domingo, 8 de agosto de 2021

«mil veces ciento, cien mil».

 


Había una vez una “banda” de escritores prolíficos que emborronaban cuartillas sin fin… Leían de casi todo, y opinaban/comentaban de lo escrito y por escribir! Era una banda dinámica, creativa, atrevida y, diría, simpática… Casi todo eran parabienes, felicitaciones, “avanti a toda vela muchach@s”… ¡El Cervantes (premio) es vuestro!

Pero llegó Agosto, y cual banda-da de gorriones sin trigo que llevarse al pico, volaron hacia otros horizontes… Playa, montaña, casa del pueblo, “querida tía Remedios, ya estamos aquí...”, paseos por El Retiro, la Alameda donde jugué de niño, etc.

A algunos se les ve correteando al amanecer por playas semidesiertas sembrando la arena de sombrillas y hamacas… Otros bajo la higuera a media tarde, siesta. Otros con el “fino” sobre la barra del bar degustando los pescaítos fritos gaditanos. Y, si tienes suerte, compartiendo copa y plato con poetas y fotógrafas tras el Pulitzer. ¡Que no hay que descuidar méritos y reconocimientos!

Y, dada la des-”banda”-da habida, quienes nos hemos quedado a cuidar ciudad, ver el vuelo rasante de las golondrinas, oír la sempiterna copla de la fuente en el viejo parque…

“Fue una clara tarde, triste y soñolienta
tarde de verano. La hiedra asomaba
al muro del parque, negra y polvorienta...
(...)
En el solitario parque, la sonora
copla borbollante del agua cantora
me guió a la fuente. La fuente vertía
sobre el blanco mármol su monotonía.

Antonio Machado.

Pero todo llega y todo pasa, y llegará Septiembre con su nuevo curso por trascender… Y todos, quien más quien menos, ocupará su asiento en el aula de la vida.

“Y todo un coro "infantil"
va cantando la lección:
«mil veces ciento, cien mil;
mil veces mil, un millón».”

16 comentarios:

Mari Carmen Polo dijo...

Agosto tiene esto, se queda uno como desamparado si un mismo no ha emigrado buscando paisajes y sombras más refrescantes. El año pasado fue triste, por eso este, que nos han abierto las puertas un poco, todos han salido (yo aún no, pero saldré), como dices, en desbandada. Uno escribe y solo escucha el eco de su teclado perdiéndose en el éter cibernético :)
Pero sí, llegará septiembre, y como decía la canción... 'todo será maravilloso'.
Buen domingo, Ernesto :)

Alfred dijo...

Volveremos a los pupitres, pero antes disfrutemos de este "dolce far niente" que el calor propicia.

Un abrazo.

maría cristina dijo...

"Volverán las oscuras golondrinas..." Buscando el verano han partido, Ernesto, ya volverán, un abrazo!

- R y k @ r d o - dijo...

A Primavera volta todos os anos e com ela a beleza da vida ganha carinho e cor.
.
Um domingo feliz
.
Pensamentos e Devaneios Poéticos
.

Loles Miva dijo...

Hola Ernesto, por aquí te querría tener yo, que dedico gran parte de mis horas a buscar vivienda, aprovechando cuando puedo "la fresquita".
El curso que viene está a la vuelta de la esquina y como colegiala que sigo siendo sólo deseo que sea un verano sempiterno.
Un abrazo desde cordobita la llana

Carmela dijo...

jajaja me encantó como lo contaste.
Y bien cierto que es.
Yo, sin embargo, prefiero septiembre e incluso octubre, para hacer esas escapadas.
Un abrazo!

Margarita HP dijo...

El mes de agosto y sus desbandadas, aunque aquí seguimos nosotros amigo mio. Me ha encantado tu literaria entrada. Muchos besos y oye... a disfrutar de este mes. ¡Besos! :D

Siby dijo...


No me digas te gusta el calor, no yo
prefiero mil veces el frio, te abrigas
y mas un cafecito,que rico, pero el calor,
mas ropa te quitas y es peor,pero así son
los gustos mi amigo y tu lo dices muy
agradablemente.

Besitos dulces

Siby

Matías dijo...

En agosto baja la intensidad redactora, también los medios informativos, los políticos que los alimentan huyeron en desbandada.
Los que hemos quedado para pasear por el Retiro estamos encantados de la paz que nos han dejado.
Un abrazo.

AMALIA dijo...

Agosto es un mes muy tranquilo.
Pero ya vendrá Septiembre...
Un abrazo.

Ángela dijo...

Muchas formas hay de descansar, de relajarse, de pasar vacaciones, muchas formas de vivir. Cada uno a su manera y es maravilloso que sea así.

Gracias por esos versos de Machado y la canción y música de Enya,"nunca podría decir adiós " que nos sitúan en el centro de descanso, y me hacen recordar que lo cierto ante la " des-”banda”-da", es que hay un hueco cerca o en el corazón que los que ahí están, no se van.

Fuerte abrazo Ernesto y buen día.

http://azulgenia.blogspot.mx/ dijo...

Afortunados son los que han logrado ser parte de esa des banda da, yo por mi parte permanezco en casa esperando programen la cirugía de cadera con prótesis que necesita mi esposo.
Aprovecho para comentarte y disculparme contigo y las personas que siguen mi blog, por tardar en pasar a visitar tu blog y el de los demás, créeme que no es por falta de atención hacia ustedes lo que pasa es que ando muy agobiada, triste y muy cansada es difícil ver a mi esposo consumirse por el dolor y la inmovilidad.

Ojalá me comprendas, prometo pasar a visitar tu blog cuando me sea posible.

Que estés bien cuídate mucho, un abrazo.

eli mendez dijo...

jjajajajajajajjajajajajajajajajajajajajajaj
Ernestooooooooooo
Aqui voy..no se si es sátira o melancolia...estoy un poco confundida...deben ser los años que tengo ajjajajajajaja solo te digo que me encanto la creatividad que pusiste para definir este momento de desbande .. y la quietud de otros espacios..muy muy bonito..todo tiene su parte interesante, el vacacionar y tambien el permanecer..
Ya volverán a ocupar los pupitres y todo seguirá su curso con las variables propias de la vida. Bella entrada y ocurrente como sos vos!!! Te dejo mil besos y disfruta de este fin de semana!!!!

hanna dijo...

Muy buena tu forma de describir el descanso , el estlio de vida y el desbande de otros... creativo relato insertando poesia. Un abrazo

María Socorro Luis dijo...


Que bonito y entrañable tu texto, Ernesto. Como veo está despertando ese tu yo mas poético y sentimental que guardas ahí, en el fondo...
Vivimos en un mundo enloquecido, pero siempre, nos alentarán los sueños.

Mi abrazo mas cálido y cercano.

Somos Artesan@s de la Palabra dijo...

Hola me encantó ese desbande, hermoso tu texto, traté de imaginarlo, pues aqui, estamos en invierno y esperando con ansias la primavera.