viernes, 27 de agosto de 2021

...espigas doradas!

 




El final del verano empieza a llamar a las puertas, si bien el otoño no acaba de abrirlas del todo… todavía. ¡Tiempo de transición! En el que el verde/primavera va camino del ocre/dorado de las hojas…

Las espigas que maduraron al sol, hoy descansan en las eras a las afueras de pueblos esperando los trillos que vuelta tras vuelta sobre ellas acabarán por desprender la paja del grano. Aventada la primera en su paso por el cedazo, queda el segundo que, recogido en sacos, se almacenará antes de ser molido en las “muelas” de los viejos molinos de piedra.

Vivencias de un pasado que, si bien evocador en el recuerdo, hoy apenas se encuentra activo en algunos pueblos de las dos Castillas, aldeas gallegas o asturianas o tierras de Andalucía.

Pero que me ha llevado hoy a 1964 en que tras despedirme de mis estudios en Madrid, pasé aquel verano en Santa Marta del Tormes, dando vueltas y vueltas sentado sobre el trillo y, riendas en mano, dirigiendo las dos mulas que me tocaron.

Y de ahí, no sé por qué, me he visto paseando en tarde otoñal por la calle Ordoño II, León, ciudad que en 1972 escogí para vivir un par de años.

León es un cúmulo de vivencias y recuerdos… y vivencias. Y en algunos aspectos, punto de inflexión en mi vida.

Parte de lo que soy, proviene de esa tierra, sus gentes, su esencia, su distinción siempre. ¡Castilla la Vieja!

También la canción que estás oyendo...

20 comentarios:

" R y k @ r d o " dijo...

Embora ainda esteja calor a verdade é que o Outono - também com a sua beleza - se aproxima a passos largos
Gostei muito da foto.
.
Cordial abraço
.
Pensamentos e Devaneios Poéticos
.

Alfred dijo...

Buen mozo se te ve.

Un abrazo.

Ernesto. dijo...

jajajaajjaja...

Creo, Alfred, que se llamaba Margarita...

Adeu.

Loles Miva dijo...

El trillo! Yo también he subido a ratos en uno! Qué buenos recuerdos! Un abrazo Ernesto!

Mari Carmen Polo dijo...

Ya ves, Castilla la Vieja imprime carácter, como se dice que hacen los sacramentos. Yo también soy una enamorada de esa tierra, de Segovia, de sus pueblos. Mis pueblos. Esos en los que he vivido y me han acogido con cariño. Parte de lo que soy, también se lo debo a ellos.
En cuanto a la trilla, es cierto que ya esas estampas quedan prácticamente para los documentales de aquella España de nuestros abuelos. Yo era muy chiquita, pero qué jolgorio, qué alegría de todos aquellos niños, revoloteando como gorriones en torno a la era, en los veranos calurosos de Nueva Carteya.
Una entrada preciosa, Ernesto. Nostálgica y hermosa. Gracias.
Buen viernes.
Un abrazo

Jose Casagrande dijo...

Los colores que se vienen!! el transcurrir inexorable del tiempo siempre trae bellas estampas y recuerdos. Incluso el Invierno (del cual nunca se habla en verano) es bello, tiene su encanto

maría cristina dijo...

La nostalgia amable que te lleva a esos lugares y tiempos, la canción también agrega esperanza, un abrazo Ernesto!

Maria Lucia (Centelha) dijo...

Maravilhoso texto apesar de nostálgico. Gostei de vir aqui e ler.

Besos.

lunaroja dijo...

Madre mía qué recuerdo!
El texto es bellísimo, nostálgico y evocador.
A veces hace bien recordar de donde venimos.
Un abrazo!

mariarosa dijo...


bello texto, cuánta nostalgia en sus palabras.

mariarosa

Juan Carlos dijo...

León representa para ti una fuente inspiradora de gratos recuerdos. Una tierra que unida a su gente, sus costumbres, su cultura y su esencia, han enriquecido parte de tu existencia.
Se siente con claridad todo el afecto que le tienes a esos lares, el reconocimiento que le haces a tu estancia en Castilla la Vieja y la cálida recordación que te lleva a escribir con tanto cariño.
Se puede decir que existe una energía mutua que los conecta a ambos. León es aquella tierra que en algún momento te ayudó a crecer como persona. Y hoy en día, tú eres de aquellas personas que enriquecen con su presencia la tierra que pisan.
Saludos Ernesto.

AMALIA dijo...

Cuántos recuerdos y nostalgias!!.
Muy bella la canción.
Un abrazo.

Sandra Figueroa dijo...

Recuerdos, nostalgias.... Un gusto leerte amigo. Saludos.

Siby dijo...



Que linda nostalgia que
te acurruca mi amigo.

Besitos dulces

Siby

Ángela dijo...

Me encanta esta entrada.

Con tus vivencias se despiertan paralelas las mías.

Patee, pasee y sentí mías las calles y ciudad de León.
Hoy solo puedo agradecerte como castellana de pura cepa y leonesa las palabras y el cariño que nos dedicas.

Y de la preciosa canción ya no digo nada.

Fuerte abrazo Ernesto.

Amapola Azzul dijo...

Hermosa tierra, y bonito homenaje lleno de nostalgia y belleza.

Besos.

J.P. Alexander dijo...

Lindo relato lleno de recuerdos te mando un beso

Conchi dijo...

Bonitos recuerdos Ernesto, yo de pequeña también he subido a un trillo.

Saluditos.

eli mendez dijo...

Obviamente no conozco los lugares/ pueblos/ ciudades que mencionas en esta adorable entrada, pero es una evocacion tan bonita que pareces dibujarla para los lectores.
Solo puedo agregar que siempre hay lugares que por alguna razon dejan un sello en nosotros, un recuerdo mas intenso que atesoramos toda la vida.
Y se que tu por alli verás hermoso el otoño que se avecina como yo por aqui la primavera, porque no se trata de estaciones , sino de ver siempre la belleza de la vida, la sorpresa del dia por venir...y eso es una actitud de vida. Besossssssssssss Ernesto!!!! Liz.

Conxita C. dijo...

Bonita y nostálgica entrada Ernesto, y es que hay recuerdos que se fijan en nosotros y se quedan prendidos como esas espigas a veces en la ropa.
Castilla la Vieja, me ha sonado a cuando aprendía las provincias y ahora ya no existe esa Castilla la vieja.
Me ha encantado esa fotografía.
Besos