persianas de su salón, ya casi media noche, vio reflejada en las ventanas de la casa de enfrente la luz que provenía del piso superior al suyo. El de su vecino… Y, atrevida ella, o de lo más natural, decidió, sin pensar, que ya era hora que intercambiasen algunas palabras más de los consabidos “buenos días” o “buenas tardes” al cruzarse en las escaleras.

En pijama y con la bata puesta cogió el cazo que sobre la cocina calentaba el chocolate que se había preparado y del armario un paquete de picatostes y, abriendo la puerta de su casa, enfiló las escaleras hacía el piso de arriba.

Tocó con suavidad la puerta de su vecino y esperó… Al abrirse ésta y ante la cara de sorpresa de éste, le dijo sonriendo:

¿Hace un chocolate caliente?…

Sonriendo mientras la invitaba a entrar con un gesto de su mano, el hombre se hizo a un lado.

Quede claro que todo sucedió en un ambiente bien entendido entre dos personas adultas que, si bien inusual, agradecieron esos momentos de encuentro dialéctico y cierta complicidad traducida en risas, a nada más llegó la situación, ninguno la buscaba, que les permitió compartir en noche fría y solitaria ese chocolate reconfortante.

Horas después, cada “mochuelo” a su olivo!

Lo que sigue está planteado desde la óptica de que es la mujer quien da el primer paso. ¡Atrevida y segura de sí misma! Otra connotación sobre géneros no hay. Si fuese al revés, el personaje masculino tendría otra lectura… Que no es el caso!

Dicho lo cual y mientras escribía me venían a la mente, puro juego inocente, algunas de las personas que por aquí se manifiestan a diario… Y, mentalmente y desde mi única óptica y el aprecio y respeto debido, me salía una lista de posibles candidatas a protagonistas de la historia.

Y si me permitís que rice el bucle, dialéctico, añadiré que dicha lista se dividía en otras tres. (Y de ahí otros cien matices)

.- Las de ¡yo yo! (Con el atrevimiento natural y desenfado que los nuevos tiempos permiten)

.- Las de…, bueno, tal vez… Si es todo tan inocente y natural, ¿por qué no?

.- Las de… No lo haría…, reconozco que no. Pero valoro a quienes sí lo viven.

La historia está contada. Las valoraciones personales de los listados, no se solicitan. Estas quedan en el haber de quien publica. :)))))))

22 comentarios:

  1. Siempre atrevido, Ernesto. Dices bien, la historia está contada. Habrá que saber o no, quien la quiere comprar o vender... ahí está la cuestión, Ernesto.
    Yo soy de comprar ... o eso quiero... o eso creo ... o debo. No sé.
    Recuerdo una vez en una charla en el Ateneo que una de las tertulianas habituales del lugar, decía: "La diferncia está en si quien lo cuenta es hombre o es mujer, es decir, si un hombre casado, cuenta en la oficina que se ha llevado a la cama a la directora de ventas, todos le hacen un homenaje al macho, pero si quien lo cuenta es mujer y es casada, es un putón".
    Feliz noche, sincero amigo.

    ResponderEliminar
  2. Ja ja ja, muy bueno amigo mío. Ahora cada cual se pondrá a pensar si sería o no protagonista de esta historia. Bien, bien, pensar es bueno, ja ja. Besos :D

    ResponderEliminar
  3. Muy buen texto, pero para hacer esa lista de candidatas tendría que contar como era ese vecino, lo cual es muy importante, sobre todo a ciertas edades.jajaaj, pero como juego no está mal, te lo habrás pasado bomba pensando las listas.

    ResponderEliminar
  4. Se me olvidaba: felicidades para mañana que es tu santo que lo pases de lujo.

    ResponderEliminar
  5. Deberías dar esa lista, por puro juego también. Sería curioso saber lo que piensas de la gente (féminas) que vienen a visitar tu piso :))))
    ¿Así que mañana es tu santo? Pues nada, felicidades y a pasarlo bien, que además es domingo.
    Un abrazo y buenas noches.

    ResponderEliminar
  6. jajajjajajajajajajajajajajajaj
    Muy bien ahi por la señorita que fue por el chocolate caliente y las risas jajajajajjajaja
    Acaso esto no es un juego?
    Me rei y mucho... Ni falta hace que des la lista...a mi seguro me pones con las desfachatadas jajajajajajajajaajaja Besossssss, prepará el té que voy!!!
    Ernesto, poder reirnos es maravilloso..creo que no hace falta ninguna explicacion más! Besossssss y gran domingo!No sabia que era tu santo ...pero bueno...con todo esto el santo debe de estar desmayado.

    ResponderEliminar
  7. O ser humano não nasceu para viver sozinho.
    Abraço amigo.
    Juvenal Nunes

    ResponderEliminar
  8. Lo primero que hice fue buscar el significado de picatostes, ahí lo encontré, cuscurro! o tostadas para nosotros. Y ya sé que vos sabés en qué categoría me encuentro! jajaja, un abrazo Ernesto!

    ResponderEliminar
  9. Ah! Ahí vi que Tracy te saluda por tu santo, y es hoy! Feliz día Ernesto!

    ResponderEliminar
  10. Gracias Tracy por tu felicitación de santo!

    Ya contaba con que tú querrías saber el "cómo" del vecino... ¡Muy buena observación! Pues una persona normal con cierto toque de distinción! :)))))))

    Bomba bomba no! Es todo tan evidente!... jajajajajajaja... Está todo tan a la vista! Tiene uno ya esa cierta psicología, igual que tú, que, los años y lo vivido aportan, no ha hecho falta pensar en nada.

    Abrazos Tracy.



    Margarita.

    Ya que lo planteas en esos términos de averiguación, dinos, ¿por dónde te inclinas tú?

    Aquí cabe que salgas por "peteneras"... jajajajjajajaja... Pero ya sabes que yo sé, y tú también, cuál sería tu opción. :)))))))

    Gran Abrazo.


    María Cristina... jajajajajjajaja...

    ¡Sin duda que lo sé!

    Abrazos. Un placer esas carcajadas!



    Eli Méndez. :)))))))

    Líbreme Dios de dar lista alguna. ¡Todos sabemos!

    Cada posible "protagonista" sabe lo que haría. Yo creo "saber" lo que haría cada quién... Y cada "posible" sabe que que yo sé!... Dentro del juego naturalmente.

    Abrazos Liz.



    Mari Carmen Polo.

    La joven y atrevida que apuesta porque la sitúe a ella... en público... jajajajjajaajja...

    Como si no supiese ya ella misma lo que haría! :))))))... Y por rizar el rizo, sabe que lo sé!!

    Abrazos Carmen.

    ResponderEliminar
  11. Felicidades por tu santo.
    Que disfrutes de un gran día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Bellas letras. Te sigo desde ya. Un hermoso instrumental.

    ResponderEliminar

  13. Original entrada, casi sería un cuento romántico. Mientras escribo, todavía es domingo: ¡¡Felicidades por tu santo!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
  14. Mariarosa gracias.

    Es un cuento romántico disfrazado de anécdota... :))))))

    Y reconozco que tenía curiosidad por ver como comentabas! (Aquí la sonrisa se hace más evidente).

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Amalia.

    La verdad es que no esperaba celebrar santo alguno, pero ya que alguien se ha chivado... ¡Fiesta fiesta!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. ¿A quién no le apetece un chocolate caliente en las horas tranquilas del atardecer?

    Buena propuesta. Esperaré a ver si tengo suerte ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Pues me parece una acción estupenda por parte de la señora, y encima con camisón y bata, yo como no uso ninguna de las dos cosas, jajaja, habría subido en chándal. Pero seguro que tú, ya sabes lo que haría.
    Un abrazo y buen día.

    ResponderEliminar
  18. ¡¡Felicidades atrasadas de tu Santo¡¡


    Con el frío que entra, son bonitos los relatos del fuego como fondo, aunque sea calentado un rico chocolate.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Ernesto, me ha encantado la entrada, te leo con relativa frecuencia y te pido disculpas por no dejar comentario alguno, de hecho acabo de terminar la anterior y creo que son tantos los motivos para escribir en un blog, que daría para un par de chocolates, cafés o lo que apetezca y un buen rato de conversación.
    Un saludo y por aquí me quedo leyendo.

    ResponderEliminar
  20. La seducción tiene muchas forma de manifestarse.
    Salu2, Ernesto.

    ResponderEliminar
  21. Buen relato y me ha hecho reir. Un abrazo

    ResponderEliminar