sábado, 25 de mayo de 2024

¿Un día cualquiera?

 


¡Evidentemente no!

Puede parecer que es continuidad del ayer, o tránsito hacia el mañana… Pero no es cierto. Ha surgido al despertar y, tras las consiguientes vicisitudes que puedan darse, finalizará al volver a dormirte.

El ser humano suele tener una escala de valores, actitudes, creencias, amplio bagaje de lo que ignora, etc. De todo ello hace, suele hacer, un guion de vida… personal. No suele concordar mucho con la realidad de las cosas, en las que se envuelve, generalmente. El contexto en el que se desenvuelve…

“Porque en Él vivimos, nos movemos, y tenemos nuestro ser”. (Biblia. Hechos, 17:28).

Me he permitido utilizar este texto de la biblia, con respeto pero con amplio desenfado, para realizar el juego de palabras que acompaña al “contexto en el que se desenvuelve”.

El ser humano piensa y actúa en base a “ese contexto suyo, personal”, y la biblia trata de decir algo... que no consigue.

Permitidme finalizar la reflexión con una sentencia más que real.

Pregunta: ¿Que hora es?

Respuesta: ¡Manzanas traigo!

¡Cosas de una mañana de sábado en la que no hay mucho que decir!

14 comentarios:

Juan L. Trujillo dijo...

Cuidado con utilizar la fruta, en ese contexto personal.
Hay quien lo utiliza mucho, y lo que es peor, con amplia anuencia de cierto personal.
Un abrazo.

Alfred dijo...

Creencias, bagajes, experiencias, que una vez asimilados como principios fundamentales de comportamiento humano, la experiencia, tardía, te enseña que no sirven para nada.

Un abrazo.

" R y k @ r d o " dijo...

Cada cabeça o seu pensamento. Ninguém pensa igual.
.
Feliz fim de semana
.
Poema: “ Não sei mesmo se é amor “
.

maría cristina dijo...

Esas manzanas merecen un cuadro! He ahí un contexto, un abrazo Ernesto!

Catalin dijo...

However, whoever brings apples has a reaction 🙂

Kaya dijo...

Perhaps, there is no time at all, we made it up. I read your post and thought that there is really only now, but we like to think about the future and our past. Ernesto, your post made me wonder if we really know what is real and what is not, or if we are interpreting our reality, often incorrectly.
A hug.

Soñadora dijo...

Hola Ernesto, tú posteas una mañana de sábado y yo te visito una mañana de domingo. Cada día un día especial y único.
Te dejo un abrazo y que estés teniendo un bonito fin de semana.

Joaquín Galán dijo...

Así es, el tiempo no trancurre igual para todos, depende de nuestras circunstancias. Dejar atrás la rutina y abrazarse al presente-vida debería ser la meta de cada uno de nosotros.Seguro que loos días dejarían de ser todos iguales.

Abrazo, Ernesto.

Catalin dijo...


PS
What begins does not end until it is born in the same way when it is kissed by the light.

AMALIA dijo...

Te deseo una semana muy feliz.
Un abrazo.

mariarosa dijo...

Hola Ernesto, no conocia esa frase coloquial, gracias por la explicación. Siempre se aprenden cosas nuevas en tu blog.
Cada país y sus costumbres en el hablar, gracias.

mariarosa

Conchi dijo...

La pregunta con la respuesta me ha hecho reír Ernesto. Buena pinta tienen las manzanas.

Abrazos.

Maripaz dijo...

Siempre cuando te visito me haces reflexionar, Ernesto.
Cada día tiene su propio afán, no cabe duda, y sobre eso vamos construyendo nuestro día y nuestra vida.
Saludos.

Hola, me llamo Julio David dijo...

Jeje Me gustó eso de que "El ser humano suele tener una escala de valores, actitudes, creencias, amplio bagaje de lo que ignora". Si te entendí, me quedé pensando, aparte de que, como dicen, existen más grandes ignorancias que grandes maldades, también pienso que de todo lo mucho que ignoramos sobre esta vida y este universo, desde lo micro a lo macro, podríamos llenar libros y libros y libros relatando lo mucho que desconocemos sobre casi TODO. Si me quiero asegurar una buena musa que me esté inspirando, ahí se abre un campo: escribir sobre lo que no sé... Aunque, en honor a la verdad, la bendita ignorancia me ha llevado a escribir microrrelatos guiándome más por la intuición y la imaginación, que por las certezas; certezas que cambian de un día a otro.
Va un abrazo, Ernesto.