martes, 23 de febrero de 2021

...la futilidad de lo "hueco".

 

¿Tema para comentar?… Varios, demasiados surgidos de la actualidad. ¿Interés en hacerlo? ¡Pues va a ser que no! Y menos a estas horas de la madrugada: 5:42.

De lo actual, nada qué decir. Quien más quien menos va servido. Y hasta harto. Del “pasado” o del “futuro”, no se me ocurre. Y sin embargo, levanto la vista de las teclas y miro la cacharrería que acabo de fregar antes de sentarme, la cocina americana que junto al salón y la mesa desde la que escribo, en medio, conforma la pieza principal de nuestra casa. 

La taza del té que acabo de tomar, vacía, hace juego con esa otra que, llena, descansa sobre la encimera. Es/era, la de mi esposa, que duerme plácidamente en la habitación de al lado. Digo era pues tengo la intención de tomármela yo, y hacerle otra, acompañada de algunas madalenas que hizo ayer tarde.

¿Cabe mayor “futilidad” en mis palabras?

Fútiles o no, queda claro que han servido para jugar con ellas y compartir estos momentos, míos desde luego, pero no intrascendentes…

No intrascendentes aunque parezca que nada dicen. Pues de lo trascendente que se oye, se dice y se vive por por ahí, en la sociedad, la política, país y mundo, suele brillar, por su ausencia, la realidad de las cosas y la vida.

Quedando simplemente en el ambiente social, la oquedad del instante, del tweet efímero, la imagen de 20 segundos en la pantalla de la tv, o las promesas “prometidas”, en campaña, o en cualquier ámbito de la sociedad, sabiendo quien lo hace que jamás tendrá que cumplirlas!

21 comentarios:

mariarosa dijo...

Hola Ernesto, también yo he madrugado y mientras escribo mi taza de té de manzanilla me mira aburrida. La vida tiene todo eso, lo importante y pleno de futilidad, palabra que no uso habitualmente y me ha resultado desconocida, pero google todo lo aclara.
Como te decía así es la vida y hay que vivirla.
Saludos.

Alfred dijo...

Lo trascendente es lo propio, lo intrascendente por tanto es lo ajeno, todo desde el punto de vista propio, claro está.
Me acabo el té, leo titulares, comento a mis amigos blogueros y me planteo se hará buen día para salir con la bici o no. Otros se estarán planteando cosas supuestamente importantes para el mundo, pero no es mi caso. ¿Qué le haremos?

Un abrazo.

maría cristina dijo...

Siempre me llama la atención la hora en que aparece la publicación de los comentarios, nunca coincide con nada, quién la maneja? Seguro los políticos para hacernos creer cosas inexistentes, un abrazo Ernesto, buen desayuno!

Juan L. Trujillo dijo...

Primero voy a utilizar una frase que cuando era joven, de vez en cuando mi madre me decía: "estas no son horas".
Lo trascendente termina por ser aquello que nos hace mas felices y mas humanos.
Y en un momento, la felicidad puede estar en una taza de café o en la respiración sosegada de la compañera que duerme.
Un abrazo.

Maripaz dijo...

A esas horas yo estoy en el sueño de los justos y menos justos...
Soy noctámbula, por eso escribo en la noche.
En las cosas más sencillas está la verdadera trascendencia a fin de cuentas.
Es cuestión de priorizar.
Abrazos.

mari carmen G franconetti dijo...

Hola Ernesto, nosotros desayunamos muy temprano, preparamos el desayuno y comenzampos a planear el día, a veces, tenemos una pequeña sorpresa o algún detallito, minutos que se salen de la rutina agradables. En lo más sencillo puede encontrarse lo especial...
Yo prefiero un buen café, frutas tostadas con aceite y jamón ibérico y ya tengo "cuerda" para toda la mañana...los paseos saludables son inexcusables...

Un abrazo.

lunaroja dijo...

A veces las cosas fútiles (hacía siglos que no oía esa expresión) son una especie de remanso.
Te traen a lo cotidiano.
A tu realidad.
NO debería tener connotación peyorativa como suele suceder no?
Un abrazo.

Tracy dijo...

¿Donde se encuentra la frontera entre lo que es fútil y lo que no lo es?
Cada cual la pone en aquello en lo que cree esencial en cada momento para sí mismo y para su tranquilidad.
Besos.

eli mendez dijo...

Es una hora genial para este escrito.
En el silencio y visualizando nuestra intimidad es cuando (creo)podemos advertir sobre lo que verdaderamente importa, o mejor dicho, "nos importa", nos moviliza desde dentro, nos conmueve.
El mundo de "afuera" a veces sigue un ritmo que no podemos ni tenemos intenciones de alcanzar, verlo desde la ventana , puede estar bueno.
Algunas cosas van a suceder igual, más allá de nuestra incidencia, ocurrirán.
Entonces ,priorizar, crear el espacio en nuestra vida para esto o aquello que nos da alegría, serenidad, placer , mientras degustamos nuestro te, es lo mejor del mundo. Besos Ernesto y magnifico amanecer de día miércoles.

Siby dijo...



A veces que el silencio nos inspira
y escribimos cosas increíbles, pero
no madrugo me levanto un poco tarde,
5.42 woww estoy dormida.

Besitos dulces

Siby

Margarita HP dijo...

Mi querido amigo Ernesto, ¿sabes qué? Que en esa sencillez de esas magdalenas caseras y sendas tazas de té (aunque te las bebas ambas, ja ja) está lo hermoso y maravilloso de disfrutar los instantes.

Muchos besos :D

Matías dijo...

Sería ideal disfrutar de los momentos placenteros de la vida, sin preocupaciones, sin epidemias y sin sobresaltos.
Yo lo intento, pero no es fácil Ernesto.
Un abrazo.

Carmela dijo...

Cada momento que "vivimos" forman parte de nuestra vida y ninguno de ellos son inútiles o al menos no deberían serlos. Una taza de té, un momento que no se repetirá aunque te tomes otras tazas, y de eso tú sabes.
De lo trascendente que prometen esos señores, mejor no perdemos el tiempo con ello, que eso si que es una futilidad.

Abrazo y magdalenas!

AMALIA dijo...

Esos momentos tranquilos y relajantes, disfrutando de cosas sencillas, son muy importantes en la vida.
Un abrazo.

Loles Miva dijo...

Te agradezco profundamente que no hables de titulares.
Me ha encantado verte sentado tan temprano ante el ordenador mientras tu mujer duerme plácidamente. No sabes la de escaramuzas que he tenido que hacer en otros tiempo para hacer algo parecido sin que me cayera chaparrón (ahora me río, pero "Señol, Señol", ¡qué época!)
Un abrazo Ernesto

Hola, me llamo Julio David dijo...

No sé si es una vida, pero por lo menos se ve que llevas un día apacible; tan apacible que yo tampoco lo echaría a perder agregándole problemas, menos los externos.

Va un abrazo.

Amapola Azzul dijo...

La verdad es que a veces estamos tan agobiados por el futuro, incluso por el " presente" que nos muestran noticias en televisión que nos olvidados que intentar disfrutar de lo como o mucho bueno que tengamos en ése momento.

Un abrazo.

Ady Alonit dijo...

De instantes maravillosos vivimos y sobrevivimos, en soledad y en sonrisas, interesante blog...por aca me quedo. Gracias!

Mi nombre es Mucha dijo...

Una entrada llena de color y magia
saludos muchacho

عبده العمراوى dijo...



شركة ماسة لمكافحة الحشرات بالدمام
شركة الماسة لمكافحة الحشرات بالدمام

Manuela Fernández dijo...

Ya me he puesto al día en tu blog, hasta aquí había llegado que aunque no veas mis comentarios a veces mis visitas son en silencio.
Coincidimos en el gusto de que el sol nos encuentre despiertos, en que a veces no sabemos qué escribir y escribimos sin saberlo, pero tú eres más valiente que yo en esto y nos lo cuentas. Pues eso, que SAludos.