martes, 24 de enero de 2023

Hoy es uno de ellos...

 


Ya anoche me acosté con el pensamiento del té verde que tomo al levantarme, caliente y humeante se ha convertido en la grata compañía a estas horas. Y si a ello hoy le añadimos la vista de los tejados nevados de enfrente que sentado a la mesa contemplo, miel sobre hojuelas.

Me consta que hoy también, ahora, el mundo gira y gira de tal manera que, en ocasiones, parece hacerlo incluso contra natura… Es decir, en sentido contrario al giro natural que la Tierra emplea para los amaneceres y el adiós al sol de media tarde.

Y sin embargo aquí, en esta burbuja de cristal y ladrillos, mesa, sofá y muebles que es nuestro salón, nada se oye, nada se mueve, como no sea el teclear de mis dedos…

¿Es esto la vida? ¡Sin duda!

¿La de todos?…

─Si pone los brazos en cruz y gira sobre sí mismo formará una especie de círculo… ¡Su propio círculo! Y descubrirá que en el no hay nadie más que usted. ¡Eso es usted y su espacio! ¡Su vida hoy, aquí y ahora!

Cita bíblica: S. Mateo 6:34

Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día sus propias circunstancias.

PD: Mi aparente conocimiento de la Biblia, no supone aceptación de todos sus postulados. De hecho de muy pocos!

22 comentarios:

maría cristina dijo...

Ernesto, no sé si la imagen pertenece a tu verdadera vista, pero ante tamaña cantidad de nieve, al ver los automóviles cubiertos me pregunto si se les pone un protector para no tener que quitarla cada vez que se utilicen. Buen día con tu té verde, un abrazo!

Margarita HP dijo...

¡Hola amigo mío! Ay madre como se ve ese paisaje nevado. Pues verás, primero y antes de nada, sí, eso es vida, ya lo creo. Lo que vives contigo y con los que eliges, por supuesto. Te imagino ahí tranquilo, con tu té verde, y tecleando. Me temo que yo todavía soy más de café con leche, pero desde luego el té verde es más aconsejable.
Y en cuanto a la ventana... ofú ofú, me compraré ropa de abrigo, porque este año, amigo mío, si todo va bien... ¡¡Visito el Norte!!

Besos :D

Maripaz dijo...

Un paisaje maravilloso querido Ernesto. Me encanta la nieve. En Guardo he disfrutado enormemente estos últimos años de ella. Aquí también la he visto todos los años desde que legué.
Te imagino con este té verde humeante y con esas vistas a tu alcance, y envidia me das. La felicidad de un instante. No se necesita nada más.
Abrazos.

María dijo...

jaja ¡desayunamos lo mismo! bueno, yo le añado un poco de menta al té verde, me refresca, aunque en general meencantan casi todas las infusiones. Hay una de frutos rojos buenísima y a veces alterno té verde con té matcha, que como sabes es té verde en polvo, mucho más concentrado. Insistes tanto en lo maravilloso de la paz de tus días, que no sé si es para convencernos, para convencerte tú o para darnos envidia ; )

Tb me gusta muchísimo la nieve, aquí es difícil verla, aunque lo mejor de la nieve es verla desde la ventana, como haces tú. Dentro de ella la humedad y el frío calan, salvo que esté dura y puedas esquiar a pleno sol ; )


Muchos besos, disfruta y abrígate bien !!!

Enrique TF dijo...

Buenas tardes, Ernesto.
Con esa vista blanca ante tus ojos está claro que tu lucidez aumenta exponencialmente.
Tras la lectura de tu siempre singular texto del día, llevo un buen rato con los brazos en cruz y he comenzado a girar sobre mí mismo. Es cierto, no sé si también mis circunstancias, pero solo estoy yo. Lo cierto es que lo hice sentado en mi silla de ruedas (de despacho), con los ojos cerrados y sin dar vuelta alguna, simplemente lo imaginé.
Afanarse para el mañana no es algo por lo que haya que tener prisa, querido amigo, yo, al menos, no tengo ninguna, bueno, si acaso por el amanecer, siempre es agradable saber que el mundo sigue ahí cada mañana.
Me encantó tu reflexión de hoy, sencillo y claro, ojalá fuera todo y todos, siempre así.
Un abrazo, pensador, un abrazo muy fuerte y, ya sabes, no dejes de escribir nunca.

Tatiana Aguilera dijo...

Si la foto es tuya y ese es el paisaje que observas desde tu ventana, es una maravilla...Amigo Ernesto, si algo he aprendido en esta vida es que nada saco con pensar y pensar en el mañana. Lo de hoy es hoy. La vida está definida por los pequeños grandes detalles que nos entregan felicidad. Una taza de té, un pequeño pastel, el calor del hogar y una ventana que nos entrega un paisaje hermoso, es simplemente vivir.

Abrazos para ti

Paty Carvajal dijo...

Hay quienes se amargan con el frío, yo he aprendido a ver en cada estación una gracia diferente, ninguna negativa, de hecho, el invierno es la más elegante, existirán otras más fiesteras y otras más coloridas... etc... pero eso sí, todas son poéticas.

Del universo creo que es espléndido, para mí... Dios está presente en toda esa mágica forma de mover el mundo y de movernos nosotros. No selecciono qué cosas me parece bien y qué me parece mal de EL, porque EL es Dios, y Dios es Dios. Cuando existe algo que no me calza, que no se ajusta a mi gusto, a mi forma de pensar y de vivir... pienso que es a mí a quien le hace falta caminar más leguas en esta vida para llegar a entender el por qué, el cómo y el cuándo. Eso sí, respeto a qué altura del largo camino se encuentra cada caminante.

Me encantaba el té verde hace unos años atrás pero no sé, por lo visto tomé demasiado y me cansó, pero sé que tiene muchos beneficios. Te mando un fuerte abrazo amigo, aquí estoy con días muy cálidos.

Paty

Juan Carlos dijo...

Tus letras dicen más de lo que escribes y hoy tras bambalinas las escucho decir… Paz interior. Madurez emocional. Evolución individual. Equilibrio espiritual.
Todo lo anterior son valores que fuiste (entre yerros y aciertos) captando, acumulando, depurando y desarrollando con el día a día, hasta reunir toda la experiencia que hoy te permite ver, sentir y adaptarte de forma emocionalmente saludable a cualquier entorno o situación donde te encuentres (ya sea favorable o adversa, en el frío o en el calor, en lo dulce o en lo amargo) no te ahogas, no te desesperas, no te complicas.
Eres capaz de encontrar gozo hasta en lo más simple y por lo mismo, la naturaleza, Dios, el universo, el destino (todos juntos o en quien tú creas) te brinda un sin fin de formas, detalles y colores que te dan esa paz y alegría que no todos somos capaces de disfrutar.
Amigo Ernesto, los años no te trajeron vejez, te trajeron sabiduría y te agradezco mucho que a través de tus líneas la puedas proyectar y nos las hagas sentir a los menos afortunados (como yo)

Manuela Fernández dijo...

En Madrid pocas veces arraiga la nieve, aquí más que nada hiela y también están bonito los tejados, los árboles... todo con esa capa blanca brillante. Saquémosle lo bonito, ya vendrá el verano para gozar del sol.
SAludos.

lunaroja dijo...

La vida misma amigo mío.
El simple gozo del día a día.
Un abrazo.

Luis Serrano dijo...

Bueno Ernesto, como primera cosa, la foto me parece estupenda. No es fácil dar detalle a superficies tan blancas y resplandecientes como la nieve. La composición me parece muy equilibrada con los dos elementos principales (cartel de primer término y torre del fondo) situados guardando la regla de los tercios.
Del texto solo puedo decirte que me siento bastante de acuerdo con él dado que bajo mi punto de vista, no cabría otra opción. Aceptar la realidad que tenemos delante de los ojos e la cabeza es el único modo de vivir sin adentrarse en las angustias y sustos del futuro y de lo que nos pueda deparar.
Gracias por compartir. Saludo

Tracy dijo...

Nunca hubiera pensado que el evangelista Mateo estaba tan al día del "aquí y ahora"

María dijo...

La fotografía que antes no te dije nada, es verdad es estupenda, si vives ahí, tb eres afortunado por eso ; )
jajaja me parece bien todo lo otro y no te preocupes que todo llega al mismo sitio y lo gestiono. Lo de allí, allí ( dentro o fuera) y lo de aquí, aquí, disfrutando de tu día apacible de nieve ; )

Muchos besos!

AMALIA dijo...

Qué bonita imagen!!!!.
Un abrazo.

Ángela dijo...

Han existido personas que por su inteligencia, por su talento, por su lucidez, por su liderazgo, por su sabiduría...han dejado para la historia pensamientos, frases, que han trascendido y que el paso de los años no borra su actualidad por más que cambie el mundo.

Válida la frase que hoy compartes para aplicarla a nuestro día a día, la vida real es hoy...y nuestra oportunidad para vivirla, hoy.

Fuerte abrazo Ernesto

Joaquín Galán dijo...

Comparto la cita de San Mateo,algo sensato tenía que tener la Biblia.Y comparto,por supuesto, la filosofía de tu entrada. Bastante tenemos con el día a día como para preocuparnos por lo no venido y menos a ciertas edades donde ya el futuro ha perdido parte de su valor all igual que esas criptomonedas milagrosas.
Fuerte abrazo,Ernesto desde el frío de Extremadura,aunque por aquí no nieve como por tu tierra,hoy no subimos de 4-5 grados.

Mari Carmen Polo Soler dijo...

Muy buenos días, Ernesto.
Es verdad, si extiendo mis brazos y giro, se forma mi círculo, en el que estoy yo como sol de mi propio universo, pero ello no implica que más allá de mi círculo haya otros que me afectan, me atraen, me llevan y a veces hacen que este sol mío vaya dando tumbos, un poco a la deriva. Nosotros, yo, no tengo la nieve que ver desde mis ventanas, como tienes tú, y lo prefiero así. No hay nieve pero sí frío a pesar de la calefacción. Mi vida es, como la de muchísima gente que tiene enfermos en casa, un estar entre la espada y la pared, el miedo, la incertidumbre, el dolor... Estas semanas están siendo crudas, y no solo por las bajas temperaturas.
Pero enero se irá y llegará más luz y más calidez. Siempre es así, afortunadamente.
Y esta es mi vida. Como la de tantos y tantos...
Buen jueves, Ernesto :)
Un abrazo

Mari Carmen

Piruli dijo...

La vida es el aquí y ahora pero a menudo se nos olvida. A mí concretamente se me olvida a diario...
Besos

Catalin dijo...

It snowed nicely.

Mujer de Negro dijo...

Ya la fotografía que compartes parece una postal, pero tu reflexión es una sucesión de instantáneas que, cuando más avanzas, más profundidad cobran tus palabras.
Es mi hora de dormir, si puedo y será un placer hacerlo después de leer toda la serenidad que desprendes
Abrazo

Un poco de todo dijo...

Muy bueno tu blog Tienes calma
Eres un hombre bueno

Conchi dijo...

Tomando un té y con esa vista eres un afortunado amigo.

Un abrazo.